miércoles, 14 de mayo de 2008

¿Me estoy haciendo viejo?

Ser periodista español en Noruega no da mucho dinero, por eso, para ganarse las lentejas hay además que dar clases de español. Tengo varios grupos. En uno de ellos tienen los alumnos entre 16 y 17 años. Hoy les enseñé en varias webs españolas y noruegas la noticia del atentado de ETA. Lo primero, algunos de ellos ni sabían qué era ETA. ¿Es para alegrarse o para preocuparse? Luego intenté hacer un debate, provocarles para que al menos dijeras "cabrones asesinos", pero no, ni eso. Uno dijo, "sí, sí, es terrible". Les pregunté: "¿Pero no tenéis ninguna opinión al respecto? No hace falta ser amante de la política para tener una postura en esto". Ni un suspiro. ¿Me estoy haciendo viejo? Cuando yo tenía 17 años (y creo que casi todos) queremos cambiar el mundo. Ya lo dijo alguien. "Quién no es revolucionario a los 20 no tiene corazón, y quien lo sigue siendo a los 40 no tiene cabeza". Los adolescentes de hoy parece que no tienen ni una cosa ni la otra. ¿Es igual en España? Seguro. Bill Gates es dios y la MTV es mi iglesia. "¿Acaso no os preocupais porque Noruega es el país de las maravillas?" "Pues sí", me dijeron, "la verdad es que nos va bastante bien". Dios, qué peligroso. Por un lado, que el confort personal haga mandar a la mierda al resto del planeta, y por el otro, sí, seguro que las cifras económicas van genial, pero hay problemas, por supuesto. Clasismo, racismo... ¿Y por qué Escandinavia tiene una cifra de suicidio tan amplia? Cuidado con creerse todo. Cuidado con confiar en que todo va perfecto. Es la manera más fácil de poder manejar a la gente. Y una vez que no tienes fuerza para tomar decisiones, todo está perdido.

1 comentario:

  1. Me encanta! Me lo paso bomba con tu blog David, es muy divertido. Sigue escribiendo, que yo te leeré cuando pueda. En concreto este de los adolescentes noruegos me ha gustado mucho. Sigue así! inculcando valores a la juventud!
    Por cierto, yo ahora me voy a Guinea Bissau, por dos años. Ya mandaré el e-mail reglamentario con las noticias.

    Alicia Fernández CECO.

    ResponderEliminar