lunes, 18 de marzo de 2013

Finde en Fjällbacka, tras las huellas de Camilla Läckberg


¡Por fin! ¡Qué ganas tenía de escribir un post como éste! Nada de crisis, ni paro, ni emigración, ni estadísticas. Tan sólo un mail sobre mí y mis viajes. Esta semana celebrábamos que hace diez años que conocí a mi mujer (fue una noche de Alfredo Landa en Benidorm, en la discoteca Penélope Beach, pero ésa es otra historia). Yo soy apasionado de los libros de Camilla Läckberg y  decidimos ir a Fjëllbacka, localidad natal de la escritora y lugar donde suceden todos sus crímenes literarios. Tiene otras curiosidades, como ser la ciudad donde vivió la famosa actriz sueca IngridBergman. Y otras ventajas, como estar tan sólo a poco más de dos horas de nuestra casa. Eso fue en teoría, porque las nieves tardías y los túneles noruegos son una mala combinación, lo que provocó un accidente en cadena en uno de los múltiples túneles y un atasco a la sazón que prolongó nuestro viaje hasta las cuatro horas y media.
Llegamos al destino el viernes por la noche. Nos alojamos en el complejo turístico Tanum Strand, resort veraniego conocido por la práctica del golf y el puerto deportivo, pero que en invierno también tiene su encanto. Amplio, limpio, bonito y con decoración marinera en todos los rincones. Esa noche tenían un bufé especial de mariscos, pero no me apetecía coger un empacho de gambas y mejillones que arruinaran el finde, y me decidí por el menú de tresplatos. Fabuloso. De entrada, carne de alce ahumada con crema queso de cabra. Como plato principal, rodaballo al horno con risotto de langosta. De postre, creme broulee. Todo acompañado con un rosado francés Cuvée Jean-Paul Rosé. Este blog no creo que lo lea ningún menor, así que se puede usar el adjetivo de orgásmico.
Tras la cena, llegó mi primera sorpresa. Aún no había notado que ya no estaba en Noruega, primero porque una enorme bandera azul, blanca y roja acompañaba a la sueca a la entrada y porque muchos de los residentes hablaban noruego. Pero me dí cuenta cuando nos tomamos una copa escuchando al músico de turno. ¡Una mesa de black-jack! A los noruegos les encantan las apuestas. Apuestan a los caballos, al fútbol, apuestan hasta a su suegra, pero los casinos y el póquer están prohibidos. Eso hace que en cualquier lugar en que haya noruegos alojados, una mesa de black-jack siempre es popular. Yo habré jugado en casinos de verdad 7-8 veces, unas cuantas más en el iPhone, y la satisfacción nunca ha residido en cuánto dinero he ganado, sino en cuánto tiempo he aguantado en la mesa con el presupuesto destinado a perder. Esta vez no me fue mal. Me soplaron 400 coronas suecas en el tiempo que me dio a beberme dos vodka con limón. Toda una proeza.
A la mañana siguiente habíamos encargado una sesión de masaje en el spa. Es algo que hacemos una o dos veces al año, y si es un lujo así, yo no voy para que me hagan daño, voy para relajarme, que me manoseen y disfrutar. Pero me tocó una señora de la vieja escuela. Me puso panza abajo, empezó a apretarme la espalda con todas sus fuerzas y a hacerme preguntas que me hicieron temblar. “¿Has tenido algún accidente? ¿No te duele cuando levantas los brazos?” Y no me tranquilizó nada cuando dijo satisfecha: “Aquí tienes tu problema”. Señora, yo entré en esa sala sin ningún problema y usted me lo ha encontrado. Y para más inri, el domingo por la mañana me dio un pinchazo en la espalda que junto a las horas del coche me ha dejado ringlado y encogido desde entonces.
De ahí pusimos rumbo a Fjällbacka, a tan sólo 10 kilómetros de distancia. Antes del paseo, quería comprar una botella de vino para brindar con mi mujer en la habitación y para eso había que ir al monopolio del vino. En Noruega y en Suecia, la venta de vino y licores es un monopolio del estado. En Noruega se llama Vinmonopol y en Suecia Systembolaget. Yo había visto que el pueblo tenía un Systembolaget y allí fuimos. De nuevo, otra sorpresa. No tenía un sistembolaget propiamente dicho, sino una sucursal dentro de la oficina de correos. Esto es, que tú encargas el vino o el ron, y te lo traen a los dos o tres días. Esto sí que es tener los pedos bien organizados. Nos tuvimos que conformar con unas cervezas locales, Fjällbackaöl. Camino del centro, la sensación de estar en el mejor decorado de una película de serie negra aumentaba. Ni un alma por las calles, excepto algún oriundo del lugar que no ocultaba con su mirada su desconfianza a los extraños con la cámara colgada.
Antes de venir, me había comprado las películas que la televisión pública sueca había hecho sobre los cuatro primeros libros de la serie de Camilla Läckberg. Ahí vimos la casa donde vivía Erica Falck, la protagonista de la serie, y ése era nuestro primer destino. Habíamos tomado el nombre de la calle viendo una de las pelis y no nos costó encontrarla. Una vista preciosa sobre el puerto pesquero. Bajamos las callejuelas repletas de casas de colores, a las que buena falta les hace una mano de pintura. Mirando el nombre de las calles, parece que Camilla Läckberg llegó un poco tarde, porque la actriz Ingrid Bergman ya había ocupado el callejero. Calle Bergman, plaza Ingrid B.... y en el centro (por llamarlo de alguna manera) una pequeña escultura del ídolo de Hollywood rodeado de lo que se presume ser un centro floral en el medio del verano.
Tras tomar unas fotos de las barcas pesqueras encalladas en el agua aún helada, balanceándose por el viento y rompiendo poco a poco el hielo mostrando sus ganas de salir al mar a cazar caballa, pusimos marcha hacia la espalda del pueblo, la montaña. Fjällbacka significa exactamente eso, la espalda de la montaña y es porque justo, a poco más de 50 metros del puerto, se eleva una enorme pared de piedra. Una pared de piedra rota por sus entrañas y que ha provocado un cañón, un pasadizo natural, de nuevo escenario ideal para otro de los asesinatos de Camilla Läckberg, creo que en el segundo libro.
En esta zona de Suecia casi toda la nieve había desaparecido, pero no así el hielo de las escaleras de piedra, lo que convertían la ascensión en una actividad de no poco riesgo. Una catarata de hielo vomitada por la montaña amenaza al visitante a su paso. Intenté hacerme una foto debajo, pero un buen resbalón a tiempo me recordó que no era una buena idea. No nos atrevimos a subir hasta la cima, a 76 metros sobre el nivel del cercano mar, así que queda pendiente para la próxima visita veraniega. Aun así, salimos de la montaña con hambre, pero este pueblo fantasma no tiene ni un local abierto hasta la Semana Santa, así que tuvimos que poner rumbo a Grebbestad, otro pueblo pesquero cercano. Allí entramos en un bar que también podría ser escenario de película, de un largo costumbrista. Los viejos de sombrero vaquero y olor a cazalla, bebían junto a los adolescentes que jugaban al billar en camiseta de tirantes, mientras el aire soplaba todavía a cero grados tras los cristales.
La vuelta al hotel fue tan sólo para descansar y esperar a la hora de la cena. Sólo habíamos venido a relajarnos y no teníamos ganas de conducir para buscar algún local de moda, si es que existía alguno más cercano que Goteborg, así que nos quedamos en el hotel, a sabiendas de que lo que nos esperaba era la provocación de otro crimen de Läckberg. Tras la cena, el grupo Flamingo iba a “deleitarnos” con su música. El lema de su autobús lo dice todo: “50 años en la carretera”. La media de edad de la banda superaba ampliamente la edad de jubilación de cualquiera de los países de la Unión Europea, incluso después de que se amplíe. Este despliegue de arte local, me permitió ver el show que en alguna ocasión había visto por televisión, pero nunca había experimentado en tiempo real. El swing. Este baile es a Escandinavia lo que el paso doble a la plaza del pueblo castellano. Pero eso sí, con mucho más movimiento de caderas. Pero mejor que imaginarlo es verlo, y aquí os pongo un video donde los grandes Flamingo actuaron en la televisión sueca, con casualmente la misma ropa que usaron en la gala del Tanum Strand. Aguanté poco, y después de fundirme otro par de cientos de coronas al black-jack, puse rumbo a la habitación del hotel.
A la mañana siguiente, ya de vuelta a casa, tuvimos que hacer la parada obligada para todo buen noruego. Svinesund. Aquí hay un conjunto de centros comerciales tipo Wallmark donde encuentras cerveza, tabaco, carne y golosinas a la mitad de precio de cualquier tienda noruega. Llenamos el equipaje, vaciamos la cartera y pusimos rumbo al hogar, donde estaban nuestros dos peques con ganas de comernos a abrazos. Un finde de lujo, y un gusto volver a casa.


viernes, 15 de marzo de 2013

Noruega: el mejor país para vivir... según quien

Un año más, han salido las listas de la ONU con el ranking de calidad de vida. Noruega vuelve a estar a la cabeza del mundo, como así lo hiciera en el 2011. No voy a quitar credibilidad a este ranking. En Noruega se vive bien, y se vive mucho. Pero no todo es blanco o negro. Hay que tener en cuenta los criterios de comparación y, en mi opinión, la ONU no elige los más objetivos. Son tres: Esperanza de vida, años de escolarización e ingresos brutos. Los tres son matizables.

Esperanza de vida: En Noruega, la media está en los 81,3 años de vida. Pero algunos dirán, ¿qué vida? En este país se hace más ejercicio. Los amigos quedan para ir a esquiar y no para ir al bar. No hay duda qué es más sano y qué te dará más años de vida pero, mejor que decir nada, si quieres consejos para vivir 100 años, me remito a la canción de Sabina: "Pastillas para no soñar".

Años de escolarización: El promedio en Noruega es que un alumno esté en la escuela 12,6 años. Es decir, se empieza el curso cuando se cumplen 6 años y se acaba el año que se cumplen los 18. Este simple dato tampoco lo dice todo. Está muy bien ir al colegio muchos años, pero eso no garantiza más nivel educativo. Los niños empiezan el cole a los seis años, y hasta entonces van a la guardería. En el jardín de infancia se hace poco más que jugar. Tan sólo el último año, tienen 3-4 horas a la semana para aprender letras y números. Que yo sepa, en España, al empezar el colegio, muchos niños ya saben más o menos leer. Por el otro lado, los alumnos terminan el instituto un año más tarde que en España. Yo soy profesor de alumnos entre 12 y 19 y tampoco veo que sean mucho más listos que la media europea. Pero vamos, tampoco se tomen como científicos mis datos empíricos.

Ingreso bruto per capita: Según los datos de la ONU, cada noruego y noruega ingresa 48.688 dólares al año (282.000 kr, 37.000€). Yo aún diría más. Yo creo que la media es aún más alta. La media yo creo que anda por los 3000€ netos mensuales. Eso está muy bien, no lo voy a negar. Pero el frío dato del ingreso bruto, sin el nivel de precios o el de impuestos, no dice nada. Por supuesto que cualquier comparación con España hoy en día es ridícula, por el enorme nivel de mileurismo, pero que nadie se lleve a engaño. En Noruega, como en ningún sitio, nadie se hace rico trabajando. Se vive bien, se cubren gastos, algún pequeño lujo, y poco ahorro. Ricos, los justos.

Y por supuesto, a partir de aquí se abre el debate de ¿qué es calidad de vida? ¿Son esos tres criterios suficientes? ¿La calidad de vida y la felicidad son la misma cosa? ¿Por qué sonríen tanto los miembros de la tribu africada de los Samburu, si nunca conducen un Subaru? 

sábado, 2 de marzo de 2013

Entrevista al Gran Wyoming. Año 2000.

Buscando en el baúl de los recuerdos, uhuhu, esta mañana encontré una de las revistas donde escribía en mi época universitaria. Artículo 20, la revista de la Facultad de Derecho de Valladolid. Qué gran revista y qué buenos años. En el número que encontré, yo fui el director de la revista y celebrábamos el décimo aniversario de la publicación. En ella publiqué una entrevista que realicé al Gran Wyoming, durante una visita como público que hicimos al programa Caiga Quien Caiga. La revista es nada menos que del año 2000, año de la grandeza de Aznar, por lo que las respuestas de Wyoming tenían todavía más enjundia. Artículo 20 por desgracia ya no existe, y esta entrevista no existía en formato digital. Tenía ganas de compartirla y por eso he decidido transcribirla aquí, en mi blog, aunque no tenga nada que ver con Noruega. El Wyoming siempre ha sido un genio y esta entrevista me pareció superdivertida. Nosotros habíamos preparado unas preguntas chorras en la Uni, pero él sólo hizo una fiesta del humor con sus respuestas. Espero que el lector entienda la inocencia juvenil del periodista:

EL GRAN WYOMING: “QUIERO SER UN HOMBRE DE CALENDARIO DE CAMIÓN”

Con un ingenio portentoso y un físico impresionante (eso dice), El Gran Wyoming apabulla por su fluida verborrea y su “respuesta-para-todo”. No hay quien le pille en fuera de juego. Antes de que termines la pregunta él ya se sabe la respuesta. Todo es posible en una conversación con el Gran (pero que muy Gran) Wyoming.

A20: La primera es inevitable: ¿por qué se prefiere ser un médico de Wyoming y no un trampero de Connecticut?

Wyoming: Bueno amigo, eso es la vida la que te lleva por el camino adecuado. Yo no soy médico porque la medicina me abandonó, me dejó por otro y yo tuve que recomponer mi vida en la televisión, que es un chollo.

A: ¿Qué tenía ese otro que no tuvieras tú, después de todas esas virtudes que predicas?

W: Pues no lo sé la verdad. Cuando uno está en paro siempre se pregunta por qué ¿por qué ese necio está trabajando y yo no? Pero bueno, qué vamos a hacer, así es la vida y así está el nivel de la medicina.

A: ¿Y cuando el necio es uno mismo?

W: Bueno, entonces hay justicia. En mi caso fue una justicia total.

A: Haciendo el mismo estilo de humor que en el famoso “Peor programa de la semana”, ¿qué se siente de pasar de aquello al absoluto éxito?

W: Pues, aquí una felicidad grande porque no nos han echado. Lo malo que tiene esta profesión como todas es el paro. Nos echaron a patadas al octavo programa y nos quedamos muy frustrados. Aquí estamos encantados porque vamos a hacer 4 años con un programa que tampoco tenía muchas perspectivas. Ten en cuenta que hemos llegado a firmar por tres programas. Es una cosa que nunca nadie había hecho antes. Al final se fue recuperando poco a poco y ahora nos hemos estabilizado. Esto es una cosa totalmente anecdótica, el que un programa dure tanto.

A: ¿CQC ha servido de INEM para los grandes artistas que tenéis por reporteros?

W: Sí. Lo que pasa es que en este programa, como en todos, una vez que se ha hecho ya, nunca se amplía, se queda ahí. Pasa como con las series, que la gente dice “jode, dan muchísimo trabajo, como hay tantas”, pero al final son los cuatro protas, porque los demás van un día, hacen un papelillo y no pueden volver porque ya han hecho uno.

A: ¿Y por qué se amplió un reportero?

W: Realmente fue un accidente. Porque uno de los reporteros se iba a marchar o no se qué. Al final no se fue, el casting ya estaba hecho y dice “bueno, ya que está”, y se amplió, por una carambola. Además querían un reportero reserva por si algún día fallaba alguno o se iba a hacer una película y luego volvía. Porque hubiera un poquito de movimiento, y se quedó ahí.

A: No haremos la típica pregunta de la reportera, así que pasaremos a la siguiente.

W: Te lo agradezco.

A: ¿Qué fue de su agria polémica con María Martillo?

W: Bueno, te lo cuento. Realmente es que me pasó una cuenta de fin de mes que no correspondía en nada a lo que yo recordaba que había ocurrido. Ella alegaba intoxicación etílica en algunos casos que podían provocar mi amnesia, pero no. Lo que intentó es darme el palo, pero en fin. Llegamos a un acuerdo con nuestros abogados y se arregló.

A: ¿Pero estáis en separación de bienes?

W: No, hubo un ajuste. Lo que ocurrió es que hubo terceros que se habían hecho pasar por mí y la que estaba borracha era ella.

A: Y a la mascota, el cochino jabalín, ¿quién de los dos le da de comer?

W: La tenemos muy abandonada. Bueno, la verdad, es que es de atrezzo, es como de cartón-piedra.

A: ¿Ah, sí?

W: Sí, lo que pasa es que está muy bien hecha y parece real. Nos pasa a veces, que la gente se confunde. Incluso hemos recibido e-mails y amenazas de asociaciones de defensa de animales por utilización de animales en programas, pero es falso.

A: Y entonces, la amante del cochino jabalín que aparece en alguna ocasión, ¿también?

W: Eso fue con la excusa del cochino jabalín, a alguien se le ocurrió la cochina jabalín, pero no queremos entrar en esos casos tristes de zoofilia y no queremos recordarlo. También él calló en la propia trampa porque cuando le dijimos “perdona amigo, resulta que es de cartón-piedra y el embarazo de la cochina jabalín no puede acabar en descendencia”.

A: Para cuándo os vais a pasar a la moda de Ágatha Ruiz de la Prada.

W: De momento, los productores consideran que nuestra estética es suficiente así. No necesitamos hacer el ridículo para... no, no perdón, no quería decir eso. No, creo que le sentaría muy bien a Juanjo de la Iglesia. Sería el único que podría llevarla, pero vestidos largos, porque tiene las piernas un poco torcidas. Pablo Carbonell quizás podría llevar los sombreros. Pero los demás no porque queda un poco el efecto Demi Russo.

A: Múltiples artistas se están pasando a la política, ¿para cuándo el Partido Wyoming?

W: Pues la verdad es que por culpa de no presentarme a las elecciones ahora tenemos lo que tenemos. Y la verdad es que el jardín de la Moncloa está muy bien. Así que estoy considerando seriamente la posibilidad de desbancarlo. Pero sólo si se acaba el programa, nunca podría dejar este pequeño feudo o principado.

A: Entonces, en las próximas elecciones, ¿mayoría absoluta?

W: Yo creo que si España es sensata esto sería así, sino sería mejor exiliarse. Se quedaría deshabitada. Yo creo que los propios españoles, tanto los abstencionistas como los que no me hubieran votado, cuando vieran que el resultado no había supuesto una mayoría absoluta de mi lado, ellos mismos se harían el harakiri.

(NOTA DEL AÑO 2013: En el año 2000, José María Aznar consiguió la mayoría absoluta. Wyoming se equivocó en su predicción. Aunque al final sí han sido muchos los españoles que han tenido que exiliarse).

A: Pero, ¿quién se presentaría: el Gran Wyoming, el médico o el personaje que sale justo antes del programa?

W: Pues yo presentaría tres, los tres primeros de la lista y cobraría por tres conceptos. Ocuparía tres escaños y así te puedes tumbar, porque ahora se quedan dormidos sentados. Así sería todo más sencillo. Y así yo tendría dos Vicepresidencias y dos Secretarías de Gobierno.

A: ¿Y el Ministerio de Cultura?

W: Pues no sé a quién dárselo, francamente. Pablo Carbonell probablemente sería el más adecuado.

A: ¿De qué color sería su cuaderno?

W: Sin cuadernitos. A voz en grito y sin intrigas, porque luego claro, a qué lleva esto; están todos haciéndose los graciosillos, acuden a cócteles y sonríen, pero diciendo “este cabrón me ha quitado un Ministerio” y esto crea una especie de sensación extraña de inestabilidad y desequilibrio entre la supuesta armonía, y no es lo mío.

A: Y tras las gafas del programa, ¿cómo se ve el presente y el futuro? ¿muy negro?

W: No, se ve bien. Nosotros lo que pasa es que no podemos alterar el curso de la historia y nos conformamos. Ahora, en la medida que podemos, contamos las cosas, pero es difícil, pues claro, nos limitamos a poner lo que la gente nos cuenta y cada uno cuenta lo que quiere y al final te quedas como estabas.

A: ¿Qué hay que hacer para tener éxito: tener un traje negro o un bigote negro?

W: El físico es muy importante. A mí el físico me ha abierto todas las alcobas de España y he entrado en algunas. En todas evidentemente no, porque no puedo responder a la expectativa que genero. Entonces hay personas que se tienen que conformar con la fantasía.

A: ¿Y por qué no se presenta a Mister España?

W: No me gusta tener todos los títulos porque la gente luego te mira mal. Yo creo que el equilibrio está en no ser envidioso y tampoco ser envididado, que la gente te sitúe en tu justo lugar. Es decir, el Papa no quiere jugar la liga de fútbol, dice “ya soy Papa, ya tenemos bastante”. Una ubicación concreta yo creo que es suficiente y acaparar varios títulos genera una especie de ansiedad.

A: A propósito de Papa, ahora se está hablando de su posible sustitución. ¿Podríamos pensar también en la cabeza del Gran Wyoming para ese puesto?

W: Yo ahí cedería más al Reverendo. Sería un Papa extraordinario. Además, ya ha pasado por muchas experiencias y podría ser un buen consejero para la juventud.

A: Y la sede católica, ¿no podría pasar del Vaticano al estudio de CQC, con Juanjo de la Iglesia, el Reverendo...?

W: Realmente tenemos un núcleo espiritual muy sólido, pero no queremos trabajar en ese camino porque como vamos de uniforme, si además planteamos una historia moral que lo sustenta, pues enseguida se convertiría esto en una secta. Una secta que como ves, a veces tiene unos resultados, como en Uganda, tristes. Porque la primera tentación de la secta, una vez que la gente entra en el dogma que le planteas y lo aislan de su entorno, se convierten en un marco en el que es muy sencillo dominar, es muy sencillo doblegar. Claro, la primera tentación cuando tienes a la gente totalmente sometida es “dame todo lo que tienes y sígueme” y luego tú te escapas.

A: ¿Pero Wyoming es un gurú?

W: No, no. Prefiero, más que un showman... soy un arquetipo. Un arquetipo desde el punto de vista físico. Prefiero ser eso, como un hombre de calendario de camión.
 ---



Doce años después, el Gran Wyoming dio un discurso en Alcalá de Henares donde demuestra que realmente podría presentarse a las elecciones. Sin desperdicio. 

viernes, 1 de marzo de 2013

EMIGRANTES EN NORUEGA: ¿HACEMOS UN LIBRO?

Hola, soy David Fergar, como decía aquel actor de los Simpsons: quizás me conoceréis de programas como “Salvados” o “Españoles por el mundo”.  Después de mi participación en estos dos programas, los mensajes recibidos han sido muy variados. Por mi parte, en general, muy positivos, pero no así respecto a los episodios en concreto. Soy muy activo en Facebook y ahí he podido seguir las opiniones de la gente sobre estos dos programas, así como el de “21 días buscando trabajo en Noruega”. Muchos han criticado la visión sesgada de la realidad que ofrecen estos programas. Y es posible que sea cierto. Unos por una visión demasiado positiva del país y otros por sólo mostrar las vísceras. No hay que olvidar que, antes de nada, un programa de televisión no deja de ser un show que busca audiencia y no se presentan como documentales puros y duros, aunque es posible que Salvados sea el que tiene más vocación informativa. “Españoles por el mundo” no deja de ser un reportaje de viajes y “21 días” un bodrio sensacionalista.
Además, está el límite del tiempo. Todos duran unos 50 minutos y en ese espacio da para lo que da. Es decir, media docena de entrevistas y media docena de opiniones. Que algunas personas se tomen como una verdad absoluta lo que 6 personas dicen, es problema suyo, pero para muchos es la única información que tienen sobre el tema en concreto.
Así, se me ha ocurrido una idea, especialmente a partir del mail que me envió un chaval español que está trabajando en Oslo que está contento y satisfecho y tenía ganas de compartir su idea con todo el mundo. Un libro no tiene la limitación que pueda tener la televisión y me ha parecido que para muchos podría ser interesante tener una visión más amplia de lo que es la emigración a Noruega. Una forma de compilar el caos de comentarios en Facebook y presentarlos de una forma ordenada y útil. Mi idea es hacer una serie de entrevistas, a cuantas más personas mejor, de emigrantes que estén o hayan estado viviendo en Noruega. Sean del país que sean, pero que hablen español. Lo más lógico será que lo que más haya sean los españoles que han llegado últimamente debido a la crisis, pero también puede ser interesante la visión de la persona que lleva varios años y que tenga buenos consejos para los recién llegados. También puede haber espacio para, por ejemplo, un emigrante latinoamericano que pasó por España pero las circunstancias le llevaron a Noruega.  O quizás un rumano que pueda explicar la diferencia de trato entre un rumano y un español. Y otras ideas que os puedan parecer de interés.  Quiero historias positivas y otras que quizás no lo sean tanto, pero de las que se puede aprender.
 
El formato sería tipo entrevista, a lo que yo daría luego un toque más “literario”. Lo ideal serían entrevistas delante de un café o una cerveza en un local de Oslo, pero para no cerrar puertas, podrían hacerse vía Skype (o teléfono o mail en el peor de los casos) para personas que no tengan la opción de acercarse a Oslo o a Drammen.
Yo creo que este libro podría ser interesante no sólo porque siempre gusta leer historias humanas, y de ahí el éxito de todos estos programas de televisión, sino porque seguro que sería de ayuda para mucha gente. Conocer experiencias, consejos, buenas y malas historias...
Antes de empezar a desarrollar esta idea, necesitaría saber si los lectores piensan que es algo interesante o soy sólo yo al que me ha dado un apretón, y además saber cuánta gente estaría dispuesta a colaborar. ¿Quizás tú o alguien que conozcas? Por eso me gustaría que me enviarais un e-mail a davidfergar@gmail.com por si os parece interesante y con un resumen de dos líneas de tu historia o la historia que conoces.
Por otra parte, también tengo que ver si existe alguna editorial que pudiera estar interesada en la idea, aunque en la era de Internet en la que vivimos y con la posibilidad de los libros electrónicos, tampoco debería ser ningún problema.
Bueno, ¿qué me decís? Espero respuestas. Y si no respondéis, seguiré insistiendo J