viernes, 28 de noviembre de 2008

Un país cuadriculado, amante del talonario 2/2

Y llegó la parte dura. No sólo horas perdidas de ventanilla en ventanilla, sino bolsillos tiritando por el sablazo de las tasas. Recuerdo que pagué unas 800 coronas hace dos años, 1100 el año pasado y esta vez, que espero que sea la última porque es solicito residencia permanente me exigen nada menos que 1600 coronas. Teniendo en cuenta que el cambio está a 9 coronas el euros (lo cual a mí jode mucho para viajar en navidad, ya que la equivalencia ha sido por mucho tiempo de 1-8), tendré que abonar a sus nórdicas autoridades la nada despreciable cifra de 180 euros para que me dejen quedarme. Y encima les tengo que dar las gracias. ¿Qué tipo de tasa exige 180 euros? Pues al igual que dije sobre los papeleos, aquellas tasas que intentan que los ciudadanos no exijan sus derechos. Porque ustedes me dirán, a mí ahora no me va del todo mal, pero 180 euros de golpe duelen. Pero a un inmigrante que le suponga el 10-20% de su salario mensual. ¿Se molestará en solicitarlo? Lo dudo.
Pero no es este el único sablazo con tintes anticonstitucionales por su aire de robo a mano armada. En Noruega hay multitud de vías de peaje sin opción a una peor carretera gratuita. O pagas o no pasas. El ejemplo más terrible es la entrada a Oslo, que sólo por el hecho de atravesar la ciudad tienes que pagar 20 coronas, lo que supone que si llevo a alguien al aeropuerto, no paro en Oslo, pero la atravieso dos veces. 40 coronas. Hagan ustedes el cambio.
Más ejemplos. Hoy me llegó una carta para cambiarme el contador de agua y especifican: Si no se encontrara en su domicilio a la hora acordada, se le sumarán 500 kr. a su próxima factura. Así, con dos cojones. Díganme ustedes si esto no es una amenaza digna de ser denunciada. ¿Pero cómo se denuncia a la administración?
Tengo más casos. Hace unos meses vino el deshollinador, que aquí en noruega son muy "guays". Vienen con unos uniformes, que más que el deshollinador de Mary Poppyns, parecen la quinta brigada de los marines norteamericanos. Y resulta que tenía que haber cambiado mi escalera del techo por una nueva que les garantice a ellos más seguridad. Pero como no lo hice. Patapún. 500 kr por la visita, que eso sí les da seguridad.
¿Más ejemplos? A montones, pero mejor lo dejo que no hago más que deprimirme. Noruega será el país número uno en la lista del estado de bienestar, pero ¿a qué precio? A veces llego a plantearme que cambiaría toda esta tira de servicios sociales por tomarme una Mahou con unas bravas en el bar de la esquina después del trabajo.
PD: Para los que no me leen a menudo. Soy feliz en Noruega y me gusta este país, aunque estos dos últimos post den otra idea. Pero qué le vamos a hacer, un mal día lo tiene cualquiera, y siempre nos queda el derecho al pataleo. Y el mío es este blog.

Un país cuadriculado, amante del talonario 1/2

Hace varias semanas que no escribía, y cuando lo hago es un tanto cabreado, pero bueno, voy a relatar uno de los lados oscuros de este bendito país. Su mente cuadriculada y su amor por solucionar los problemas a base de golpe de talonario.
Yo no tengo nada en contra de las normas. Mi puntito 'anarkista' creo que se me acabó al firmar mi hipoteca y admitir que quizá no haya ni dios ni patrón, pero amo lo hay seguro, y ese es el banco. Pero las normas creadas por mentes cuadriculadas, que provocan más problemas de los que pretenden solucionar, me rascan soberanamente la entrepierna. Me centro.
Después de tres años conviviendo con las luces y sombras, además de con la ahora mi rubia esposa, ya tengo los requisitos, familiares y temporales, para solicitar la residencia permanente en Noruega. También creo tener derecho a solicitar nacionalidad noruega si lo deseo, pero entre ustedes y yo, ni de coña. De nada me sirve, y ese puntito español que aún me otorga mi pasaporte me hace sentirme un poco más cerca de casa. Fuí a presentar los papeles, porque a pesar de estar en la era de Internet, aún hay muchos papeleos y visitas a muchas ventanillas, con el único objetivo de poner las cosas más difíciles al extranjero que pretenda quedarse por aquí. (Esto no es ni mucho menos mejor en España, así que no vamos a poner mal a Noruega por este punto).
La norma en cuestión que me saca de quicio es una que tiene su parte positiva y su negativa. Con el ánimo de integrar a los inmigrantes en la sociedad Noruega, en 2005 se creó una norma que obliga a todos los extranjeros que pretendan quedarse a acudir a un curso de Noruego de 250 horas y uno de cultura y sociedad de 50 horas. Creo recordar que Rajoy propuso algo parecido en España. Lo del noruego está muy bien, porque a los que tenemos reagrupación familiar nos sale gratis. Pero lo de la sociedad es uno de esos ejemplos de mentes cuadriculadas. Después de llevar viviendo dos años con una familia noruega, debía entregar 50 horas de mi vida (siempre en vacaciones o en horario laboral, no por las tardes) para escuchar a una colombiana que llevaba en Noruega tanto como yo, que a los noruegos les gusta pescar bajo el hielo y llevar la bandera nacional el día 17 de mayo. Evidentemente, yo consideré que tenía otras cosas mejores en las que perder el tiempo, como es trabajar para poder vivir en este caro país, y tan sólo acudí a 22 horas. La profesora-instructora o cómo se le quiera llamar, es hoy mi amiga, pero me estoy plantando su amistad, porque apuntó cada una de mis faltas y esa podría ser razón para negar mi permanencia legal en Noruega. Mire usted qué tontería. Pero bueno, se ha podido arreglar. El año pasado saqué mi título de Noruego, y con otra tira de papelotes, puede hacer la misma labor, por lo que he solicitado la acreditación de mis conocimientos nórdicos, como si no hubiera acudido a ninguna de las más de 300 horas que estuve en las clases de noruego.
Una cosa positiva es la centralización de datos. De la policía me mandaron a mi escuela de noruego, y de esta escuela de noruego a otra perteneciente al ayuntamiento en el que ahora resido. No fue divertido el toque de pelotas de tenis de un sitio a otro, pero ayuda bastante, aunque da también un poco de miedo, como, con tan sólo tu número personal, una especie de DNI, aparecen todos tus datos en todos los ordenadores de todas las administraciones noruegas, y así se evitan tener que estar llamando o mandando e-mails de unos a otros. Acojona ver cuanta información privada está en manos de tanta gente, pero también ayuda que te puedes mover de un sitio a otro de Noruega y tu nuevo médico tendrá al instante todo el historial de tu antigua localidad. En España, casi puedes robar un coche en Sevilla y mudarte a Bilbao porque la Guardia Civil jamás le pasará esa información a la Ertxaintza (¿Se escribía así?).
Y a la espera estoy de recibir unos papeles que he de presentar en otro sitio, por lo que me pregunto yo que para qué tanta centralización de datos. Pues eso. Para tocar las narices e intentar que alguno no se moleste en solicitar sus derechos.
Y me estoy alargando mucho, así que la peor parte, que es la de soltar las tasas, tasazo hablando de Noruega, lo dejo para el siguiente post.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Soitu: Film fra sør y Oslo World Music Festival

Ayer se publicó mi último texto en Soitu. Con algo de retraso, pero las elecciones en USA y otros temas más candentes hacen que Noruega no sea primicia. Además, viene con mi primera foto, que sigue sin ser de lo mejorcito, pero vamos avanzando. Y el texto.... pues sí, me lo han modificado, pero mirad en qué: yo escribí algo así como "no se confundan", y lo han cambiado por "no te confundas". Ole, así, tuteando. Así me gustan a mi los textos, que lleguen al lector, que ya está bien de que los periodistas nos creamos el ombligo del mundo y no haya dios que entienda a la mitad de ellos. No es por hacer la pelota al que es ahora mi periódico, pero creo que este tipo de medios tiene un buen futuro. Por lo demás, escribir este texto no sólo me ha servido para ser publicado, sino para tener entrada libre a una cantidad de películas y conciertos fabulosos. Lástima que viviendo en un pueblo y con familia no pueda ir a todo lo que quisiera, pero algo se hace. Aquí está el texto, aunque queda más bonito leerlo directamente en la web de Soitu.

Noruega ama el sur y se lo 'trae' en dos festivales

(Título original: Vámonos p´al sur. ¿Cuál te gusta más?)

OSLO (NORUEGA).- ¿Pero por qué a alguien de España le da por mudarse a Noruega? No sé cuántas veces he escuchado esta pregunta en los tres años que llevo viviendo aquí. "Eso me pregunto yo", pienso algunas de las veces que se presenta la cuestión, sobre todo cuando el termómetro está a punto de reventar porque ya no puede bajar más. Aunque no te confundas. Noruega tiene muchas cosas bonitas aparte de sus mujeres. Pero a los noruegos les gusta el sur. A finales de septiembre, el primer ministro noruego se pegó unas 'vacaciones' en Latinoamérica, donde hizo unos cuantos amigos y repartió unos cuantos millones de coronas. Estuvo con Lula y se comprometió a donar una salvajada de dinero para preservar el Amazonas. Mil millones de dólares exactamente. Se pasó por Chile y acordó con Michelle Bachelet llevar una campaña de salud en América Latina.

David Fergar. Cine Vika, sede central del Festival Film fra sør

Y es que a los noruegos les encanta el sur y el sol. Se pasan el verano tostándose en Benidorm o en algún otro de los destinos que ellos llaman 'syden'. Término un tanto peyorativo que significa el sur y que engloba más o menos a lo que sería la cuenca mediterránea. Y al llegar en otoño lo echan de menos. ¿Qué hacer? "Pues si nosotros no vamos p´al sur, que venga el sur p´a nosotros", dicen. Y se lo traen.

Mira el mundo desde otro ángulo

El festival Film fra sør, celebrado durante las dos primeras semanas de octubre, está dedicado a la cinematografía de Asia, África y Latinoamérica. Este festival tiene un punto solidario, y además de mostrar filmes difícilmente encajables en la habitual cartelera comercial, pretende concienciar al público nórdico bien asentado de los problemas que ocurren allí, en el sur, a miles de kilómetros de distancia. Hay debates y charlas en torno al festival y se fomenta la posibilidad de ir a trabajar de voluntario a estos países.

Prólogo del largometraje "El Camino"

'See the world from a different angle', 'mira el mundo desde un ángulo diferente', es su lema. Y lo hacen a través de las más de 130 películas que se proyectaron. De las películas latinoamericanas que vi, destacaría 'El camino'. Coproducción entre Nicaragua y Costa Rica, presentada también en el festival de Berlín y que tiene el honor de ser la película costarricense más premiada de la historia. Y 'Gasolina', película guatemalteca ganadora del premio a la Mejor Película Latina en el Festival de San Sebastián. Ambas tienen en común esa ternura de los filmes latinos, con algunos puntos cómicos. Pero de divertidas poco, sobre todo la primera, en la que una pareja de niños va de Nicaragua a Costa Rica en busca de su madre y pasan por todas, y digo todas, las calamidades que le puedan pasar a un niño. Pobreza, hambre, pederastia.... Siempre me pregunto por qué estas proyecciones alternativas tienen que ser tan deprimentes. ¿No se puede hacer un cine de autor y a la vez reírnos?

Sin fronteras

Oslo World Music Festival se celebró en la capital noruega entre los días 4 y 9 de noviembre. Más de 25 artistas provenientes de todos los rincones del mundo. Eso sí, casi siempre de los Pirineos para abajo. El sur. España, Italia, Turquía, Serbia, México, Argentina, Níger, Cuba, Sudáfrica, Afganistán, Palestina y Malí son algunos de los países presentes en esta edición. De todas las tendencias. Desde las más clásicas como el son cubano o el flamenco español, hasta las más modernas, con djs internacionales.

The No Smoking Orchestra no se pierde la fiesta.

España siempre ha tenido una gran participación en este festival. En esta ocasión actuaron Concha Buika, con su apasionado flamenco, y la artista múltiple Victoria Abril, que aunque actuó como cantante española, lo hizo bajo el título 'canciones francesas de amor en zapatos flamencos', mezclando las dos culturas que lleva en el corazón. Además del concierto, se proyectaron en Oslo sus mejores películas, y en la presentación contaron con la presencia de la artista.

De esta edición, yo destacaría además los fados de la portuguesa Mariza o la actuación de los serbios The No Smoking Orchestra, junto al también cineasta Emir Kusturica, que también presentó toda su filmografía durante las fechas del festival. Este fue el concierto que más me sorprendió y por los que merece la pena este tipo de festivales. La seria imagen del polifacético artista contrasta con el humor underground de sus filmes o de sus conciertos. Un barrigón cantante cuarentón saltó al escenario con camiseta y pantalón de fútbol y rápidamente bajó a frotarse con la gente. El público fu'e parte fundamental del espectáculo, pues a cada canción subía a un par de bonitas chicas para compartir escenario, hasta la última canción, en la que todos fuimos invitados a saltar junto al grupo. Aparte del gran show, No Smoking está compuesta por buenos músicos, en los que destaca su violinista, que tocó su instrumento con un gran arpa de unos tres metros de largo, junto a la guitarra eléctrica de Kusturica.

En anteriores ediciones del festival también ha sido importante la aportación española. Apoteósica fue la actuación de Paco de Lucía hace dos años e increíbles los conciertos de Manu Chao o Macaco. Martirio participó en la edición anterior, antes de hacerse un 'tour' por los garitos más chiquitos de pueblos recónditos de Noruega. Grandes estrellas en escenarios más bien pequeños. Españoles y latinos con sangre en las venas y noruegos con ganas de fiesta hacen de este festival un acontecimiento, cuanto menos, caliente. Vente a Noruega, aquí en el norte se encuentra el sur.


Hasta aquí el texto y las fotos publicadas en Soitu, pero yo quería añadir la foto y los videos que grabamos con el móvil, que son muy gráficos de lo que esa noche se vivió en el concierto de Emir Kusturica y la No Smoking Orchestra.


lunes, 10 de noviembre de 2008

Drammen es noticia

Por fin, hoy he mandado mi primera noticia sobre Drammen a RNE, pero aún no sé si se llegará a emitir. No es "demasiado importante". De todas formas, yo se la facturaré. Nos ha "fastidiao". Ayer se produjo el peor incendio de los últimos 20 años en Noruega, en el que pueden haber muerto hasta siete personas, todos polacos. Y esto no es noticia de primera plana en España, claro. Así yo me pregunto una cosa: ¿Qué número de muertos hacen falta para ser noticia? Los dos militares asesinados en Afganistán son por supuesto noticia porque son españoles y por lo que significa políticamente. El derrumbamiento en Haití es noticia porque son muchísimos muertos y casi todos niños. ¿Pero siete muertos polacos en Noruega son noticia? Es triste, pero sólo es cuestión de números. ¿Cuántos tenían que haber muertos para que me tomaran más en serio? No me malinterpreten, yo no me alegro por los muertos, y lo lamento por los siete y me hubiera gustado que no hubiera ninguno. De hecho, sólo uno a mí ya me parece noticia. Aquí en Noruega.
Adjunto el texto que envié a RNE, a la espera de su emisión. Si se produjese, adjuntaría el audio.
FOTO: Tomada del periódico de Drammen www.dt.no. Autor: NILS J. MAUDAL
INCENDIO EN DRAMMEN
Hasta siete muertos, todos de nacionalidad polaca, podría ser el trágico balance del peor incendio registrado en Noruega en los últimos 20 años. El fuego se produjo en la madrugada de ayer en un edificio de viviendas de tres pisos en Drammen, a 40 km de Oslo. Hasta el momento se han hallado tres cuerpos, pero se sigue buscando otras cuatro posibles víctimas entre los restos del edificio. Al parecer, el incendio comenzó tras una noche fiesta, pues varios de los heridos han registrado una alta tasa de alcohol en sangre. Algunos testigos afirmaron haber visto a varios que saltaron desde el tercer piso para espacar de las llamas. En el edificio había 22 personas y de los 15 que lograron escapar varios tuvieron que ser trasladados al hospital con quemaduras de consideración. Noruega cuenta con una gran comunidad de inmigrantes polacos, que se trasladan a este país a trabajar atraídos por los elevados sueldos y no siempre viven en condiciones adecuadas.

domingo, 9 de noviembre de 2008

Fotógrafos y periodistas

Partamos del gran respeto que siento por la labor de los fotógrafos. Para mí realizan una labor profesional y artística indiscutible. Y entiendo el cabreo que pillan muchos por el intrusismo. incrementado sobremanera por la labor de Internet y páginas como Flickr, que personalmente utilizo y me parece de gran calidad, pero está haciendo perder bastantes euros a los magos del teleobjetivo. Empiezo el post destacando las webs y blogs de varios fotógrafos amigos y de gran nivel.
-Miguel Ángel Acero
-Miguel Ángel Santos
-Fernando Blanco


Pero ahora voy a cabrear a estos mismos. Ni yo ni ningún otro que no sea un fotógrafo profesional podrá alcanzar el nivel de estos artistas. Pero hay que ser realista. Vivimos en época de crisis y los periódicos quieren ahorrar en medios. Cierto es que el fútbol y los toros los harán siempre el fotógrafo, pero cuando haya que hacer una entrevista a la vecina a la que se le han quedado los gatos en la copa del árbol bastará con colgar una cámara al cuello del plumilla y matar dos pájaros de un tiro. Por lo que se pueda avecinar, he decidido comprarme una cámara semiprofesional e intentar aprender un poco. En principio por puro amor al arte y para hacer fototurismo e instantáneas de los montes noruegos, pero quién sabe. De momento, Soitu agradece si además de texto mandamos fotos, y a ser posible de calidad, pues la última vez envié las fotos que hice de Bergen con mi cámara compacta y por supuesto no publicaron ninguna. Yo me he comprado una Sony Alpha 200, por unos 550 euros, que da una relación calidad-precio más que aceptable para un novato como yo.
Como muestra, incluyo aquí los dos primeros álbumes que he hecho, sobre Drammen y en Oslo. Para ello utilizo las presentaciones de la mencionada Flickr y los códigos HTML. De Drammen destaca el nuevo puente peatonal apodado como Ypsilon, por su evidente parecido a la Y. Sobre Oslo tan sólo es un paseo por el centro, la calle Karl Johan y Konserthus. Espero que os guste y los profesionales de la fotografía comenten y critiquen. Será la mejor forma de aprender.


miércoles, 5 de noviembre de 2008

¿Qué sería de mí en España?

Muchas veces me planteo qué sería de mí si no hubiera tomado la difícil decisión de venirme a Noruega. Queda feo decirlo, pero yo en España tenía una buena situación. Familia, amigos y en el momento que me vine se me había terminado el contrato de periodista, pero no me hubiera sido difícil encontrar otro puesto, de periodista u otra ocupación de alta cualificación. Pero seguí a mi corazón y a las circunstancias (las circunstancias son una rubia y un bebé).
Pero hoy me siento especialmente feliz. No sé si tendrá algo que ver que Obama ha ganado y por fin se va de la Casa Blanca el despreciable de Bush. Así que no voy a pensar qué sería de mí en España, sino qué no sería de mí si estuviera en España.
-Si estuviera en España no sería corresponsal internacional de Radio Nacional y de Soitu, seguramente periodista currito quemado en una redacción.
-Si estuviera en España no tendría la preciosa nórdica que se ha casado conmigo. Seguramente una guapa española, pero oiga, me gustan los contrastes.
-Si estuviera en España seguramente mi hijo no tendría esa mezcla de culturas y de color de piel.
-Si estuviera en España mis amigos sería 99% españoles, y aquí son de España, Macedonia, Noruega, Chile, Suecia, Argentina, Colombia, Venezuela, Francia, y una larga lista.
-Si estuviera en España seguro no sería profesor, y no tendría 90 adolescentes a los que enseñar algo. Además, casi todas niñas a las que el profe latino les resulta atractivo.
-Si estuviera en España iría a muchos conciertos, pero no hubiera podido disfrutar de la misma manera de Manu Chao, Macaco y Juan Luis Guerra. En España hubieran sido conciertos masivos, y aquí fue un goce con no más de mil personas. En Drammen tenemos la suerte de contar con Union Scene, que trae muchos grandes artistas latinos. El próximo, en febrero, Pablo Milanés.
-Si estuviera en España viviría en un pequeño apartamento, y no tendría la casa de 200 metros cuadrados y mil de jardín. Por el mismo precio.
-Si estuviera en España, nunca habría aprendido skí de fondo y patinaje sobre hielo.
En fin, si tú eres uno de esos lectores recién llegados a Noruega o con intención de hacerlo, ánimo. No te preocupes. No es tan fiero el león como lo pintan. Y la oscuridad se ilumina con luz y el frío se abriga con ropas. Noruega no es España, pero España tampoco es Noruega.

Además, hoy, ahora mismo, me siento feliz porque acabo de llegar de mi curso de tambores africanos, y vengo repleto de energía. Mi profe, Sidiki Camara, es de Mali y una superestrella de la percusión. Busca por su nombre en Youtube y verás. Aquí os dejo el vídeo que he grabado hoy en la clase. No se me da mal, jeje. Que todos los días sean como hoy y que Obama cumpla con las esperanzas que el mundo entero tiene puestas en él. FELICIDAD.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Cuentos asombrosos

Me vuelvo a salir del camino noruego para contar una historia que me ha hecho reírme y quiero compartir. Primero recordar que no me gusta meter en este blog muchas cosas personales, pero para poner en situación, el lector debe saber que, a pesar de ser joven y parecerlo, como la mujer del Cesar, tengo un crío de casi 4 años. El pobre tiene sangre española y noruega y un caos idiomático. En casa escucha español, noruego e inglés, todos seguramente mal pronunciados. Yo le hablo en español, y parece que me entiende, pero responde en noruego. Para que siga practicando la lengua de Cervantes, cada noche le leo una historieta de un libro que se llama "365 fábulas". No es nuevo, está editado en 1994. Es decir, no es de la era IPod. Al repasar estas historias hay algunas que llaman la atención y muestran cómo somos los adultos de hoy y el peligro de cómo puede llegar a ser mi hijo si sigue escuchándome cada noche.
Destaco un cuento y ya me diréis qué os parece. Tengo más, ya vendrán:

Miss Complejos
Había una conejita a la que se conocía como Miss Complejos, pues en todo lo que hacía o decía ella se encontraba un defecto. En una ocasión se celebró una fiesta y sin darse cuenta, la conejita bebió un poco más de la cuenta y entonces todos sus complejos desaparecieron. Empezó a comportarse como los demás y ella misma se dio cuenta que no era ni fea ni hermosa, sino mitad y mitad, como todos. Al reponerse de la fiesta, Miss Complejos tuvo que renunciar a este nombre. No le quedaba ni un complejo. En esta ocasión, su leve borrachera le trajo un gran beneficio. ¡Un momento, amigos, no vayáis a beber por esto que os digo! Al fin y al cabo, es la excepción que confirma la regla de que beber en exceso es algo lamentable y de muy tristes consecuencias.
¡UPS! Demasiado tarde. Ya lo has dicho. No hay tiempo para la corrección ,colega. Le acabas de contar a mi hijo que a una coneja se le solucionaron todos sus problemas a base de lingotazos. ¿A quién deberé denunciar cuando mi vástago cambie la fruición con la que bebe de su biberón por la del calimocho? En estos libros no aparece autor. ¿Quién escribe esto? Escriben lo que les sale y ahí queda. Con dos cojones. Al menos yo me río un rato. Especial problema me ha resultado encontrar una imagen para ilustrar esta historia, porque en el Google he puesto "conejita borracha" y os podéis imaginar las fotos que aparecen. Tendría que poner un par de rombos a mi blog. Pues con esto y un bizcocho, colorín colorado, este cuento se ha acabado. Me voy a coger un morado. Dulces sueños.