viernes, 28 de noviembre de 2008

Un país cuadriculado, amante del talonario 2/2

Y llegó la parte dura. No sólo horas perdidas de ventanilla en ventanilla, sino bolsillos tiritando por el sablazo de las tasas. Recuerdo que pagué unas 800 coronas hace dos años, 1100 el año pasado y esta vez, que espero que sea la última porque es solicito residencia permanente me exigen nada menos que 1600 coronas. Teniendo en cuenta que el cambio está a 9 coronas el euros (lo cual a mí jode mucho para viajar en navidad, ya que la equivalencia ha sido por mucho tiempo de 1-8), tendré que abonar a sus nórdicas autoridades la nada despreciable cifra de 180 euros para que me dejen quedarme. Y encima les tengo que dar las gracias. ¿Qué tipo de tasa exige 180 euros? Pues al igual que dije sobre los papeleos, aquellas tasas que intentan que los ciudadanos no exijan sus derechos. Porque ustedes me dirán, a mí ahora no me va del todo mal, pero 180 euros de golpe duelen. Pero a un inmigrante que le suponga el 10-20% de su salario mensual. ¿Se molestará en solicitarlo? Lo dudo.
Pero no es este el único sablazo con tintes anticonstitucionales por su aire de robo a mano armada. En Noruega hay multitud de vías de peaje sin opción a una peor carretera gratuita. O pagas o no pasas. El ejemplo más terrible es la entrada a Oslo, que sólo por el hecho de atravesar la ciudad tienes que pagar 20 coronas, lo que supone que si llevo a alguien al aeropuerto, no paro en Oslo, pero la atravieso dos veces. 40 coronas. Hagan ustedes el cambio.
Más ejemplos. Hoy me llegó una carta para cambiarme el contador de agua y especifican: Si no se encontrara en su domicilio a la hora acordada, se le sumarán 500 kr. a su próxima factura. Así, con dos cojones. Díganme ustedes si esto no es una amenaza digna de ser denunciada. ¿Pero cómo se denuncia a la administración?
Tengo más casos. Hace unos meses vino el deshollinador, que aquí en noruega son muy "guays". Vienen con unos uniformes, que más que el deshollinador de Mary Poppyns, parecen la quinta brigada de los marines norteamericanos. Y resulta que tenía que haber cambiado mi escalera del techo por una nueva que les garantice a ellos más seguridad. Pero como no lo hice. Patapún. 500 kr por la visita, que eso sí les da seguridad.
¿Más ejemplos? A montones, pero mejor lo dejo que no hago más que deprimirme. Noruega será el país número uno en la lista del estado de bienestar, pero ¿a qué precio? A veces llego a plantearme que cambiaría toda esta tira de servicios sociales por tomarme una Mahou con unas bravas en el bar de la esquina después del trabajo.
PD: Para los que no me leen a menudo. Soy feliz en Noruega y me gusta este país, aunque estos dos últimos post den otra idea. Pero qué le vamos a hacer, un mal día lo tiene cualquiera, y siempre nos queda el derecho al pataleo. Y el mío es este blog.

3 comentarios:

  1. Claro que se te ve feliz pero es normal que en algun momento y en un pais deferente al tuyo te quejes. En mis tiempos en Inglaterra me paso mas de un dia. Bueno tu sigue con el blog que te hechaba de menos. Animo

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo.Noruega es así, los sueldos son muy altos, las oportunidades de trabajo excelentes...etc etc, pero en cuanto pones un pie en la calle...a pagar! Aparte de todo lo que es mano de obra es carísimo. Hay que convertirse en un manitas a la fuerza!
    Cuando llegué mi jefe me dijo que era el último Estado socialista de Europa y tiene razón. Aquí todo es poner a todos por igual. Es un país perfecto para una persona con un sueldo y un trasbajo modesto. Cuando veo lo que pago todos los meses en impuestos, me rio del Estodo de bienestar. Lo poco que me da el Estado por todo lo que pago. Me rió del año de baja por maternidad...con lo que pagamos mi novia y yo, se podría tirar uno de cada dos en casa y todavía nos sobraría para el retiro. Pero hay que pagar carreteras y servicios de ferry en todo el país. Carreteras que llegan a cuatro gatos... pero es la mentalidad Noruega.
    En fin, que yo tampoco quiero sonar a que no estoy contento, que lo estoy y mucho y veo más cosas positivas que negativas, pero hay otras con las que no comulgo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Llevo en Noruega muchos años y si aqui estoy y sigo, es porque me parece un pais fantastico, y como nada puede ser perfecto, yo veo mas positividad, que negatividad en este pais. Noruega es un pais con muchas montañas, el abrirlas para hacer tuneles, para hacer carreteras, es super costoso, el invierno llega, y el hielo abre el asfalto,y siempre tienen que estar trabajando en arreglarlas, las reparaciones son muy costosas y eso va de los impuestos de los ciudadanos y en los peajes. Yo siempre he pagado el 36% de impuesos, que es lo normal aqui. La educacion de los niños es muy buena y gratis. Siempre he dicho y seguire diciendo, que nadie esta obligado a estar en un pais que no sea el suyo,ni siquiera porque en el suyo no tiene trabajo. Pues el que no este agusto aqui tiene la opcion de partir de nuevo. Veamos mas lo positivo que lo negativo,comparemos lo que hay en nuestros paises y creo que eso hara que uno se sienta afortunado de poder vivir aqui. Muchos han intentado vivir aqui y no les ha sido posible por falta de papeles, documentacion, los que aqui estamos es porque lo pudimos conseguir, estemos agradecidos por ello y aceptemos a Noruega como es y a los noruegos.

    Saludos

    ResponderEliminar