jueves, 30 de octubre de 2008

Muchas gracias

Quería hacer un paréntesis en mis posts nórdicos para dar las gracias a mis asiduos o casuales lectores. Cada día veo como el número de visitas aumenta, y eso no sólo incrementa mi ego, sino mi alegría y las ganas de escribir más. Ya nos acercamos a las 4.000 visitas. Hay que ser sincero, y a este número restarle todas mis visitas para modificaciones y autolecturas, y las de mis alumnos que usan el blog como plataforma para su propia página. Siendo pesimista, podemos elevar esta cifra hasta 3.000, y de las mil restantes, digamos que la mitad repiten. Nos quedan unas 500 personas (seguro son más) que han dedicado unos minutos para leer algo que yo he escrito. Me da igual si fuera una persona (yo empecé este blog sólo para que lo leyera sólo mi padre), pero para mí es importante. Especial gracias al concurso 20blogs, que ha servido para abrir un poco más las puertas al mundo de los bloggers.
El mapa de visitas es alucinante. Visitas de toda Europa, América y hasta de Japón. Veo que tengo varios fans en México, Argentina, Chile y Estados Unidos. Pero me gustaría poner cara a estos lectores, para dar las gracias en persona, y porque seguro que son bloggers que también merecen ser leídos. Así que os invito a que si soléis leer este blog, hagáis algún comentario, y añadáis vuestro nombre en el apartado "seguidores", en la lista de gadgets de la columna izquierda. Espero poder seguir escribiendo cosas que os resulten interesantes. GRACIAS

viernes, 24 de octubre de 2008

De luces y sombras, un rebautizo

Ni niño ni niña, nos ha salido blog. Me he animado a poner nombre a mi blog porque tras meterme en este mundo bloguero, he visto que todos tenían uno y el hecho del mío llamarse por mi nombre, aunque fuera el artístico, me parecía no sólo aburrido, sino un tanto egocéntrico. Me animé por las luces y sombras porque así defino a este país, Noruega, en mi presentación. Una tierra de luces y sombras. En muchos sentidos. Partiendo de las básicas razones geográficas y de calendario, que hacen que aquí el verano sea una continua luz y el invierno una sombra perpetua. Y en sentido también afectivo, lo que me hace sentir esta tierra y vivir aquí. Todo tiene sus lados buenos y malos. Este país supera a España en muchas cosas y no le llega a la suela del zapato en otras tantas, y eso es lo que intento reflejar en el blog. No me gustaría que pareciera pesimista o el típico español expatriado reprimido que sólo añora la vuelta a casa por Navidad, y a ser posible para siempre. Alguien comentó en mi artículo de Soitu sobre Bergen que no se me ve muy feliz aquí, o que al menos me quejo un poquillo. No sé. A mí me parece un malentendido. Digo que en Bergen llueve mucho, pero también que es una de las ciudades más bonitas del mundo. Que Noruega es muy caro, pero hay muchas ayudas. Que nieva mucho, pero que es divertido esquiar. Que la gente es un poco fría, pero las mujeres (mi mujer) son (es) muy guapas. El Ying y el Yang, si se escribe así. Todo lo bueno tiene algo malo y todo lo malo su cara agradable. Así es Noruega, o así la siento. Y así es la vida, o así la siento. Por suerte, las luces siempre superan a las sombras, o al menos siempre hay una linterna a mano para ponerle un poco de claridad. Y si no, cojamos una copa de vino y hagamos de esa penumbra un momento íntimo y romántico y a disfrutar. Hay que ser positivo, qué coño.

miércoles, 22 de octubre de 2008

Bergen: la ciudad gris de colores

Ayer se publicó mi segundo artículo en Soitu.es (enlace). Estoy muy satisfecho con el resultado, creo que queda muy bien y la edición es mínima, respetan casi al 100% mi texto original, lo cual no pasa a menudo en los medios escritos. Sin embargo, en mi blog, privado, añado el título proyectado inicialmente. También incluyo el texto original y las fotos hechas por mí y que no se han publicado en Soitu. No es de extrañas, son de una calidad mediocre. Pero lo mejoraré. Todo toma tiempo. Espero que mi nueva Sony ayude.

Yo soy vallisoletano y de nosotros dicen mentes malpensantes y desinformadas que somos gente fría. Pero no ayuda a aclarar esta imagen el nuevo diseño urbano. ¿Han estado ustedes últimamente en Valladolid? Cada remodelación supone un enlosetado gris sin el mínimo espacio para el verde. ¿Por qué comienzo hablando de España cuando estoy en Noruega? Bergen sería la versión vallisoletana de Noruega. Bergen no tiene el cielo más claro y, por mi experiencia, la gente no es mucho más simpática. Es una ciudad gris, la ciudad de las lluvias. No tengo estadísticas exactas, esas las pueden encontrar aquí, pero según los datos de amigos bergenses (natural de Bergen), aquí ha llegado a llover cien días seguidos. Existe un popular chiste (del no desternillante humor noruego) que dice así: Un hombre le pregunta a un niño de Bergen “¿Es verdad que en Bergen llueve siempre?”. A lo que el niño responde: “No lo sé. Yo sólo tengo diez años”. No es muy divertido, pero sí muy gráfico.
Pero Bergen, la segunda ciudad en tamaño e importancia de Noruega, no ha querido conformarse con esa imagen gris y ha querido imprimir color a sus calles. Y mucho color. La ciudad, repleta de callejuelas arriba y abajo, está abarrotada de casitas de madera cada una de un color. El gris del cielo contrasta con los azules, amarillos y rojos de las fachadas de madera. Da gusto pasear por sus calles.

Otoño es además la mejor época para disfrutar de la fabulosa policromía de Bergen. A los colores de las casas se las unen las variedades de tonos de todos los árboles antes de la caída de su hoja. Se consigue tal paleta de colores que no hay suficientes megapíxeles en una cámara que recojan tantas tonalidades.

Pedaleando bajo la lluvia
Otra de las cosas que llama la atención al viajero español es que, a pesar de tal proporción de agua, los bergenses utilizan la bici como medio de transporte. Llueve a cántaros, pero se ve a una chica en su bici, camino de la Universidad. Pero eso sí, enfrascada en su chaqueta de Gore-Tex. Bien pensado, tiene su lógica. Bergen, está rodeada de islas y fiordos y llegar en coche al centro es difícil. Así, al trabajo se va andando o en bici. De las dos formas te
mojas, pero en bici llegas más rápido. ¿Quién se moja más? Bueno, no sé si esto convencerá a mucha gente, pero es una forma optimista de verlo.
Bergen es el mayor destino turístico de Noruega. Se le llama la capital de los fiordos, p
orque es la ciudad más cercana a la popular atracción natural nórdica. Muchas lunas de miel tienen aquí parada. El puerto de Bergen, Bryggen, está declarado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Las casas de este antiguo barrio de comerciantes son hoy restaurantes y tiendas de recuerdos que mantienen todo el espíritu de antaño. Aquí también los edificios son de colores. Se cuenta que esto es así porque los pescadores aprovechaban los restos de pintura de sus barcos para embellecer sus casas. El espíritu ahorrador de un país que no siempre fue rico.

Cinco millones de habitantes. Cinco millones de idiomas
En el corazón de Bryggen se encuentra el Fiskemarked, el mercado del pescado. Aquí se mezclan los idiomas, entre el plurilingüismo de algunos noruegos y la multiculturadidad provocada por la variedad de estudiantes Erasmus que aquí trabajan.
Y es que los noruegos y los idiomas son un mundo. No sólo es que sean muy buenos en
inglés. A mí me ha costado tres años hablar un noruego decente y he descubierto que eso no es suficiente. En Noruega hay dos idiomas oficiales, Bokmål (el que yo he aprendido) y Nynorsk (nuevo noruego), que es una especie de cóctel de dialectos noruegos, que se creó para diferenciarse del danés y que, a pesar de hablarse tan sólo en una parte de Noruega, todos deben aprenderlo en la escuela. Y puedo asegurar que los alumnos no están contentos con ello. Pero además, tienen cientos de dialectos. Hablando noruego de Oslo, es muy difícil entender al del norte o el sur de Noruega. El dialecto de Bergen también es muy especial, con una pronunciación de la R muy al estilo francés. Se da una curiosidad en Karmøy, una pequeña isla al sur de Bergen. Tiene cerca de 30.000 habitantes y hasta cuatro dialectos diferentes. Toda Noruega tiene menos habitantes que la comunidad de Madrid. Imagínense a uno de Vallecas que no entiende al de Móstoles y que le cuesta comprender al de Getafe. Pero bueno, siempre queda el lenguaje corporal, y un abrazo o un beso se entiende en todas partes.

viernes, 10 de octubre de 2008

And the winner is... Martti Ahtisaari !!!

Pues ya está, ya salió el nombre y un poquito de trabajo. Hoy he hecho mi primer directo para RNE y no ha estado mal. Bueno, el segundo no ha estado mal, porque he entrado la primera vez justo cuando han dicho el premio, a las 11.00 y luego me dijeron que había pronunciado algo raro. Gracias a las nuevas tecnologías, os dejo aquí el audio y el texto de la nota enviada hoy, a las 11.30 para los boletines de Radio 5.



Martti Ahtisaari, ex presidente de Finlandia. Este es el nombre del galardonado con el prestigioso Premio Nobel de la Paz 2008, por su labor en las últimas tres décadas para resolver conflictos internacionales, según los criterios del Comité Noruego Nobel, dado a conocer a las once de la mañana de hoy en el Instituto Nobel de Oslo.

Sus esfuerzos han contribuido a la fraternidad entre las naciones y a una mayor paz en el mundo, según el espíritu de Alfred Nobel, en palabras de Ole Dambiolt, presidente del comité.
Ahtisaari, a través de su organización CMI (iniciativa para resolución de crisis), ha colaborado en graves conflictos como la independencia de Namibia en 1989, en 2005 en Indonesia, en 1999 y 2005 en el conflicto de Kosovo y en el 2008, junto con otras organizaciones, trataron de buscar soluciones a la guerra de Iraq. También ha contribuido a la resolución de conflictos en Irlanda del Norte, Asia Central y en el cono de África.

El comité Nobel había recibido 197 nominaciones y el nombre de Martit Ahtisasri ya sonaba desde años atrás. Algunos expertos conjeturaban como favoritos a disidentes chinos y militantes rusos, pero las críticas de los respectivos gobiernos a las posibles injerencias pueden haber echado para atrás al comité Nobel.

Ahtisaari toma así el relevo a Al Gore y al Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas, que recibieron el premio el pasado año por su difusión de este problema planetario.

martes, 7 de octubre de 2008

En el nombre del perro, del gato y del espíritu del pato

Antes de que me manden a los infiernos por sacrílego, lean el texto que viene a continuación, que es mucho más beato de lo que aparenta el título.
El pasado domingo, aquí en Drammen, se celebró una misa en la iglesia destinada a los animales y sobre los animales. Me pareció una idea original y quise escribir sobre ello para enviarlo a España. Y me costó hacerlo, porque por una vez que salgo de fiesta, me toca madrugar el domingo para ir a misa, y uno ya está mayor, para fiestas y para misas.
Pero menos mal que uno tiene una madre informada y me dijo que eso en España se hace ya desde hace tiempo. Así que mire usted, se me jodió el reportaje. Pero el blog es mío y aquí sí que cabe. Además hice unas fotos bien monas con mi nueva cámara que el mundo debe disfrutar. Añado un extracto de lo que tenía previsto enviar al periódico.
En el nombre del perro, del gato y del espíritu del pato.
Esto se debió escuchar el pasado domingo, 5 de octubre, en la iglesia de Drammen, pequeña ciudad a las afueras de Oslo. Aquí se celebró una misa muy especial. Una eucaristía sobre animales y, lo que es aún más curioso, para animales. Los animales son una importante parte de la "familia" noruega. Debido a la baja densidad de población y a que la mayoría de los noruegos vive en casas con amplios jardines, las mascotas tienen gran espacio y casi todos tienen una. O más. Y no sólo un perro o un gato. Perros, gatos... y conejos, y hamsters y caballos y cerdos. Sí, cerdos, mi vecino se acaba de comprar un cerdito que comparte hogar con dos perrazos tipo pitbull. Y si estas familias cuidad por las salud del cuerpo de estos animales, alguien debía cuidad de su espíritu, pensó la "cura" Kristin Fehn. Y aquí llegamos al segundo dato curioso para los españoles, apostólicos y romanos. Esta "párroca" o "sacerdota", es, evidentemente, mujer. La iglesia protestante en Noruega, no tiene el celibato entres sus votos y la obligación de ser un hombre. Ella es mujer, protestante y casada con un católico, para más señas. Aunque la versión oficial dijo que la misa no pudo celebrarse en el interior del templo para evitar alergias, yo creo que quisieron impedir que los gatos arañaran los reclinatorios, que las ovejas se comiesen las flores del altar o los caballos se bebieran el agua consagrada. Así que fue justo a las puertas, aún en tierra santa, y allí se juntaron una decena de perros, varios hamster y hasta una cobaya, propiedad de la señora párroca. Allí Kristin Fehn se dirigió a los animales hablándoles de Dios y leyendo salmos que hacen referencia a su especie en la Biblia, como los Salmos de David 36, 6-10; Salmos 104; Libro de Job 12, 7-9. Os dejo a vuestro libre albedrío el abrir el libro sagrado y verificar que lo que digo es verdad. Así que tras la celebración el cordero de Dios y el hamster del vecino pudieron marchar a casa con el alma limpia y el cuerpo iluminado. Palabra de Dios. Te rogamos ládranos.