sábado, 25 de julio de 2009

Drøbak, el escondite veraniego de Papá Noel

Ayer me publicaron en Soitu un nuevo artículo: "Descubriendo dónde se esconde Papá Noel en verano". Aquí, en mi blog, publico el texto original que yo envié. Podréis comprobar que esta vez sí han cambiado y cortado un poco más de lo habitual. Pero la verdad, lo respeto. No es para nada mi mejor texto, y el editor decide. Y respecto a las fotos, todavía me queda mucho por aprender. Pero para eso estamos, para aprender.


Descubrimos el escondite veraniego de Papá Noel: Drøbak

Hay mil mitos que rodean a Noruega, pero sólo unos pocos son ciertos. Los osos polares no pasean por Oslo como los patos por El Retiro. El dinero no crece en los árboles y todas las familias son ricas (la mía al menos no). Y todas las noruegas no están muy buenas (la mía sí). Pero hay alguna leyenda urbana que sí es cierta. Papá Noel está aquí. ¿Acaso no nos preguntamos dónde se esconde el gordo de la barba durante el verano? ¿Hace una especie de hibernación en una cueva del Polo Norte? No, esa tripa no se gana durmiendo, él es más sibarita. Durante el resto del año, Santa Claus está en Drøbak, un pequeño pueblo a 40 kilómetros al sur de Oslo.


Cierto es que Santa Claus tiene su propia ciudad en el estado americano de Indiana, que lleva su nombre, pero esa es la versión Coca-Cola de Papá Noel. En su edición europea, Julenissen (el duende de la Navidad, como se le conoce en Noruega), no está tan gordo, quizás por no atiborrarse a hamburguesas y llevar una dieta a base de bacalao. Ni lleva el conocido traje rojo, sino que se le reconoce por los calcetines largos de lana y una ropa nada “fashion” que mezcla los verdes y rojos.


“Julehuset”, la casa de la Navidad, situada en el centro de Drøbak, es la residencia de Papa Noel y sus secuaces, y uno de los pocos sitios en los que comprar adornos navideños en pleno mes de agosto. Mil variantes de figuritas de duendes, bolas de cristal, con o sin nieve en su interior y calendarios de adviento. Pero, sobre todo, la señal de “Peligro Santa Claus”, símbolo de Drøbak y exclusivo de la ciudad. Drøbak tiene además su propio sello de correos. El gobierno de Noruega reconoce el estatus internacional de este personaje y ha nombrado a Julenissen embajador no oficial de la paz, situando a Drøbak como su sede.


Una visita imprescindible

Drøbak es una visita que no lleva más de medio día, imprescindible para todo el que tenga pensado pasar más de dos jornadas en Oslo. Un ferry une el puerto de la capital con este pueblo, y permite además disfrutar del fiordo de Oslo, una perla repleta de pequeñas islas y numerosos barcos y casitas de verano. Por el camino, nada más recomendable que una botella de vino blanco acompañada de gambas frescas. Muy típico de la zona.

Por el camino, en una isla en el fiordo, frente a Drøbak, encontramos Oscarsborg. Una fortaleza del año 1853, que hasta 2003 ha sido territorio militar. Hoy es un importante atractivo turístico que cuenta incluso con un hotel-spa. Oscarsborg es uno de los orgullos nacionales de Noruega, pues en 1940, sus tanques volvieron a rugir para hundir el crucero naci Blücher, que se dirigía a ocupar la capital. La ocupación se produjo, pero provocó un retraso al ejército alemán que permitió escapar a la familia real noruega y sacar parte del oro del país que sería utilizado en gastos de guerra.

Drøbak tiene una posición estratégica particular, por estar situada en la costa del fiordo de Oslo, en una de sus zonas más estrechas. Antiguamente había continuos ferrys, hoy sólo utilizados como restaurantes flotantes, porque actualmente existe un túnel que atraviesa el fiordo por debajo de sus aguas que conecta las dos orillas. Un impresionante túnel de más de siete kilómetros de largo y 134 metros de profundidad que produce una gran sensación de claustrofobia, al saber que sobre ti hay agua. Mucha agua.

El centro de la localidad tiene un encanto particular de las ciudades del Sur, a pesar de encontrarse en la denominada zona este del país. Cada región de Noruega tiene, desde un punto de vista turístico, su aspecto destacado. El norte son las islas, con Lofoten a la cabeza. El Oeste los fiordos, con Bergen como su capital. Oslo está en el este. Y en el sur, más “cálido”, están los pueblos más “playeros”. Kristansand es el más conocido. Encantadoras villas con casitas de colores, callejuelas y numerosos barcos en sus puertos. El porcentaje de barco “per capita” en Noruega es muy elevado. Como buen pueblo marítimo, Drobak cuenta también con un acuarium muy interesante. Todo esto se puede encontrar en Drøbak, a tan sólo media hora de la capital.


Tres torsos desnudos atraen la mirada del turista en el puerto. Si Copenhague es conocido por su mujer-pescado, en Drøbak trambién se encuentran, y por triplicado. Junto al acuario, hay tres sirenitas, aún más voluptuosas que su colega danesa. Mirando al mar, coquetean con los navegantes que pasean por el fiordo, pero también saludan a los visitantes que se acerquen a Drøbak a conocer a Papá Noel. Juntos seguro que harían una fiesta de lo más interesante.

jueves, 23 de julio de 2009

¡Ryanair repone Madrid-Oslo!

El hecho de que aparezca la palabra Ryanair en el título no debería dar para añadir símbolos de admiración y sentimientos de alegría, pues no son pocos los disgustos que esa compañía me ha dado. Pero la verdad, después de contar con tres líneas directas a Madrid y su posterior y pronta eliminación, esta noticia llena de gozo a un españolito de interior como yo.
A partir del 30 de septiembre, Ryanair unirá Barajas con Oslo-Rygge. Rygge es un nuevo y pequeño aeropuerto situado a una hora en coche del centro de Oslo, hacia el sur. Estos aeropuertos tienen sus ventajas. Quizás estén un poco más alejados de la capital, pero el aparcamiento es más sencillo, las colas para facturar mínimas y las posibilidades de que te pierdan la maleta se reducen. En este sentido, no ayuda el saber que despegas o aterrizas en Barajas, conocido por su habilidad a lo Houdini para desaparecer equipajes. En mi último vuelo vía Franckfurt, con Lufthansa, una maleta repleta de regalos se quedó dando vueltas en la Terminal 1 madrileña, y me tuvieron cinco días sin dormir hasta que apareció.
La crisis ha afectado mucho al sector aéreo. Tanto es así, que prácticamente es por lo único que he notado la crisis en mis propias carnes, ya que parece que, aunque también se sufre al conseguir créditos y un pequeño aumento del paro, Noruega está sobrellevando estas vacas flacas bastante bien. Hace apenas uno o dos años, Ryanair, Norwegian y SAS unían Oslo con Madrid. Tres compañías diferentes, tres conceptos de servicio aéreo y múltiples posibilidades, precios y horarios. Pero de la noche a la mañana, eso se cortó. Madrid no es rentable. No tiene playa, diga lo que diga la canción de los Refrescos. Ryannair conecta los dos aeropuertos secundarios de Oslo (Torp y Rygge) con Girona y Alicante, y Norwegian ofrece múltiples posibilidades en la costa. Pero el interior de la península tenía pocas opciones.
Algo ha ayudado a que Ryanair se anime de nuevo. Antes desde Torp y ahora desde Rygge. Además de que las tasas aeroportuarias son menores en aeródromos secundarios, la política noruega ha favorecido en este sentido. Leía en Europa Press hace unos días, que las compañías aéreas criticaban la subida de las tasas de los aeropuertos en plena crisis. La economía es complicada, pero parece de curso básico el saber que ante la caída de la demanda, la subida de los precios no es una opción lógica. Noruega ha congelado los precios de estas tasas, y eso, a una compañía como Ryanair le viene genial. Se sacan más en sus loterías, retretes de pago y asientos de pie. Se podrá criticar lo que se quiera, pero hace unos días me permití el lujazo de invitar a mis padres a venir a visitarme en octubre. Al pertenecer al "club de los 60", tienen más tiempo libre y las fechas de salida y llegada no importan mucho. Eso ha hecho que tan sólo pague por los equipajes y por algo tan surrealista como tasa por pagar con tarjeta (¿qué otras formas de pago hay por Internet?). Un total de 65 euros. Más barato que el viaje en Ave Valladolid-Madrid. Y si además te sirven la comida prefabricada las muchachas de la foto...¿quién se resiste a visitarme a Noruega? Estáis invitados.

"La sombra del viento",página 222: una perla

Mi intención era hablar de "Los hombres que no amaban a las mujeres" ("los hombres que odian a las mujeres" en su versión original sueca), para hablar un poco de la literatura nórdica, y lo bien que refleja el libro las luces y las sombras de Escandinavia, pero creo que lo dejaré para otro día y simplemente recomendaré su lectura, porque es una novela negra fantástica, con una trama muy interesante y de fácil lectura. Tengo ganas de ver la peli para ver si me decepciona o no.
Pero he recogido de nuevo "La sombra del viento", de Carlos Ruiz Zafón, que lo tenía abandonado y he llegado a una página que me ha hecho sentir la necesidad de compartir, aunque no tenga nada que ver con Noruega:
Página 222 (edición de editorial Planeta)-Le ruego me responda con toda sinceridad -dijo y carraspeó-. ¿Usted cree que yo podría llegar a ser padre? (...) No quiero decir padre biológico, porque se me verá algo enclenque pero gracias a Dios la providencia ha querido dotarme de potencia y la furia viril de un miura. Me refiero a otro tipo de padre. Un buen padre, ya sabe usted.
-¿Un buen padre?
-Sí, como el suyo. Un hombre con cabeza, corazón y alma. Un hombre que sea capaz de escuchar, guiar y respetar a una criatura, y de no ahogar en ella sus propios defectos. Alguien a quien un hijo no sólo quiera por ser su padre, sino que lo admire por la persona que es. Alguien a quien parecerse.

Los que me conozcan, entenderán por qué estos párrafos son importantes para mí. Pero los que no, pueden disfrutar del libro igualmente. Yo quiero agradecer a mi padre que me regaló un ejemplar y publicar desde aquí que yo también lo quiero no sólo por ser mi padre, sino que lo admiro por la persona que es. Espero que mi hijo piense lo mismo algún día.

Nota: Pido disculpas a la editorial Planeta por saltarme los derechos de autor al publicar este párrafo, pero lo que quiero es animar al lector a que compre el libro.

sábado, 11 de julio de 2009

Bodegas Torres: inocente en el caso del vino envenenado

Aunque un poco tardío, este post se lo debía a Bodegas Torres, pues en el buen periodismo no se debe soltar una bomba y dejarla abierta si ya no vende, como suelen hacer los periódicos sensacionalistas. Este es el comunicado emitido por Bodegas Torres sobre el abogado envenenado en Noruega.
---
Comunicado Bodegas Miguel Torres

Vilafranca del Penedès (Barcelona), 2 de junio de 2009

Las tiendas estatales de bebidas espirituosas de Noruega reanudarán la venta del vino blanco San Valentín, de Bodegas Miguel Torres. La decisión se ha tomado una vez que la policía ha hecho pública la detención del presunto autor del envenenamiento de un abogado de la localidad de Arendal.

La investigación policial ha descartado de forma categórica como fuentes de contaminación al fabricante Bodegas Miguel Torres o a sus distribuidores en Noruega.

Bodegas Torres ha colaborado estrechamente con la policía y las autoridades, después de que el afectado, un hombre de 59 años, fuera trasladado al hospital en grave estado el pasado sábado 23 de mayo.

San Valentín es uno de los vinos blancos más populares en Noruega, con unas ventas anuales cercanas a las 200.000 botellas en este país.

Bodegas Torres quiere agradecer a la policía y autoridades noruegas la rapidez en esclarecer los hechos y desea la pronta recuperación del afectado.

---
Según han publicado los medios noruegos, el envenenamiento fue debido a un enemigo del abogado (en esta profesión se tienen muchos) que no se le ocurrió otra cosa que inyectar cianuro con una jeringa en una botella de Torres. Las últimas noticias afirman que el abogado está fuera de peligro. No espero que las bodegas españoles me manden una caja de vino (lo cual en Noruega se agradece una barbaridad), pero sí que acepten mis disculpas. Intento de hacer de este blog una mezcla de blog personal, informativo y con curiosidades de Noruega, pero no siempre tengo la facilidad de actualizar como quisiera. De todas formas, veo que no soy el único que ha cometido el mismo error, porque si en Google Noticias se escribe "Noruega vinos torres", aparece cien veces que Torres se vio obligada a retirar un vino del mercado noruego, pero apenas que el vino se volvió a comercializar y que la bodega española no tenía ninguna responsabilidad.

jueves, 2 de julio de 2009

¡Hoy es mi cumpleaños!

Bueno, casi. En 20 minutos, el 3 de julio, tendré ya 31 tacos, que no son pocos. Y como hacerme un regalo me resultaba difícil, he decidido regalarme un post en mi blog, que para eso es mío. Sería un buen momento para la reflexión filosófica y metafísica, pero el calor que hace aquí no deja a mi cerebro trabajar. Sería mejor un momento para hablar del cambio climático. ¿Cómo es posible que después de 10 días en España (fabulosos, por cierto), me venga a Noruega a 33 grados a bañarme en la playa? Y una virtud-defecto de este país son sus casas. Construidas para el duro invierno, en verano hacen el efecto horno, y no dejan escapar el calor. Sumado a que todo el día (24 horas) está dando el sol, hace que ahora sean las 23.36, entre luz por la ventana y haya 20 grados en el exterior y 25 en mi salón. Miedo me dan los 29 que tengo en mi dormitorio.
Aparte de este parte meteorológico, me deseo lo mejor para mi cumple, porque de momento, tras tres días en Noruega, todo va mal. Me han perdido mi maleta en el aeropuerto. Con ropa, VINO, regalos, JAMÓN, cámara de fotos, máquina de afeitar, un banderón de España tamaño sábana comprado en el Rastro... Y tras tres días, seguimos esperando ¿He de tener fe?
Para más inri, desde mi escuela me confirman que me rebajan el número de clases casi a la mitad y es bastante tarde para buscar en más sitios. La crisis también se nota en Noruega. Hay que ponerse las pilas.
Mi regalo, una estupenda grabadora digital que me dieron mis padres en España, sigue rondando de aeropuerto en aeropuerto dentro de mi maleta azul, así que tendré que seguir trabajando con el magnetofón de los años 90.
Bueno, a partir de ahora todo puede ir a mejor. FELICIDADES PARA MÍ.



PD: He de pedir perdón porque el blog ha estado parado un tiempo. Esta no es mi fuente de ingresos (porque no hacéis los suficientes clics en la publicidad) y el trabajo me ha quitado mucho tiempo. Además, las vacaciones son para disfrutarlas. Perdón sobre todo a bodegas Torres. El caso del abogado envenenado se resolvió con que el vino no tenía ninguna culpa, sino un malaje que le metió cianuro con una jeringa a su colega, pero prometo contar toda la historia aunque sea tarde. Esto no es un alarde de periodismo, pero sí un bloguero que intenta hacer lo mejor que puede.