lunes, 12 de diciembre de 2011

Familias reales escandinavas y sus presupuestos

El presunto braguetazo de Urdangarín ha animado a Radio Nacional a dedicar esta noche, en el programa "24 horas", un espacio a las familias reales del mundo y cómo manejan sus dineros y sus reales casas. Yo hablo de las familias reales escandinavas y de un nuevo concepto que he aprendido hoy, el "apanache". En RNE tengo tan sólo un minutito para resumir las monarquías de los tres países, así que aquí os dejo un poco más ampliada la información que he recabado hoy. 
---
En general, la imagen que se tienen en Escandinavia de las familias reales es bastante positiva y las críticas, moderadas. Aunque en Suecia hay ahora una gran polémica por la presunta existencia de unas fotos donde se vería al rey en un club de streeptease propiedad de la mafia yugoslava, lo que ha hecho que los presupuestos de este año especifiquen un mayor control a la asignación a la familia real con auditorías externas.
Las tres casas reales tienen una web donde publican sus cuentas y balances anuales. Y las tres incluyen una partida denominada “apanache”, palabra que proviene del latín y que significa “para el pan”, y que se asigna a los reyes y a los príncipes. Esta partida es para gastos privados y no necesitan presentar contabilidad por ellos. Cuánto dinero necesita para comprar pan cada familia real varía de un país a otro. Desde el millón de euros de los príncipes noruegos y los 5 millones y medio de la corona sueca.
La amplitud de la familia real varía de una monarquía a otra. Mientras que en Noruega la Casa Real tan sólo está compuesta por los reyes, los príncipes y su primera hija, en Suecia y Dinamarca se incluye también al resto de hijos y nietos de los reyes, así como las hermanas de los reyes. En Noruega se da la curiosidad de que el hijo de la anterior relación de la princesa Metemarit es el mayor de la casa y pertenece a la familia real, pero no es heredero a la corona y por tanto no es miembro de la casa real. 
Por países:
NORUEGA:

 Familia real noruega. Foto: Sølve Sundsbø / Det kongelige hoff

La monarquía noruega es la que más marca la diferencia entre Casa Real y Familia Real. La Casa real está compuesta solamente por los reyes, los principes Haakon y mete-marit, y su primera hija Ingrid Alexandra.
La  Familia real incluye a la segunda hija de los príncipes, la hermana del príncipe, las hermanas del rey y los maridos de todas ellas, pero estos no tienen asignado dinero de los presupuestos del estado.
El presupuesto de la casa real está dividido en dos partes, uno para organización y gastos de las propiedades, de los cuales se presenta una contabilidad anual y otra asignación, llamada "apanasje", que en latín significa para el pan, que es para los gastos personales de la casa real y que no necesitan contabilidad.
Se especifica que esta cantidad cubrirá los gastos personales de la pareja real, incluyendo los gastos relacionados con distintas actividades oficiales y el mantenimiento de sus propiedades.
La cantidad para 2012 es de 9,674 millones de coronas noruegas (1,25 millones €) para los reyes y de 8,051 millones de coronas noruegas (1,04 millones €) para los príncipes. 

SUECIA:   
Príncipes de Suecia, Daniel y Victoria. Foto: Paul Hansen 
El rey de Suecia lo debe estar pasando tan mal con el escándalo de sus presuntas visitas a lugares de mala fama a costa del dinero público que no se asoma ni a las fotos oficiales de la web de la casa real. Las únicas fotos disponibles para la prensa son las de los príncipes. La verdad, da más gusto ver a la estupenda princesa Victoria y a su marido en plan Clark Kent.

En Suecia son muchos más "los que chupan del bote", como diría el republicano medio,  por tanto debe ser mayor la cantidad a repartir. Mucho mayor.La familia real incluye, además de a los reyes y los príncipes, a los hermanos de Victoria. Además, la Corte Real Sueca (esto no sé bien qué significa) añade a las hermanas del rey. 
Con lo guapa que es esta familia, no pueden por menos que vestir Chanel o Dior, y para eso hace falta pasta. Mucha pasta. La web de la familia real muestra que reciben 49,6 millones de coronas suecas. Algo más de cinco millones y medio de euros, aunque no he encontrado cómo se los reparten. También se llama "apanache". La de pan lechugino que se podría comprar con cinco millones y medio de euros. 

DINAMARCA:
 Familia real danesa. Foto: Keld Navntoft, Scanpix
Esta es la primera foto que la web de la familia real danesa ofrece a la prensa. Mi investigación no ha llegado al punto de saber lo que el perrito se lleva de los presupuestos reales, pero es seguro que lo alimentan con Royal Canin (perdón por el chiste malo, pero es que venía al pelo).
La familia danesa también es bastante amplia, como la sueca. La casa real incluye al resto de hijos de los reyes y sus nietos, además de una hermana de la reina. La familia real incluye además a los parientes de la reina, y la segunda hermana de la reina. Eso son muchas bocas a alimentar.
También tiene un apanache, y acabo de encontrar algo que he olvidado enviar a Radio Nacional. Los daneses son los que más reciben. Había dicho que los que más recibían eran los suecos porque la web del prínicpe danés dice que recibe 17,8 millones de coronas danesas (2,4 millones €), pero ahora veo que el "apanasje" de esta tropa es de un total de 75,1 millones de coronas suecas. Nada menos que diez millones de euros para comprar baguettes. Ahora encuentro cosas que no me cuadran, porque la web de la casa real dice que los príncipes se llevan el diez por ciento de esta cantidad. Es decir, un milloncete de euros. Pero en la web de los príncipes encuentro que reciben 2,4 millones de euros. ¿Tendrá ese 1,4 millones extras algo que ver con Urdangarín?
¡VIVA EL REY...SABINA!

sábado, 1 de octubre de 2011

Cárceles y modelo penal en Noruega

Los habtiuales lectores de este blog, si los hubiera, sabrán que suelo dar más sombras que luces a Noruega. Pero no sé si después de los seis años que hace que me mudé a este país me están cambiando, o simplemente que el mal periodismo y la manipulación me irritan.
Nos centramos. Todos hemos oído eso de "los noruegos son muy inocentes", "sus cárceles son hoteles", "los asesinos viven como reyes"... y chorradas similares. Me calentó bastante el video enviado por un lector en mi página de Facebook, sobre una televisión americana que hace un reportaje sobre una cárcel abierta en Noruega, pero ya encendió la chispa una columna del "afamado" periodista de crónica negra, Francisco Pérez Abellán, en el "periódico" Libertad Digital, hablando con toda chulería del sistema penitenciario noruego e insultando a la sociedad noruega desde un desconocimiento absoluto.

Prisión de Ila, donde está encerrado Anders Breivik

MANIPULACIÓN INFORMATIVA
El problema no es sólo que no se hayan preocupado en informarse un poco. Yo no he tenido que investigar mucho en google o hacer muchas llamadas para verificar que casi todo lo que dicen son puras mentiras. El problema es que aquí yo puedo verificar que faltan a la verdad, pero el peligro está en que se aprovechan de su credibilidad para soltar sandeces, que otras personas se creerán y aumentarán los tópicos. Y la pregunta es, ¿si nos la quieren colar aquí, cuántas otras mentiras saldrán en los medios tratando de manipular a esta sociedad de la información? Además, muestran un total desprecio por la verdad, por la falta de interés por informarse. Al "periodista" de Libertad Digital le hubiera bastado tan sólo un paseo por Google para desmentir sus propias palabras, pero el video tiene mucho más delito, porque invirtieron en un viaje a Noruega, entraron en una cárcel, hablaron con su director... tenían toda la información, sabían la verdad, pero como dice el dicho, no dejes que la verdad estropee una buena noticia. Hablar de un sistema de reinsercción que funciona, no vende. Decir que asesinos múltiples viven como dios, agota los quioscos.

PRISIÓN BASTOY
El video, publicado en el periódico 20 minutos, es un reportaje elaborado hace más de un año en la prisión de Bastoy. Es una cárcel abierta. Quiere decir, sin rejas. Bastoy es una isla, lo cual hace difícil escaparse, pero eso no es lo más importante. El periodista presenta una cárcel en la que sólo hay asesinos múltiples, grandes narcotraficantes, violadores.... que viven como dios. Verdad a medias, igual a manipulación. Las cárceles abiertas son, exactamente eso, prisiones abiertas que, como muestra el video, tienen granjas, talleres, areas deportivas, campo... y si cortamos ahí, lógicamente los noruegos nos parecerán unos pardillos. Pero si seguimos, veremos que es un sistema que debería exportarse. A este tipo de cárceles acuden dos tipos de presos. Los que han tenido una gran condena (los asesinos y narcotraficantes de los que habla el vídeo), en su última etapa de condena. ¿No parece lógico? Ya han cumplido su condena y van a salir a la sociedad. ¿No es mejor que vean cómo será "ahí fuera"? Es peligroso tener a alguien encerrado 20 años y directamente ponerlo en la calle. La posibilidad de reincidencia aumenta.
El otro tipo de presos son por delitos menores. En el video un chico habla que el está ahí por una pelea. El periodista se ríe de él, no se lo cree. Y quizás no sea cierto, pero puede que sí. ¿Cuánta gente ha entrado en la cárcel por pequeños delitos, tan sólo unas semanas, y ha entrado en contacto con el ambiente criminal y ha salido de la cárcel aún más peligroso de lo que entró?

PRISIÓN HALDEN
No conozco el periódico "Libertad Digital", pero he oído rumores de que su objetividad brilla por su ausencia. Ahora veo que su falta de rigor también. En la columna mencionada, se menciona la posibilidad de que Anders Breivik ingrese en la popular prisión de Halden. Esta cárcel ha salido en muchos medios por ser hipermoderna, tener gimnasio, no tener barrotes, esculturas.... ¡y televisores de plasma! En esta noticia también se habla de los jodíos televisores de plasma. ¿Cuántas veces habré leído lo de las teles planas? Y el debate estará en si pueden o no tener tele, pero ¿qué aporta el decir que son de plasma? ¿Alguien me puede decir qué otras teles hay? ¡En los mercados ya sólo hay teles planas!
Halden es una prisión a la que no irá Anders Breivik. Ni de coña. Abellán habla además de las funcionarias de esta prisión. Es verdad, hay funcionarias. ¿Por qué? ¿Para poner cachondos a los presos? Todo lo contrario. Pensemos un poco. Imaginemos a un interno que ha pasado 15 años sin contacto con el sexo femenino. ¿Cómo saldrá de la cárcel? Pues más caliente que la moto de un jipi. A mí me daría miedo que se acercara a cualquier mujer. En Noruega hay funcionarias que están en contacto con los reclusos al final de sus condenas para que se empiecen a acostumbrar a lo que les espera fuera. Pero eso sí, las funcionarias nunca están sólas con los presos, ni les hacen striptease.

LA PRISIÓN DE ANDERS BREIVIK Y EL SISTEMA PENITENCIARIO NORUEGO

Yo estuve en la prisión donde está encerrado Breivik. Y para nada se parece a lo que esos otros dos pretenden vender. La cárcel de Ila es lo que todo el mundo se imagina cuando oye esa palabra. Sus rejas, sus verjas, sus cámaras, sus alambres...  El sistema noruego no es tan bondadoso como muchos creen. Puede que al contrario. Es uno de los pocos que, de hecho, puede tener cadena perpetua. Breivik debía estar en otra prisión con delincuentes de máxima seguridad, pero el hecho de estar cerca de Utoya, hizo pensar que no era una buena idea. Por eso está en Ila, en régimen de preventivo. En esta cárcel están los presos en "forvaring". Este es un sistema que permite una pena de hasta 21 años. Pero al terminarla, se revisa, se estudia, y si no se ve posibilidad de reinserción, se amplia por cinco años. Y así hasta el infinito. Ese infinito parece bastante probable para Breivik, al que no se le augura una agradable vida en libertad. Y tampoco en la cárcel. Continúa en régimen de aislamiento, y parece que así seguirá por mucho tiempo, pues lo otros presos no le esperan precisamente para darle un abrazo.
En resumen, un sistema orientado a la reiserción. Con ideas que otros países deberían tener en cuenta, en lugar de criticar. Un sistema que cree en las personas, pero también en la dureza de la justicia. A mí me ha convencido, ¿y a tí?
NOTA DEL AUTOR: Para que nadie me acuse de lo mismo que critico, advierto que este artículo no pretende tampoco ser una verdad absoluta. Sólo he hablado con algún funcionario de prisiones, con algún director de cárcel y algunas webs. Y aún así hay opción de error. Critícame, por favor.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Paseo en barco y baño en el fiordo de Oslo

Bañarse en el fiordo de Oslo con el agua a 13 grados es toda una experiencia. No sé si una experiencia recomendable, pero una experiencia al fin y al cabo.
Muchos creen que en Noruega todos tienen una casa enorme, una cabaña en la montaña, un apartamento en Benidorm y un barco en el puerto de Oslo. Yo no tengo nada de eso, pero tengo algo mejor, amigos que sí lo tienen.
Este ha sido, como suele ser, un verano lleno de lluvia, y cada día soleado se agradece como agua de mayo, válgase la paradoja. El viernes se juntaron varios aspectos positivos. Un maravilloso día soleado, una jornada laboral que terminaba a las 13.00 horas y la invitación de un amigo con velero. Los 13 grados del agua no nos iban a parar :)

viernes, 16 de septiembre de 2011

Receta de paella en Noruega

Noruega es preciosa, pero no destaca por su cocina. Yo, que tampoco destaco por lo mismo, necesito ayuda para traerme algo de la gastronomía española. En este video casero, mis amigos Sara y David me enseñan a elaborar una paella com productos que se pueden conseguir en Noruega. Mi madre se puso de mala leche cuando estuvo de visita y quiso hacerme su fabulosa paella y no pudo porque no encontró en la tienda el pescado y marisco fresco que necesitaba.
Este fue uno de los regalos que recibí en mi cumple, y uno de los que más agradecí.
http://www.youtube.com/watch?v=ELdIypFkxj0&feature=youtube_gdata_player

-- Desde Mi iPhone, perdonen los errores :)

lunes, 12 de septiembre de 2011

Elecciones locales y regionales en Noruega

Hoy hay, ha habido, está habiendo, elecciones locales y regionales en Noruega. Por primera vez he votado en Noruega. Como español, no puedo votar a las elecciones generales, pero sí a las locales (en compensación a la rabia que me dio no poder votar a las elecciones locales en Valladolid). Me ha hecho mucha ilusión, como muestra claramente la foto. Me he sentido como un chaval de 18 años de nuevo. Bueno, de 21, porque por haber nacido en julio del 78 la primera vez que voté fue para las Generales del 99.
La verdad es que las elecciones no son sólo hoy en Noruega. Empezaron nada menos que el 10 de agosto. Aquí se puede votar por adelantado con más de un mes de anticipación. Y muchos lo utilizan.
No me concentraré demasiado en los resultados, que de momento están dando muchas alegrías al partido de la Derecha. También al Partido Laborista, aunque quizás menos de lo que se esperaba después de los atentados del 22-J. Lo único que puedo hacer es manifestar mi profunda alegría por el batacazo que se está dando el Partido del Progreso FrP, lo que muestra que la gente se da cuenta que esta es una sociedad multicultural en la que partidos que centran tanto su campaña en el control de la inmigración no tienen futuro.
Me voy a referir, como suelo hacer, a las luces y sombras que yo veo en este proceso. Las cosas que me gustan y las que no. La verdad, es que son pocas las que no me gustan. Las veo mucho mejor que en España en numerosos aspectos. Lo peor es que me gustaba que Noruega tiene un gran espectro de partidos y posibilidades, y se está tendiendo al bipartidismo Socialistas-Derecha que ya se sufre en España. Pero bueno, aún este bipartidismo no llega al 60% y hay opciones alternativas.
Facilitar el voto
En España, y en general en toda Europa, criticamos mucho la abstención. El sillón en lugar de la urna. Pero tampoco hacemos mucho por facilitarlo. Bien al contrario, el voto por correo es aún más difícil que antes, pues tú mismo tienes que solicitarlo. En Noruega, la posibilidad del voto anticipado es amplia. Además, no sólo es un lunes el día de voto. Muchos ayuntamientos dan la opción de votar también en domingo. Más aún, diez regiones han abierto la posibilidad al voto por internet. No sé cómo habrán hecho para legitimar este voto.
También se amplía el espectro de electores, dado que hay 20 condados que permiten el voto a los mayores de 16 años.
Mayor posibilidad de elegir
Como ya he dicho, hay tendencia al bipartidismo. Y además, tras las elecciones, siempre hay alianzas por la derecha o la izquierda para gobernar. Pero aún así, hay hasta ocho grandes partidos, con políticas diferenciadas.
Más debates
Los líderes no parecen tener miedo a los debates, y tanto en televisiones locales, como nacionales, como en Internet, ves a todos los líderes debatir constantemente. Todos los días, varias semanas antes de las elecciones. Y esto hace que no den tanto la brasa con carteles y papeles. Propaganda que sólo sirve para rellenar papeleras.
Más facilidad al elegir
La televisión noruega y el periódico Aftenposten llevan años elaborando lo llamado Valgomat (elector automático). Un test en internet sobre las preguntas de actualidad y los temas de debate político del momento. Según tus respuestas, te recomiendan a qué partido votar, el que más se aproxima en su programa a las respuestas dadas por tí. Así lo he hecho yo este año, que no he querido guiarme por el corazón y ver si el valgomat valía para algo. Por suerte, y por supuesto, el valgomat puso a FrP en los sótanos de mis intenciones y no se han llevado mi voto.
Listas abiertas, muy abiertas
En la cabina del colegio electoral, encuentras las mismas papeletas que hay en España, y puedes, también, simplemente coger una cerrarla y meterla en la urna, según el orden en la lista elegido por el partido. Pero si hay alguno de la lista que te gusta más, algún amigo, puedes ponerle una cruz para mostrar tu preferencia, y dar opción de ser concejal al último de la lista. En las municipales de España hay muchos, casi todos, que ya saben que no van a salir porque están el número 10 en la lista y su partido nunca ha conseguido más de 7 concejales. El "riesgo" de salir elegidos les hará trabajar más.
Y no sólo abiertas dentro de un mismo partido. La misma papeleta tiene una casilla donde puedes poner el nombre de algún candidato de otro partido. Genial. Imagínate que tu primo es de ese partido al que tú nunca votarías. No votes al partido, pero vota a tu primo y verás que contenta se pone tu tía.
Pero vota,vota,vota.

miércoles, 10 de agosto de 2011

Cómo viví los atentados de Oslo (martes, 26 julio)

La intensidad informativa iba decreciendo, pero la prensa sensacionalista siempre encontraba y encuentra algo escabroso para seguir publicando. No sé lo que se hablará de este caso todavía en España, pero aquí en Noruega salen detalles del asesino con cuentagotas. Quizás debería tratar de escribir algo más para algún medio español.
Así, el programa de Ana Rosa quería algo más de chicha. Me pidieron que fuera a la isla de Utoya para hacer otra videoconferencia. No tenía claro por qué, pero me dijeron que hiciera lo que pudiera por estar allí. Me pagaban el transporte, el teléfono extra que necesitaba para hacer la videoconferencia... todo facilidades. Cuando la videoconferencia se produjo, lo entendí bastante bien.
Era muy temprano. Yo llegué a la altura de la isla a las 8 de la mañana y la conexión era a las 9. Tuve que hacer malabarismos para poder colocar el iPhone para que la cámara me enfocara a mí y se viera la isla y las flores colocadas en honor a las víctimas. En las manos tenía mi cuaderno de notas y el teléfono extra para la conexión. Más de media hora estuve esperando para entrar, mientras escuchaba como Belén Esteban había pasado la noche o la última que había montado Aida Nizar (por cieto, a las dos las conozco y las hice mis primeras entrevistas en Valladolid).
Por fin llegó la tertulia. A mí no me gusta criticar a colegas, y menos a los que me pagan por mi trabajo, pero me pareció divertido el grupo de Facebook que me enseño un amigo: "Yo lo llamo fracaso escolar, en Tele 5 lo llaman tertulianos". La conexión no fue fácil, porque estaba en medio de la montaña, y no sé si es porque no me oían bien, pero lo que me molestó un poco fue la siguiente conversación:
- Entonces estás en la isla de Utoya, David?
- No, estoy en frente. En la orilla de la isla. A la isla no se puede ir porque es una zona de investigación policial.
- Bueno, tenemos en directo al primer periodista español que está en la isla donde se produjo la matanza.
- Que no estoy en la isla, estoy en frente. Lo más cerca que se puede estar.
- ¿Y has paseado por donde se produjo el tiroteo? ¿Cómo esta?
- ¡QUE NO ESTOY EN LA ISLA! ¡QUE ESTOY EN FRENTE!
La charla fue bien y tanto ellos como yo quedamos contentos con la conexión. Las periodistas que trabajan en producción son muy amables y profesionales, peor me indignó bastante el gusto por el morbo que mostraron alguno de estos tertulianos. Querían que les contara que estaba pisando la sangre de los jóvenes asesinados. Espero estarme confundiendo y exagerando, porque si estoy en lo cierto, es asqueroso.
Luego me quedé sólo. Entré en la cafetería del camping desde el que salieron todas las barcas a rescatar jóvenes para cargar el móvil, agotado tras la videoconferencia. Pronto empezaron a llegar muchos más periodistas. Muchos de ellos españoles. Los de TVE me hicieron una entrevista para su reportaje de Informe Semanal. No lo he visto, pero creo que no he salido, y me parece normal, porque yo no veía muy bien qué pinto yo hablando en ese reportaje.
Pero no sólo había periodistas. Muchos eran los que venían a depositar flores. Yo hablé con algunos. Hice una entrevista a una vecina del lugar, que llegó con sus dos hijos pequeños. Casi de la misma edad que mis hijos. Y casi me pongo a llorar tras la conversación. Le pregunté qué le había contado a sus hijos, y vi que ella había sido incluso mejor que yo con el mío. He estado tan obsesionado con el trabajo, que no he tenido tiempo de explicar a mi hijo lo que pasa y no he controlado la cantidad de imágenes de las bombas que ha visto por televisión.
Y no sólo había gente que iba a depositar flores. También estaban los turistas del desastre. Me encontré con un grupo de 8 jóvenes españoles que pararon en Utoya de camino a los fiordos. En principio me pareceió bastante morboso, pero luego lo entendí en parte. Todo el mundo quiere visitar el lugar donde un día estuvieron las Torres Gemelas para decir "yo estuve allí". Así es la vida.
Luego entrevisté al dueño del camping, que me heló la sangre cuando contó cómo sacaron a los jóvenes del agua y les fueron llevando al hotel de Sundvollen, a 5 kilómetros.
Fue interesante visitar Utoya, pero también duro. Pensar lo que pasó allí hace pensar y duele en el corazón. Es terrible sólo imaginarlo.
Y creo que voy a concluir aquí el relato de cómo viví los atentados de Oslo. He seguido publicando cosas en la Gaceta los días siguientes, pero han sido cada vez menores.
La semana que viene empiezan las clases en la escuela en la que voy a trabajar a jornada completa. Hemos recibido algunos consejos de cómo debemos hablar a los alumnos sobre este tema. Será duro. Sé que alguno de mis alumnos tenían amigos que fallecieron en la isla. Nadie debería experimentar algo así, pero menos un joven de 16 años.
 
Pero la vida sigue, y hay que tirar p´alante.

martes, 9 de agosto de 2011

Cómo viví los atentados de Oslo 4

Fué aún otro día movido. Para mí y para la ciudad de Oslo, que vivió la movilización puede que más grande de su historia. Si has estado en la capital de Noruega un 17 de mayo, habrás visto mucha gente por las calles, pero no las 100.000 que algunos medios aseguran llenaron, a rebosar, cada rincón de Oslo. 100.000 personas que cubrieron de rosas la ciudad, ofreciendo las fotos más bellas, procedentes del motivo más horrendo. La muerte de 77 personas.
Yo comencé el día visitando la casa de la madre del asquerosamente responsable de esta matanza, Anders Breivik. Iba a hacer el que sería mi primer reportaje para Televisa, que luego se vería que fue un fiasco tras 15 horas de trabajo. Quedé muy temprano con un compañero de la Asociación de la Prensa Internacional que haría las labores de cámara. Acudimos a la casa, en un edificio modesto, pero en una zona cara de la ciudad. Se ve que no eramos los primeros. Llamamos al telefonillo. Primero al suyo, pero por supuesto nadie contestó. Luego al vecino, que sí contestó. Pero diciendo algo que afortanademente no entendí para colgar de inmediato. No creo que fueran palabras de cariño. Llamamos al resto, y nadie abrió, pero caras curiosas tras las cortinas nos dijeron que simplemente estaban cansados de hablar con periodistas.
Esperamos, y llegó la encargada de la limpieza, que casi se cae cuando le contamos por qué estabamos allí. No sabía nada. Luego llegó su cartero, que sí les conocía y nos dió unas declaraciones que hubieran quedado bien de haberse emitido el reportaje.

De ahí nos fuimos a Oslo, al despacho de mi colega cámara, donde empezaría el infierno técnico. Yo no sabía que esto de la tele era tan duro. Una imagen de aquí, un audio de allá. Era mi primera vez y no quedó muy allá, pero lo terminamos (después de 15 horas). No acabarían las malas noticias cuando nos dijeron que el formato que habíamos enviado no era el correcto y no se podía emitir. Y no emisión por la tele, significa no emisión de factura. 15 horas de trabajo a la basura.
TELE ROSA EN CRÓNICA NEGRA
Mientras el cámara trabajaba con el video, me llamaron de Telecinco para entrar en directo via Skype en El programa de verano, o el Programa de Ana Rosa, no sé bien cómo se llama. Fue a la plaza Youngstorget y pedí a un grupo de chicas que hicieran las labores de cámara mientras yo hablaba y miraba mis notas. Mientras esperaba mi turno, pude escuchar las últimas novedades de Belén Esteban y todas esas importantes noticias que quitan el sueño a media España. Me sentía raro al saber que iba a entrar hablando de casi 80 muertos. Era la "tertulia de actualidad" del programa de Ana Rosa. Yo no lo conozco mucho, así que respondí a las preguntas como había hecho los días anteriores, sin saber muy bien quién tenía al otro lado. Quedó muy bien, y quisieron repetir por la tarde con Joaquín Prat junior y al día siguiente otra vez con los amigos de Ana Rosa.
Así lo hice, y por la tarde estuve charlando un rato con Joaquín Prat, quien al terminar la transmisión me dijo: "joder tío, cuentas las cosas de puta madre". Puede que sea Junior, pero recibir tal comentario de alguien que se llama Joaquín Prat sienta muy bien. 
MILES DE ROSAS EN UNA HISTORIA NEGRA
Al terminar el video, fue al hotel donde estaban los compañeros de Televisa, el Radisson Sas, el edificio más alto de Noruega, creo. Tenía trabajo que hacer y no pude estar en medio de la concentración de gente en la plaza del Ayuntamiento, pero me tocó retransmitirlo desde lo alto de la ciudad. Tuve otra videoconferencia via Skype con el 24 horas de Televisión Española. Ya salían solas.
Al terminar, cogí mi coche para volver a casa. La manifestación acababa de terminar, y lo que me encontré en mi recorrido por el centro de Oslo me emocionó. Rosas y rosas en cada rincón. Rosas en las paredes, en los semáforos, en las señales de tráfico, en las papeleras. Una enorme hilera de flores que recorría desde la calle Karl Johan hasta el palacio Real, con velas que le daban un aspecto mágico.
Algo terrible había sucedido, pero los noruegos habían logrado algo bello. Estar unidos y gritar la frase que se ha hecho famosa, pronunciada por una joven en una entrevista para la CNN: "Si una sóla persona puede tener tanto odio, imagínate cuánto amor podemos tener todos juntos".

miércoles, 3 de agosto de 2011

Cómo viví los atentados de Oslo 3 (domingo 24 de julio)

Este no iba a ser un día divertido. Se celebraba la misa en honor de los asesinados en la catedral de Oslo. Antes de empezar la jornada, paseo por las webs para ver las novedades. No encontré mi texto de La Gaceta, pero un buen amigo publicó en Facebook: "La Gaceta a lo suyo. Publican en portada "la izquierda se olvida de que el asesino es masón". Me temblaron las piernas. Si me habían puesto algo así a un texto mío no me hacía ninguna gracia. Le pregunté a mi colega y me dijo que mi texto ocupaba tres páginas. Se había respetado el original, pero, por cosas de edición y espacio, hubo que eliminar la descripción que la policía había dado de él. Eso de que era un fundamentalista cristiano. Al día siguiente, le dije a la jefa de internacional una cosa que es importante para mí. "La Gaceta es como es, y yo no me meto. Me gusta cómo estais editando mis textos, pero os pido por favor que mis titulares siempre sean informativos y no haya opinión, porque van directamente a mi curriculum y yo no me quiero asociar con ninguna ideología". Lo entendieron perfectamente. Yo pensé que en La Gaceta no había más que gente enfadada, pero de momento, las tres personas, tres señoritas, que han estado en contacto conmigo han sido encantadoras, profesionales y han respetado mi trabajo, así que no puedo tener queja.
Pero esto me hizo pensar otra vez, como me pasó con la tertulia de Punto Radio. En España encanta la polémica y el politiqueo, y hay momentos en los que queda feo. La portada de La Gaceta no mentía. La foto de Breivik muestra un uniforme masón. Pero también es cierto que se había declarado untracristiano en sus textos. ¿Qué más da? Este tío ni es cristiano, ni masón. Es un asesino, y basta. Usar este tema para continuar las disputas internas me revuelve un poco. Pero así es España, ¿no? Yo ya empiezo a olvidarme.
MISA
Al llegar a Oslo tenía que encontrarme con el equipo de Televisa México, quienes querían que colaborara con ellos. Y todavía lo sigo haciendo. La misa iba a empezar y quedamos en la catedral. La montaña de flores junto a la iglesia empezaba a crecer. Y había cola. Me coloqué en la zona de los periodistas y me partió el corazón ver llegar al primer ministro Stoltenberg y al lider de las juventudes de su partido para colocar flores. Se veía cláramente que el gesto de sus rostros no era fingido. Luego llegó la familia real. Mette Marit, hermanastra del primer asesinado en la isla, estaba rota. Los reyes no dejaron flores, pero luego dentro de la iglesia, sus lágrimas demostraron que también tienen corazón, aunque tenga sangre azul.
Luego me encontré con los compañeros de Televisa. Son los corresponsales en Londres y son dos tíos geniales. Vitas y Horacio. En poco tiempo he aprendido mucho. Aunque ellos no lo sepan. El primer día fue un poco raro, porque no sabía bien cuál era mi misión y me sentía como el becario que tiene que llevar el trípode. Trabajaba para diez medios más y no tenía tiempo para eso, así que les tuve que dejar tras mostrales Youngstorget. Aquí me encontré con una mujer que vivió el estallido muy de cerca. Trabajaba en una tienda cercana y su marido estaba en el coche tan sólo a unos metros. Ambos salieron ilesos, pero le causó gran trastorno mental. Mostró terribles fotos de la zona justo después del estallido.  
Y otro día agotador se pasó entre llamada y llamada. El nerviosismo empezó cuando Televisa me encargó mi propio reportaje. Al día siguiente tenía que hacer un perfil de Anders Breivik. Visitando a sus vecinos y a ser posible hablando con un psiquiatra. La caza de cámara y psiquiatra fue dura. No todo se consiguió. Pero eso ya será mañana.
---
Texto original de la crónica publicada en La Gaceta el lunes 25 de julio de 2011
Los noruegos son gente seria. Se ríen poco quizás, pero son felices. La vida va bien en el país y están satisfechos y orgullosos de ser quien son. Ayer tampoco reían, pero tampoco eran felices. La tragedia que sacude al país, con al menos 93 asesinados,  la mayoría de ellos jóvenes, ha sumido a todo el país en la tragedia y el dolor. Pero también en la unión y la esperanza.
El balance de víctimas es dramático. Cada vez más, si cabe. Uno de los heridos tras el tiroteo murió ayer domingo en el hospital, lo que eleva la cifra de asesinados a 86. Los medios noruegos destacaban que uno de los asesinados era un policía encargado de la seguridad en la isla que, como es normal en Noruega, patrullaba sin armas. Además, hay unos cuatro o cinco desaparecidos en las aguas junto a la isla, que ha sido completamente registrada, por los que se teme por su vida. En cuanto a cantidad de heridos ayer era de 66, muchos por herida de bala, por lo que el dramático número podría aumentar. En cuanto al ataque con bomba en la capital, se mantiene el número de siete muertos, pero hay 30 heridos en los hospitales, de los cuales 10 están muy graves o críticos. No se ha confirmado si todavía se están buscando a desaparecidos entre los escombros, pero ayer los bomberos habían dejado la zona y tan sólo estaba trabajando la brigada de investigación de la policía.
MISA
Y cada una de estas víctimas fue recordada en la misa celebrada en la catedral de Oslo. En sentido homenaje que es tan sólo el primero de los numerosos que se preparan. Hoy se hará un minuto de silencio a las doce del mediodía y se espera que toda Noruega salga a la calle a las seis de la tarde en señal de duelo. La plaza del Ayuntamiento, lugar significativo por ser la sede donde se entrega el Premio Nobel de la Paz, será el lugar de reunión en Oslo.
Las imágenes vistas junto a la iglesia fueron dramáticas. Cientos, miles de flores y velas ponían color a un día tan gris, tanto en el cielo como en los corazones de los noruegos. Veronicha Bergli acudió con un grupo de amigas a colocar varias rosas. Ella conoce a muchos de los que estaban en la isla. “Noruega es pequeña y es difícil no conocer a alguien que conoce a alguien”, afirma con la voz rota. Ella siente que, a pesar de no ser religiosa, la catedral es el lugar en el que debe estar por ser elegido como lugar de unión.
Entre los asistentes también está Hege Fjeldheim. Ella trabajaba en una tienda de cristalería cercana al lugar donde estalló la bomba. Quería haber entrado en la iglesia pero la tal cantidad de asistentes no lo permitió. “Pero ha sido bueno estar con la gente”, dijo tras admitir que esto la ha cambiado. Al pasearse de nuevo cerca de su lugar de trabajo, declaró que no se siente segura, “esto puede pasar de nuevo”.
Pera esa unión de la que se sienten orgullosos los noruegos fue la que destacó el primer ministro Jens Stoltenberg en sus palabras dentro de la catedral, que hicieron llorar incluso al rey y la reina. “Si una persona sola puede mostrar tanto odio, pensad cuánto amor podemos mostrar todos juntos”, citando las palabras que una joven había dado en una entrevista a un medio de comunicación.
Investigación
Al tiempo que se celebraba la misa, las alertas saltaban al saberse que la policía había iniciado una acción con agentes armados en un lugar de Oslo, que en principio se dijo podría tener relación con los atentados, pero al final la operación se saldó sin hallar explosivos y se canceló.
Las investigaciones se centran ahora en las declaraciones de Anders Breivik pero sobre todo en lo que él llama “manifiesto”. Un documento de cerca de 1500 páginas que publicó en internet tan sólo una hora antes de estallar la bomba y un video colgado en Youtube. En el texto, del cual se sabe que copió en parte de Ted Kaczynski, escrito en los años 70, primero plantea sus pensamientos políticos y luego es una larga entrevista consigo mismo, donde detalla momentos de su vida y cómo planeó a lo largo de varios años los atentados de Oslo.  En el mismo documento afirma que el ya contaba con ser detenido y con menos del 30% de posibilidades de escapar. Y así fue, después de un tiroteo de más de hora y media, tras el cual aún le quedaba munición. Su abogado manifestó que, según Breivik, son actos han sido “horribles pero necesarios”. En el video se muestra además su postura antimusulmana y antisocialista. En general, una ideología de extrema derecha con la que quería “salvar a Europa”, de la que manifiesta que sabe que “el 95% le odiarán, pero se lo agradecerán generaciones posteriores”.
De momento, se enfrenta a la pena máxima de la justicia noruega, que son 21 años con posibilidades de prórrogas en determinadas circunstancias, pero todo será poco para la ciudadanía noruega que tardará más tiempo, quizá una eternidad, en olvidar lo sucedido. El perdón quizás no llegue nunca.

martes, 2 de agosto de 2011

Cómo viví los atentados de Oslo 2 (sábado 23 julio)

Me había acostado a la una y media de la mañana. Mi mujer me había dicho que había escuchado que podía haber hasta 50 muertos. Yo me enfadé. Pensé que sólo quería que me quedara en casa. "¿Pero tú que prensa lees? Eso no aparece en los periódicos ni la policía había dicho nada". Pero estaba mejor informada que yo. Me desperté a las tres de la mañana para ir a Oslo a la conexión en directo con Televisa y puse un momento la tele para ponerme al día. Ya estaba la terrible noticia. Hablaban de 86 muertos. El jefe de la Policía se disculpó hace un par de días por lanzar una cifra tan elevada, pero que el número haya sido 77 no disminuye la tragedia. Me monté en el coche antes de que la familia se despertara y no me dejaran salir. No había ni un alma. Ni en la autopista ni en Oslo. Aún así, volví a aparcar en el parking fuera del centro. Por precaución. La emisión era a las cinco y media y había que hacer pruebas antes. Quedaba poco tiempo. Llegué a Youngstorget, donde sólo estaba el pobre chaval de la tele TV2, con el que me fui acostar y el que me dio la terrible noticia al despertarme. Tener el turno de noche de un noticiero 24 horas es duro. El centro de NRK donde había hecho la emisión el día anterior estaba precintado por la policía, por peligro de caida de cristales, y me puse nervioso, no veía a nadie. Tenía al teléfono a Televisa, donde se ponían aún más nerviosos. Unos compañeros me dijeron que había una furgoneta en una calle cercana y fui para allá. Había una cámara en la calle, pero no ví a gente. Tenía al teléfono a alguien me Televisa y me preguntan "¿llevas una mochila negra?", y me acojoné. "joe, cómo sabe eso". "Acabas de pasar por delante de la cámara donde tenemos la ventanta del satélite". Así era. El técnico logró espabilarse y salir de la furgoneta con el tiempo justo para hacer las pruebas. A punto de emitir, llegó otra sorpresa. Justo detrás de mí pasaban varios autobuses y coches con el escudo real y llenos de militares. Cerca de 200 soldados armados hasta los dientes, con su chaleco antibales y el casco de "nacido para matar", ocuparon la plaza dejando una imagen insólita, no sólo en Noruega. Los militares tomarían la responsabilidad de sustituir a la Policía en la vigilancia de las calles del centro, para dejar a la policía centrarse en la investigación. Y los soldados con armas, junto a los cristales por los suelos y las fachadas dañadas, daban la impresión de una ciudad en guerra o en estado de sitio. Oslo.


Y a continuación se puede ver el resultado de la emisión en directo. No pude leer, y a mí nadie me dijo que estaban metiendo imagen al tiempo que hablaba, lo cual me hubiera dado la opción de no parecer tartaja en varias ocasiones. Pero creo que quedó bien. Es mi primera crónica y estoy orgulloso. Aunque se nota que había dormido menos de dos horas.
(En este enlace se accede a la página de Televisa, con más calidad, y debajo se ve el video en Youtube).
--

--
Eran las seis de la mañana. Ni había dormido, ni me había dado tiempo a ducharme, ni había desayunado. Y el Seven Eleven había reventado. Me dí una vuelta por el centro y tuve que llegar a Karl Johan para poder comprar un café. De ahí de vuelta a Youngstorget, donde cayó una chupa de espanto. Periodistas, militares y policías nos cubríamos donde podíamos. Yo encontré un toldo de los del mercado, me senté debajo y pude disfrutar de mi madalena y mi capuchino.
A las ocho habían anunciado rueda de prensa del primer ministro, y a las nueve de la Policía. Fui a esta última. Aquí hubo otro agüacero de cuidado, pero los madelmans que eran los policías tenían orden extricta de no dejarnos pasar hasta que fuera la hora y allí estabamos, empapados hasta los huesos. Mientras, mi teléfono no paraba de sonar, y me faltaban manos para sujetar paraguas, teléfono y libro de notas.
Ni recuerdo el número de crónicas que envié este día ni desde dónde las hice pero fueron muchas, sobre todo para radio y TV. El único periódico que me llamó fue La Gaceta. Con el estrés, yo ni me paré a pensar que era de Intereconomía. He de reconocer que mi sueño siempre fue publicar en El País Semanal, pero pagaban bien y me habían llamado ellos. Además, yo no me meto en política y los prejuicios no son buenos. Desde ese día, la sección de internacional se ha portado magníficamente conmigo y he publicado cada día. Veremos cuanto dura. Pero sí pasó algo al publicarse mi  primera crónica en este diario. Pero eso ya será el domingo y será otro post. Por hoy ya es bastante, que llevo todo el día en la cárcel donde está encerrado el cabrón de Breivik, para hacer una nota para Televisa y La Gaceta y estoy muy cansado. Buenas noches.
---
Texto original de la crónica publicada en La Gaceta el domingo 24 de julio de 2011

DOS INFIERNOS EN EL PARAÍSO
Una pequeña isla paradisiaca en medio de un fiordo noruego convertida en un baño de sangre durante hora y media. Una tranquila calle de una de las ciudades más pacíficas del mundo transformada en una zona de guerra. Estas son las dos imágenes que quedarán en la retina de todos los noruegos y posiblemente del resto del mundo para siempre. Las últimas cifras a la realización de esta crónica mantenía la cifra en un total de 92 muertos. Siete por el atentado con bomba y 85 durante el tiroteo en la isla, la mayoría de ellos menores de edad. Anoche había todavía 4 desaparecidos.
El infierno comenzó en la media tarde del viernes, cuando un coche bomba estallaba en el centro de Oslo junto a las dependencias del gobierno de Noruega. El objetivo era el primer ministro, Jens Stoltemberg, pero éste no se encontraba en su despacho en ese momento y salió ileso. La detonación fue de tal dimensión que afectó a edificios muy alejados del lugar en que se colocó la bomba. En medio de la confusión, llegaban noticias de un tiroteo en una isla, pero no se relacionaba con estos hechos. Hasta que las informaciones fueron ampliándose y con ella la cifra de muertos durante el campamento de verano de las juventudes del Partido Laborista en Utøye. Un hombre disfrazado de policía había disparado indiscriminadamente a los jóvenes allí reunidos. La Policía encontró la relación entre ambos hechos al verificar que el autor de los disparos, que ya se sabe fue el noruego Anders Behring Breivik, había sido visto horas antes en el lugar de la explosión.
A partir de aquí, la confusión y el goteo de informaciones fue constante. El país se situó en máxima alerta. Un país conocido como pacífico, mediador en conflictos de paz, se encontró de pronto con su mayor tragedia desde la segunda guerra mundial. El primer ministro se escondió en algún lugar secreto por motivos de seguridad, todo el centro de la capital fue acordonado y prohibido el paso, estaciones de trenes desalojados, militares en las calles, controles en aeropuertos.
La confirmación de un atentado terrorista no tardó en producirse, pero su autoría fue una duda largo tiempo. En principio se habló de grupos yihadistas islámicos pero este punto se desmintió y se fue a su opuesto. El autor resultó ser un ciudadano noruego, de 32 años, de orientación extrema derecha. Casi todo lo que sabe la Policía sobre él, antes de los interrogatorios de ayer, fue la información que él mismo publicó en varios medios sociales en los que participaba activamente. Se declara nacionalista y es de carácter fundamentalista cristiano. Manifiesta odiar la multiculturalidad propia de la Noruega del siglo XXI. La Policía baraja la posibilidad de que haya alguien más implicado, pero hasta el momento tan sólo Anders Breivik está detenido. 
La Policía verificó que tras colocar el coche bomba en el centro, se trasladó a la isla donde, disfrazado de Policía, daba tranquilidad a los jóvenes a los que disparó indiscriminadamente. Supervivientes han afirmado que las escenas fueron horribles. Gritos, sangre, cuerpos flotando en el agua, jóvenes tratando de huir a nado. Algunos afirman que se cercioró de disparar dos veces a cada persona para verificar que habían fallecido, aunque alguno logró salvarse al hacer cómo que estaban muertos.
Esta tragedia nacional ha trastocado la natural vida tranquila de los noruegos. Todo el país está de luto. Mantienen sus banderas a media asta y hay muchas visitas a iglesias, reuniones de personas para animarse mutuamente o debates en las redes sociales. Muchos no se pueden creer que esto haya pasado, esté pasando, en un país que sólo ha visto hechos así por televisión. Durante toda la jornada del viernes se pidió a la gente que no acudiera al centro de Oslo y se mantuviera en sus casas. Prácticamente un estado de sitio. La situación ha ido mejorando, y al sospecharse tan sólo de una persona, los niveles de alerta también han bajado, aunque se siguen buscando posibles nuevos artefactos explosivos. El detenido había comprado hace dos meses 6 toneladas de un fertilizante que se puede usar para fabricar explosivos, y expertos afirman que tan sólo hacen falta 500 kilos para fabricar una bomba como la del viernes.
Ahora es el momento de animar a las víctimas y a sus familiares. Ayer, el primer ministro y el rey noruego, dieron sendos discursos que llegaron al corazón de los noruegos. “La libertad es más fuerte que el miedo”, dijo el rey en su discurso.  Será difícil recuperarse de esta tragedia, pero Noruega es un país fuerte y así lo quieren demostrar al mundo.

sábado, 30 de julio de 2011

Cómo viví los atentados de Oslo

Ya ha pasado más de una semana desde los terribles atentados de Oslo que han acabado con la vida de 77 personas. 8 tras la bomba del centro de la capital y 68 en el tiroteo de la isla de Utoya, la mayoría jóvenes. La tristeza no ha disminuido, pero sí, como suele pasar, la intensidad informativa. Si no he publicado en esta semana es lógicamente porque he estado trabajando mucho. Ahora, más relajado, me apetece compartir mi experiencia de esta semana. Los sentimientos vividos y los entresijos de un periodista en la zona cero. El viernes por la tarde escribí en mi Facebook que "una gran desgracia supone mucho trabajo para mí". Y sufrí el capón de un amigo que me dijo que podía dañar la sensibilidad de muchos afectados, quizás amigos míos. Para nada era mi intención, pero aún así borré mi comentario. Yo sufro como el que más esta desgracia, pero no es más que un hecho que ha supuesto el mayor reto profesional de mi vida, trabajando para 14 medios en tres días.
El jueves 21 llegué de vacaciones en Sicilia, el cual tenía que haber sido mi último post, pero las circunstancias se torcieron. Nos acostamos tarde y pasamos la mañana del 22 en la cama. Aún con las maletas sin deshacer, comimos el almuerzo, con la radio puesta. A punto de ir a dormir la siesta, llegó la terrible noticia: un artefacto había estallado en el centro de Oslo. No sabía que hacer, ni sabía aún si no era más que una bombona de butano. Pronto vimos que no era así. Decidí ir a Oslo. Sentí que era el sitio donde debía estar. Pero estaba con mi familia. Todos veíamos juntos la tele, con las terribles imágenes que todos conocemos. Mi mujer insistía en que me quedara en casa, que lo podía seguir por la tele. Pero yo debía ir a Oslo. Mi corazón se rompió cuando mi hijo me dijo: "PAPÁ, NO QUIERO QUE TE MUERAS". Estuve a punto de ceder. Pero yo debía ir a Oslo.
Cogí la mochila donde tenía la cámara de fotos, aún con la crema solar y la guía de Sicilia, y monté en el coche. Eran cerca de las cinco de la tarde. En el camino llegó la terrible noticia. Un tiroteo en Utoya, podría estar relacionado. La Policía recomienda que NADIE SE ACERQUE AL CENTRO ni se reúnan en grupos grandes. Mi mujer empezó a llamar a mi móvil: "vuelve a casa, están diciendo que hay muchos muertos y quizás más bombas". Ahora que ha pasado lo puedo decir. ESTABA ACOJONADO. Veían cómo todos los coches por la autopista circulaban en sentido contrario y mi corazón iba a mil por hora. También iba rápido mi pequeño Opel Corsa, convertido en mi vehículo de guerra, en el que no advertí que circulaba a 140.
Aparqué lejos de la zona afectada, en Aker Brygge, y fui andando hacia Karl Johan. No se notaba nada raro. Quizás menos gente de lo normal. Al llegar a Karl Johan, vi que estaba cortada. Todo el centro cortado. Tuvimos que rodear, hasta llegar a la estación Central, también desalojada. En estos momentos, mi móvil ya ardía. No sé cómo, me empezaron a llamar de muchos medios. DE TODOS LOS MEDIOS.

 En este enlace se puede escuchar mi participación en el programa "Queremos hablar" de Punto Radio. Más tarde participaría en la tertulia de "De costa a costa", también en Punto Radio, y me llegué a enfadar un poquito. Siempre había querido ser tertuliano, pero parece que me estoy haciendo muy noruego y el estilo español me va gustando menos. Durante toda la tertulia habían dado caña a los grupos islamistas, primeros sospechosos, y mientras hablabamos se supo que era un noruego. Una de las periodistas, que no me acuerdo quien es pero seguro que es muy famosa, me preguntó: "por qué crees que primero se dijo una cosa y luego otra. Hay algún problema en Noruega que no se quiere mostrar". O algo así. Muy español. Querer polemizar, enfrentarnos. Pues lo siento, los noruegos no son así. Nadie es perfecto y hay problemas en todas partes, pero ante una desgracia así, a la oposición o a los medios no se les ha escuchado criticar al gobierno o a la Policía.
Llegué a Youngstorget, la zona más cercana al atentado con bomba donde sólo dejaban entrar a los periodistas. Mi teléfono ardía. Cada vez que colgaba, volvía a sonar. No hubo muchos amigos o familia que llamaran, eran sólo medios. De los cuáles aún me pregunto cómo consiguieron mi número. Supongo que en parte es culpa de este blog y por estar en la lista de la Asociación de la Prensa Internacional.
Me iba poniendo al día a través de mi iPhone, sin el cuál no podría haber hecho casi nada de todo lo que he hecho: llamar, recibir correos, hablar por skype, consultar los periódicos, actualizaciones de Facebook... Y allí estaba, sin haberme duchado ni afeitado, con una camiseta, y querían que entrara en directo en los informativos de Antenta 3, con Matías Prats. Yo nunca había hecho tele más allá de las prácticas del master, pero no podía decir que no. Además, se emitía desde el mismo Youngstorget. A mí el salir bien o mal no me preocupaba mucho, pero me dijeron que tenía que salir con camisa. No había forma de encontrar una, y en el último minuto dejé a un colega de Marruecos creo en camiseta de tirantes. Ni él ni yo oliamos a rosas tras este día, pero nadie lo notó en la tele. Esta es la entrada. En la segunda parte, el minuto 7:35:

Más vídeos en Antena3

No quedó mal. También entré en directo en el los informativos del 24 horas de TVE, en la CNN, en la TVG, en la alemana Deutche Welle... pero fue por teléfono y con sólo una foto mía adornando la tele, y no impresiona tanto. Además, estaba tan empapado de información que me salía sólo. Creo que hice un buen trabajo.
Poco después me llamaron de Televisa, la mayor televisión de México y creo que la mayor del mundo en español. Otro directo a las cinco de la mañana en el telediario de máxima audiencia. Ya le había cogido el gusto. No podía decir que no.
Pero eso ya sería el sábado. Hasta aquí llegó el relato del viernes 22-J. Me acosté a la una o las dos y me tenía que levantar a las tres y media. Será en otro post.
PD: Sé que hablo mucho de mí y poco de la tragedia, pero para eso están otros medios. Yo estoy muy dolido y tengo alumnos que han perdido amigos, pero este es tan sólo el relato de cómo un periodista lo vivió. Me podéis acusar de egocéntrico, pero no de falta de sensibilidad.
---
Esta es la lista de medios con los que he colaborado:
España:
-Radio: RNE, SER , Punto Radio, RAC, ​Radio Euskadi.
-TV: TVG, Anten 3 TV, Telecinco ,TVE.
- Periódicos: La Gac​eta
Internacional:
- Televisa Mexico.
- Deutsche Welle Alemania.
- CNN Estados Unidos.
- Radio Caracol Colombia.

martes, 14 de junio de 2011

Por el padre, hijo y espíritu santo (días festivos en Noruega)

Si hoy puedo escribir este post es porque es festivo y tengo más tiempo libre. ¿Qué día es? Pues "2.pinsedag", o segundo día de Pentecostés. ¿Qué es eso? Haga como yo, mire la Wikipedia. O es usted muy beato, o a casi todos se nos ha olvidado lo que es Pentecostés. Pero a los noruegos no. O al menos, no se les olvida celebrarlo, que es lo importante. Y no sólo eso, celebran pentecostés el domingo, noche de pentecostés el sábado y segundo día de pentecostés el lunes. Toma puente, ni los de Calatrava. ¿Y por qué? Pues porque lo manda el año laboral. A mí que no me venga ahora diciendo que aquí todos son muy píos, que no cuela.
Los noruegos tienen una relación muy especial con la religión. Es uno de los países más laicos que conozco, donde se respeta la diversidad de religiones y se favorece multiculturalidad . Y sin embargo, ¡¡¡tienen religión oficial!!! En pleno siglo XXI, con tendencias sociales laicas y casi ateas, y con religión oficial. A mi me costó entenderlo. Y yo creo que a los noruegos también. Muchos ni saben que hay religión oficial. Ni les interesa ni de hecho les afecta.

Cierto que el santoral español es enorme y todos esperamos la llegada de la virgen de agosto y del apóstol Santiago, pero en Noruega no se quedan cortos en celebraciones. Por supuesto, Navidad. También Semana Santa, bueno, Pascua. Pero es que ademas la Ascension, que fue el 4 de junio. Ahora Pentecostés. Falta por celebrar el cumpleaños de San Pablo y la despedida de soltero de San Jose.
¿Pero hace esto a los noruegos más religiosos? Para nada. En general cada uno se va a su cabaña y las iglesias se quedan tan vacías como de costumbre. De hecho, muchos no tienen muy claro lo que se celebra. Que prácticamente nadie se pregunta qué es Pentecostés o la Ascension, por supuesto. Pero yo, como profe de instituto, me he llevado algunas sorpresas. Muchos desconocen lo que se recuerda en la semana santa. Y es que, entre tanto pollo, huevo y conejo que adornan la Pascua noruega, es difícil cortar el rollo diciendo que al amigo Jesús lo colgaron de un crucifijo. Pero lo mas sorprendente es la Navidad. Yo no pido que se sepa a la hora en que Maria dio el gran suspiro haciendo padre al Espíritu Santo y cornudo a San Jose, pero por lo menos poner u a fecha. En Noruega se celebra "la pequeña Navidad" el 23 de diciembre, "noche de Navidad" el 24, Navidad el 25 y segundo día de Navidad el 26. Así, entre tanta fecha, no extraña que no sepan cuándo cantar el cumpleaños feliz al niño jesús.
CONFIRMACIÓN....¿POR LO CIVIL?
Pero una de las mayores curiosidades para mí son las confirmaciones. Al no ser el Sacramento de la comunión muy popular por estas tierras, lo que tira es la confirmación. Se montan unos bodorrios de miedo, y la criatura, ya con sus 14 añitos tiene una lista de deseos del copón. No es raro el confirmante que reúne mas de 10.000 € en regalos. Así, al adolescente ateo o musulmán no le mola que sus padres no le quieran confirmar. ¿Y qué hacemos? La llamada organización Humanista tuvo una idea genial. Montar las confirmaciones civiles, donde en lugar de una catequesis para recordarte los mandamientos del Señor Jesús, te dan unas clases de ética para recordarte los mandamientos del señor presidente.
UNA RELIGIÓN POR SEMANA
Otra curiosidad de estas tierras es que, al haber tal multiculturalidad, el gobierno permite tomarse libre el día mayor festivo de tu religión. Y aquí viene la idea: hacerte musulmán para celebrar el Ramadán, judío para estar libre en Sabbat. Católico para ir a la cabalgata de Reyes. Y protestante para irte a la playa en pentecostés. De momento, esto es lo que yo he hecho. Con Dios.


-- Desde Mi iPhone, perdonen los errores :)

martes, 17 de mayo de 2011

17 de mayo, y lo pase bien

El 17 de mayo llega a su fin. Solo son las ocho de la tarde, pero aquí hace tiempo que la fiesta llegó a su fin.
Es la sexta o séptima vez que celebro aquí la fiesta nacional Noruega y la primera que puedo decir que realmente he disfrutado. Eso sólo puede significar que me estoy volviendo muy noruego, muy viejo o muy responsable. O lo que es mas probable, las tres cosas.
Hasta hace bien poco yo no podía decir nada bueno de una fiesta cuyo programa oficial empieza a las seis de la mañana y acaba a las cuatro de la tarde. Una fiesta cuyo máximo atractivo era ver a críos gritando "hip, hip, hurra" y agitando la banderita. Mis primeros 17 de mayo, aun rondando los 25 y sin hijos, los pase de resaca. Y puedo tener un vago grato recuerdo del 16 de mayo, pero no mucho de una fiesta a la que no veía ninguna gracia.
Pero las cosas cambian. Y las circunstancias también. Ahora siento a Noruega mas mía. Tengo dos hijos. Mi padre esta aquí de visita. Y hoy ha hecho un día magnifico. Lo he pasado bien.
NO TAN MADRUGADOR
El desfile de los niños solía empezar a las diez, pero este año, por suerte, lo retrasaron hasta las doce aquí en mi.... pueblo (iba a escribir ciudad, pero el que se atreva a llamar ciudad a Solbergelva es que no ha viajado mucho). Después de un buen desayuno con queso marrón, que no puede faltar en la mesa noruega, acudimos al desfile. Antes de incorporarnos, escuchamos tocar a Michael Jackson a ritmo de banda infantil, mientras los niños gritaban y algunos cantaban el himno nacional. Luego fue un agradable paseo, charlando con vecinos y otros padres de la guardería. Al llegar al destino, no faltó el típico pølse noruego (la salchicha).
Después, visita a las ferias. Y disfruté como un enano junto con mi hijo en unos coches de choque y un "látigo" que he descubierto que ya no son de mi tamaño. Ni a lo largo, ni a lo ancho.
Ya en casa, seguí mejorando mi técnica en la parrilla para terminar con una estupenda tarta de tiramisú.
Yo se que a cualquier españolito medio, en especial si no ha llegado a la treintena, lo expuesto le parecerá cualquier cosa menos un buen plan. Pero a quién le importa. Yo lo pasé bien.




YouTube Video


-- Desde Mi iPhone, perdonen los errores :)