martes, 10 de abril de 2012

El abogado de Breivik pedirá su libertad

En media hora se sabrá la valoración final sobre el estado mental de Anders Breivik y si es o no responsable penal. Antes de eso, publico aquí el reportaje que traté de vender la semana pasada. Una interesante charla con el abogado del enemigo público número 1 de Noruega. 
 
EL ABOGADO DE BREIVIK PEDIRÁ SU LIBERTAD
“Pasarán muchos años, pero un día Breivik será un hombre libre y tenemos que aceptarlo”

Para muchos, es el abogado del diablo, de causas perdidas, de alguien que no merece ser defendido. Geir Lippestad, de 47 años, es el encargado de defender a Anders Breivik, el autor confeso de los atentados de Oslo del pasado 22 de julio, que costaron la vida a 77 personas.
En el juicio que comienza el próximo día 16 de abril, Lippestad solicitará lo que para algunos suena ridículo: La total libertad del autor del mayor ataque terrorista en suelo noruego desde la Segunda Guerra Mundial. En la última declaración de Breivik ante el juez, escuchamos a este solicitar su inmediata puesta en libertad por, reconocer los hechos, sí, pero no considerar que deba recibir ninguna pena por ello. “Como abogado, trabajaré para que se le declare libre, porque es lo que él quiere”, comentó Lippestad esta semana en un encuentro con los periodistas internacionales en Noruega. “Técnicamente se puede hacer, dado que es su deseo, aunque los argumentos jurídicos son más difíciles”.
            Aunque resulte difícil de imaginar, existe la posibilidad de que un día Breivik será libre. “En Noruega no existe la cadena perpetua y, aunque hay una figura que abre la posibilidad a prisión de por vida, Breivik tendrá esa opción de ser libre”.  Ante esta afirmación que podría provocar reacciones, Lippestad trata de tranquilizar afirmando que “Breivik no será declarado no peligroso en tres años. Pasará muchos años en la cárcel. Pero un día será un hombre libre y tendremos que aceptarlo e intentar que no vuelva a ocurrir algo así”. “En la calle hay muchos psicóticos y ellos no crean ningún debate. Es la especialidad de este caso lo que preocupa a la gente”.

¿Está loco Breivik?
El juicio comienza en dos semanas y, en estos momentos, la gran duda es saber si Breivik será declarado responsable penal o no, tras el primer informe que lo declaró irresponsable. Este caso es muy particular. Normalmente, el abogado defensor intenta que su cliente sea declarado no responsable para evitar la cárcel, pero aquí el propio acusado desea ser procesado como hábil. Lippestad no quiere entrar en detalles técnicos sobre si le considera o no responsable penal, pero afirma que “hay argumentos para ser declarado hábil, y aunque provoque incluso problemas éticos porque Breivik no sepa lo que es mejor para él, trabajaremos para ello”. El abogado no niega el diagnóstico de la esquizofrenia paranoide, y sabe que esto creará debate en otros países, pero existen grados y, cree que su cliente puede ser responsable. Su principal instrumento  será la propia declaración de Breivik, pero también la madre de este comparecerá ante el tribunal para apoyar la teoría de que Breivik no es un loco.

Resulta difícil entender cómo se puede defender de forma tan vehemente al actualmente hombre más odiado de Noruega. Más aún, sabiendo que Lippestad fue dirigente del Partido Laborita, uno de los objetivos del terrorista. Fue el propio Breivik el que eligió a Lippestad poco después de ser detenido y el propio abogado, durante su primer encuentro el 23 de julio, le preguntó “¿Por qué me elegiste a mí?”. En 2001 Lippestad también fue noticia por defender a un neonazi que había matado a un adolescente de color. “En esa época Breivk empezó con sus ideas, y mi nombre se le empezó a grabar en su cabeza”. 
El abogado, destaca a menudo su defensa de “argumentos jurídcos, pero no ideológicos. Él sabía que de ninguna manera hubiera aceptado el trabajo por motivos ideológicos. Yo le dije que me centraría en lo jurídico y él se puede ocupar del contenido de su manifiesto”.
“Tenemos mucha motivación. Creemos en el Estado de Derecho, en la sociedad democrática y en el derecho a la defensa. Somos puramente profesionales”, afirma Lippestad. “Defendemos personas y sus derechos. Además, pienso que la sociedad perdería mucho si se le presentara como un monstruo. Es una persona, un miembro de la sociedad”.
El abogado, que tiene 8 hijos, 4 de ellos biológicos, asegura que también tuvo sus dudas al principio y que fue su mujer quien le convenció en aceptar el trabajo. “Ella es enfermera y me dijo que, si tras la detención de Breivik hubiera estado herido, le habrían intentado curar. ¿Por qué no iba yo a hacer mi trabajo?”.
“No quiero ser famoso”
Desde entonces, la cara de Lippestad se ha hecho conocida en todo el planeta.”Es raro viajar al extranjero y que te conozcan. Pero mi objetivo nunca ha sido ser famoso, aunque me alegro de haber llegado al  juicio con la madurez de tener casi 48 años y los pies en el suelo. Además, encuentro mucha compresión por nuestro trabajo allá donde viajamos”.
Desde que aceptó esta misión, el abogado es consciente de las críticas que ha recibido, aunque lo lleva bien. “La verdad es que me esperaba más. Defendí hace años a una persona que había matado a dos niños y tuve duras críticas. Fue duro al principio, pero todo cambió después de tan sólo una semana. Aunque he de admitir que sí he sufrido algo de soledad colegial”.
Una de las críticas ha sido el hecho de que aparezca tan a menudo en los medios. Pero Lippestad se defiende. “En este caso es totalmente necesario, porque el Fiscal está mucho en los medios y el caso está mucho en los medios. En principio pensé responder sólo “sin comentarios, no voy a decir nada”, pero es totalmente imposible. Y una vez que te abres a los medios, son muchos los que desean que hables. Mi cliente siempre ha sabido lo que he dicho a la prensa y siempre lo ha aceptado”. No teme por su seguridad, la cual deja a las autoridades policiales. “Si tuviéramos miedo de ser agredidos, no haríamos bien nuestro trabajo”.  
Comienza así en dos semanas el que seguramente sea el juicio más difícil de su vida. Pero no sólo para él, sino para las familias que tendrán que escuchar los argumentos del asesino de sus hijos, quien ya ha manifestado que no se arrepiente. “Breivik tiene su derecho de explicar por qué hizo lo que hizo. Yo tan sólo me centraré en la parte judicial. En las declaraciones de Breivik hay cosas que sólo él entiende, pero yo voy a intentar que los jueces intenten ver la parte de realidad que hay en lo que dice. Eso debe ser tenido en cuenta en un proceso justo. Hay una realidad en su cabeza, que puede ser pequeña, o absurda, pero lo usaremos”, termina el abogado, quien contará entre los testigos con el conocido Mulla Krekar,  para basar la teoría de Breivik del  aumento del islamismo radical en Europa. Krekar está desde 2006 en las listas de terroristas internacionales y esta misma semana ha sido condenado a cinco años de cárcel por amenazas de muerte y actos terroristas.

Lippestad es realista, su objetivo es que se respete el derecho a la defensa de su cliente, y su victoria no será si Breivik es libre o no, sino tan sólo “ver que hemos hecho lo que hemos podido, que hemos hecho un buen trabajo defendiendo el estado de derecho”.

1 comentario:

  1. De locos que este hombre vuelva a la calle como si nada, seguiré sin entender este sistema. Es mas me da depre ponerme a leer y pensar en esa noticia, que quieren otra nueva intentona reforzada?

    ResponderEliminar