jueves, 29 de agosto de 2013

Es duro estar lejos de los tuyos

Llevo tiempo valorando si publicar o no este post. Por un lado, porque es muy personal, pero además, porque a mi padre, el principal y más importante lector de este blog, no se sí le gustará que lo publique. Pero me he decidido porque creo que a muchos de los que estén valorando emigrar quizás les pueda ayudar. Y los que ya lo hayan hecho, seguro que se sienten identificados. Cuando uno emigra, lo pasa mal buscando un trabajo decente, le cuesta el choque cultural, quiere tomarse cañas con los amigos y echa de menos el jamón serrano. Pero, sin duda, lo más importante siempre es, lo que todos sabemos, la familia. Y uno no se da cuenta verdaderamente de lo duro que es hasta que vienen mal dadas.
He empezado a escribir esta entrada tras ver un capítulo de "Cuéntame", que aunque parezca una chorrada, siempre me pone nostálgico. Supongo que les pasará a todos, pero yo veo reflejada mi familia en los Alcántara. No porque todos los hermanos hayamos estado en la cárcel, sino por ser una familia luchadora, que se lo ha ganado todo a pulso y donde el amor de los padres resiste cualquier contratiempo.
Hace unos meses le detectaron a mi madre la enfermedad esa, la innombrarle. Es un bulto pequeño, que en pocas sesiones desaparecería y sería tan solo el recuerdo de un mal verano. En ningún momento me he planteado ni me planteo que las cosas vayan a ir mal. Pero las cosas van para largo. Ya no será sólo el verano, sino también un otoño pendiente de médicos y teléfonos. La impotencia es terrible. Uno está lejos, muy lejos. Sí, hay Skype, con llamadas con video casi a diario. Sí, hay la mierda de Ryanair, que te deja en Madrid por "poco" dinero. Pero no es tan fácil. Una llamada nunca se puede comparar a un abrazo. Y viajar no es tan sencillo cuando se tiene una vida y un trabajo. De la puerta de mi casa a la de mis padres hay, más o menos, 10-12 horas de viaje. Para un fin de semana parece que no merece la pena. Y, por suerte, mi madre no está ni tirada en la cama, ni nos va a dejar. Así qué, en otras palabras, "no hace falta que vaya". Así es, no hace falta, pero también me gustaría estar ahí.
No se. Todo son pajas mentales. Ya he estado una vez este verano y supongo que volveré en otoño.
Y tengo suerte de que el trayecto sea de tan solo medio día. Un amigo tuvo que atravesar medio mundo para visitar a su madre en Argentina.
En fin, no tengo muy clara la finalidad de este post. O de sí le ayudará a alguien. Pero tan solo me apetecía compartirlo en este lugar que es tan mío, mi blog.



El episodio de "Cuéntame" que estoy viendo, donde a Carlos le toca pasar la Nochebuena en la cárcel.

- Posted using BlogPress from my iPad

10 comentarios:

  1. Mucho animo.
    Me vi en una situacion parecida y es muy duro no poder estar en el lugar que debes.

    ResponderEliminar
  2. Vaya,pues va a resultar cierto que te ves los capítulos enteros de Cuéntame.... :-)..... Perdona esta forma de entrar, pero era para romper un poco ese tono nostálgico del fondo. A este respecto me alegra saber que no soy la única pardilla que identifica a su familia con los Alcántara; de hecho, yo identifico incluso los muebles y toda la decoración, y juro que postearé la foto de un cuadro de la "época" al que me une una anécdota personal, relacionada con la serie, también...

    En cuanto al tema de fondo que tratas no hace falta que te expliques más allá de cómo lo haces, se entiende tan bien...Y no te desanimes en absoluto, por si te sirve de ayuda, mi padre pasó por ese mismo problema en el 2009, aunque con un pronóstico tan grave y un estado tan avanzadoque no puedo ni mencionarlo :-/ . Se trataba de un ... de estómago con metástasis. Juro que es imposible encontrar a un ex-paciente con los hábitos de vida y alimenticios de mi padre,pasando por una especie de forro mágico todas las órdenes y consejos médicos conocidos o por conocer. Aparte del hecho de seguir fumando todo lo que le da la gana, me gustaría poder realizar un reportaje que mostrase todo lo que come después de haber pasado por ese trance tan duro durante año y medio ... Cocidos,potajes,embutidos,guisos, botillos,mariscos, los chorizos más fuertes, tocino y grasas de todo tipo, pulpo aderezado con un montón de pimetón picante, y pimientos de Padrón(los que hacen arder la boca).
    Después de haber visto hace tiempo tu fabulosa galería fotográfica de comida española, aún creo que ésta se llevaría la palma.. :-D.
    Así que, piensa en positivo y en lo bien que come también tu familia mientras tú extrañas desde la distancia la producción autóctona, aunque te lleves de contrabando algunas partidas; y sobre todo, no dejes de creer en los pequeños milagros, justo cómo lo estabas haciendo cuando empecé a redactar este comentario... :-)

    Helena

    ResponderEliminar
  3. En primer lugar, ánimo y fuerza !! Sé que es difícil y te entiendo. Para llegar a casa de mis padres, tardo 24 horas, de puerta a puerta... y se hacen eternas !!
    Pero todo compensa cuando puedes darle un abrazo en persona .... sientes que todo valió la pena. Mientras, como bien dices, nos queda Skype, que la verdad es que nos lo pone bien fácil... y el saber que estamos haciendo, o al menos creemos que lo hacemos, lo mejor por nuestros hijos !!!
    Abrazos y que tu madre tenga una pronta recuperación. Felicidades por tu blog !!

    Ana

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por escribirlo y contarlo. A mi sí que me ha ayudado.
    Gracias ÁNIMO.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por esta profunda, y tan humana, publicación. Que tu madre tenga una pronta, y feilz, recuperación.
    Gracias por compartir tus pensamientos. Gracias por tu blog.
    Abelardo León González.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por compartir algo que a todos nos "martillea" de vez en cuando,la sensación de no estar donde deberíamos.

    Todo va a salir bien. ¡Seguro!

    Yo también veo Cuéntame. Un pedacito de mi vida en la pequeña pantalla.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Ese es el mundo del inmigrante. Hoy vivo en Canarias, pero en Octubre estaré por allí . Mis padres migraron a Venezuela dejando la familia atrás. Mi madre con 16 años y un chiquillo dejó a su familia, y pasaron 18 años para volverlos a ver. Las cartas tardaban 3 meses y el encabezado era" Esperando que a la llegada de esta os encontréis todos bien de salud"...y cuando se llamaba por teléfono era la telefonista del pueblo quien avisaba y no veas. Mi madre y mi padre no pudieron ver a los abuelos, ni asistir a sus respectivos entierros. David hoy somos otra generación, tenemos los medios, pero siempre serán poco. Tenemos formación, experiencia y medios. David, se que estas pasando un momento malo, pero centrémonos en lo bueno que nos da la vida, que lo malo entra solo. Nos veremos¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  8. Hola David, Primero que nada me da mucho gusto saludarte por este medio! Quiero compartirte a ti y los demás lectores que en algún de momento de mi vida pase por una situación como la tuya.. Y bueno, creo que volveré a pasarla, pero mientras tanto solo disfruto el tiempo que sea posible con mi familia porque cuando uno esta en otro sitio y muy lejos de ellos es lo que mas anhelamos, estar con ellos.. Pero muchas circunstancias de nuestras vidas no lo hacen posible. Solo quiero decirte algo mas, ANIMO ;) NO ESTAS SOLO!! Se que debes tener muchas personas que hacen un mundo diferente para ti :) cuídate mucho!!

    ResponderEliminar
  9. Para nosotros, los padres, también es duro estar lejos de vosotros, nuestros hijos, lo que más queremos en este mundo. Ni os lo imagináis. Mi hijo también trabaja en Oslo desde agosto, y buena llantina que pegué desde el aeropuerto hasta casa.

    ResponderEliminar
  10. Se lo que se siente estar lejos de la familia, de tus seres mas queridos, pero tu tienes una meta clara y las razones del por que te alejas pero todos en algún momento llegamos nuevamente a casa. en mi caso me aleje tanto que perdí un ser querido y no pude despedirme como quería aun así lo llevo en el corazón, pero no hay que dejarlo todo por un sueño o aveces un capricho, de vez en cuando es bueno llamarlos todos los días y decirles lo mucho que los queremos y decirles que volveremos a nuestro hogar.

    Bendiciones

    ResponderEliminar