lunes, 13 de mayo de 2013

Fútbol, fútbol, fútbol... en Noruega

No hay duda de que estos casi ocho años en Noruega me han cambiado. Bueno, los ocho años en Noruega, los 34 y pico tacos y los dos críos. Sigo siendo un cabra loca, pero un cabra loca noruego y con dos hijos. Hace diez años siempre juré no entrar en un McDonalds, representación del infierno en la Tierra, y ahora no podemos evitar al menos una visita mensual. Aunque mejor si es el Burger King. 
Hace diez años yo era de esos a los que les importa un pito el deporte. Se podía intuir por mi creciente panza, pero también por mis comentarios, en muchas ocasiones despectivos a los fanáticos del fútbol o a los que perdían la tarde del domingo pegados al transitor o a la tele. Y la vida y Noruega me han cambiado. El hecho de que mi hijo de ocho años juege al fútbol en dos equipos (Solberg y Godset) me ha acercado más a los campos. Y el  trabajar en una escuela para deportistas, NTG, ha conseguido que tenga respeto por estos profesionales. Ofrecen muchas horas de trabajo y sacrificio, y no todos sueñan con ser Messi o Ronaldo, sino con disfrutar con lo que hacen y quizás ganar alguna medalla. 
Este finde ha sido bastante futbolero. El domingo me tocó ayudar en la organización y seguridad del partido de la División de Honor noruega entre Strømsgodset (Drammen) y Brann (Bergen), primero y segundo respectivamente en la clasificación. Un tremendo 2-0 y un partido con muchos más tiros a puerta de los que la liga noruega está acostumbrada, hicieron de la tarde un buen recuerdo. 

Y hoy le tocaba el turno a mi hijo, en su primer partido de la temporada con Solberg Lions (hay que recordar que aquí la temporada empieza al terminar el invierno). No empezaba mal. Daniel marcó los tres primeros goles y el partido acabó 11-2 para los nuestros. Si esto sigue así, lo mismo este enano me saca de pobre y ya sólo escribo este blog por entretenimiento... Espera, eso es lo que hago ahora... Bueno, que me saque de pobre y ya veremos lo que hacemos con el blog. 

2 comentarios:

  1. David, entre tu hijo astro del fútbol y tu hija modelo de alta costura....Creo que tu esposa y tu tendréis una vejez holgada. Eso sí, aguanta hasta que ese día llegue.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Sos muy divertido, me gusta como escribís, yo prefiero comentar que escribir mi propio blog, lo haría sino fuese tan holgazana para pensar el tema o si fuese tan buena como vos para juntar palabras y darles sentido jeje.

    ResponderEliminar