martes, 17 de mayo de 2011

17 de mayo, y lo pase bien

El 17 de mayo llega a su fin. Solo son las ocho de la tarde, pero aquí hace tiempo que la fiesta llegó a su fin.
Es la sexta o séptima vez que celebro aquí la fiesta nacional Noruega y la primera que puedo decir que realmente he disfrutado. Eso sólo puede significar que me estoy volviendo muy noruego, muy viejo o muy responsable. O lo que es mas probable, las tres cosas.
Hasta hace bien poco yo no podía decir nada bueno de una fiesta cuyo programa oficial empieza a las seis de la mañana y acaba a las cuatro de la tarde. Una fiesta cuyo máximo atractivo era ver a críos gritando "hip, hip, hurra" y agitando la banderita. Mis primeros 17 de mayo, aun rondando los 25 y sin hijos, los pase de resaca. Y puedo tener un vago grato recuerdo del 16 de mayo, pero no mucho de una fiesta a la que no veía ninguna gracia.
Pero las cosas cambian. Y las circunstancias también. Ahora siento a Noruega mas mía. Tengo dos hijos. Mi padre esta aquí de visita. Y hoy ha hecho un día magnifico. Lo he pasado bien.
NO TAN MADRUGADOR
El desfile de los niños solía empezar a las diez, pero este año, por suerte, lo retrasaron hasta las doce aquí en mi.... pueblo (iba a escribir ciudad, pero el que se atreva a llamar ciudad a Solbergelva es que no ha viajado mucho). Después de un buen desayuno con queso marrón, que no puede faltar en la mesa noruega, acudimos al desfile. Antes de incorporarnos, escuchamos tocar a Michael Jackson a ritmo de banda infantil, mientras los niños gritaban y algunos cantaban el himno nacional. Luego fue un agradable paseo, charlando con vecinos y otros padres de la guardería. Al llegar al destino, no faltó el típico pølse noruego (la salchicha).
Después, visita a las ferias. Y disfruté como un enano junto con mi hijo en unos coches de choque y un "látigo" que he descubierto que ya no son de mi tamaño. Ni a lo largo, ni a lo ancho.
Ya en casa, seguí mejorando mi técnica en la parrilla para terminar con una estupenda tarta de tiramisú.
Yo se que a cualquier españolito medio, en especial si no ha llegado a la treintena, lo expuesto le parecerá cualquier cosa menos un buen plan. Pero a quién le importa. Yo lo pasé bien.




YouTube Video


-- Desde Mi iPhone, perdonen los errores :)

4 comentarios:

  1. Oye David: ¿para cuando el bunad?

    ResponderEliminar
  2. Weeeeeeeeeeeno... te quejas mucho de los 'tristón' que es el día nacional noruego pero... la verdad es que aquí tampoco estamos para tirar cohetes. Yo creo que somos peores que ellos en ese sentido.

    Me alegro muchísimo de que lo disfrutaras =)

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo con el comentario anterior aunque veo que lo remontas con buen ánimo,ya. Esa planificación es estupenda y aún se puede disfrutar de algún modo (por ejemplo, subiendo a las atracciones infantiles :-)). Estaría bien gritar al mundo que es muy bonito celebrar un día nacional agitando banderitas y viendo a gente entusiasta, capaz de levantarse a las 6 de la mañana para celebrar algo. Como tú sabes muy bien, esta última opción sería ciencia ficción en España, por lo cual es relativamente fácil rodar una escena de una calle céntrica de Madrid ,totalmente vacía, sin romperse los cuernos demasiado, -"Abre los ojos" de Amenábar-. Incluso creo que se podría intentar hacer cosas más difíciles.. :-) Lo mportante en una fiesta española es NO ir a trabajar, ¡y si puede ser, dormir!. Hoy es también el día de Galicia, por ejemplo, y me gustaría que tuvieseis todos una instantánea del ambiente en la calle. (Eso sí, los periódicos se llenan de a artículos y comentarios reivindicativos). Esto sí que es Plan, y ni lo de los noruegos!!. :-P
    También estoy de acuerdo con el comentario anterior al anterior.

    ResponderEliminar
  4. pues... a lo mejor el próximo lo terminamos en mi casa...

    ResponderEliminar