lunes, 5 de octubre de 2009

Vallisoletano por el mundo: entrevista periódico Gente

Como ya anuncié hace unos días, el pasado viernes publicaron un reportaje sobre un cuestionario que me hicieron via e-mail. Ser periodista y entrevistado es bastante duro, porque uno mismo siempre lo habría hecho de otra manera, pero en general creo que está muy bien. Un buen trabajo de edición, pues resumir las más de cuatro hojas que envié no es taréa fácil. De todas formas, no puedo dejar de comentar dos cosas. ¡Tengo 31 años y no 35! Este error tipográfico me toca las narices, pero claro, al tener dos hijos y ser español, se asume que mínimo se han de tener 35 años (nota a mi compañero periodista: es una broma y no te guardo rencor, son gajes del oficio ;) Además, yo nunca habría usado la palabra futbolero, pero bueno, cosas anecdóticas. Leedlo y sacad vuestras propias conclusiones.
Está en la página 9, además de una ventana en la portada.
ENLACE AL REPORTAJE
Por añadir algo (por añadir mucho), un periódico siempre es limitado, pero el blog no tiene bordes ni fronteras, así que voy a pegar aquí todo el cuestionario que respondí. Veréis el buen trabajo de resumen que el peridista ha realizado. Después de leer esto, podéis decir que me conocéis más casi que mi propia madre.
CUESTIONARIO ENVIADO AL PERIÓDICO GENTE:

ENTREVISTA DAVID FERGAR

Lo primero aclarar una cosa sobre mi nombre. Realmente me llamo David Fernández García, pero siempre firmo como David Fergar porque Fernández García somos diez millones en España, y sin embargo, si buscas David Fergar en Google, mi blog sale de los primeros J. Así que me puedes presentar como David Fergar. Tengo 31 años.

En primer lugar, cuéntenos ¿qué hace un vallisoletano en Noruega? ¿Qué razones le llevaron a esta situación?

Como casi todos los españoles que estamos aquí, una rubia me engaño. Mi historia es bastante divertida. Yo trabajaba en el Norte de Castilla hace seis años. Terra Mítica, en Benidorm, inauguraba nueva montaña rusa e invitaron a periodistas de toda España. De El Norte tenía que haber ido Antonio Corbillón, pero a él no le apetecía y me lo ofreció y, claro, yo con 24 años, encantado de la vida. La que hoy es mi mujer trabajaba de auxiliar de clínica en una residencia para ancianos noruegos en Albir, un “gueto” noruego cercano a Benidorm. Coincidió que los periodistas estábamos de fiesta en el pub Penélope de la playa y yo bailaba sobre una plataforma… Vi cuatro rubias, me salió la vena Alfredo Landa y allí fui…. Y aquí estoy. En Noruega, casado y con dos hijos.

¿A qué se dedica exactamente profesionalmente?

Yo soy periodista, y aquí trabajo de periodista, pero eso da poco dinero. Por eso, de lo que vivo y lo que me lleva más tiempo es el trabajo de profesor de español. Trabajo en la Escuela Noruega para Deportistas de Élite y en otra escuela privada llamada Sonans. Como periodista, trabajo para RNE y para el periódico digital www.soitu.es. Además, aún no me da dinero, pero considero mi blog también como mi trabajo www.davidfergar.blogspot.com

¿Cómo es un día en la vida de David Fergar?

Más o menos… Me levanto y mientras desayuno, escucho RNE por Internet y leo los periódicos noruegos digitales, por si hay algo que pudiera enviar a España.

Luego cojo el coche y a la escuela. Tengo horario muy flexible y la única obligación es estar en la escuela en mis horas de clase, por lo que a veces puedo llegar más tarde y dormir más, y raramente trabajo más allá de las tres y media.

Luego a casa. Aquí en Noruega se come la “comida-cena” entre las cuatro y las seis.

Luego la siesta, que para mí es una tradición española esencial. Por la tarde, diferentes actividades: Jugar con mi hijo, ir a la piscina o al gimnasio, curso de tambores africanos o tango, o alguna clase extra privada… Por la noche, tras acostar a mi hijo, ver la tele con la chica o escribir en mi blog www.davidfergar.blogspot.com (no te olvides hablar de él ;)

¿Cómo fue el momento en que comunica a su familia que se va a Noruega?

Cuando decidí mudarme ya no fue ninguna sorpresa, porque ya tenía una relación estable. Pero la sorpresa fue cuando vine por primera vez. Había conocido a una chica noruega, una amiga, y me iba dos semanas a visitarla. Mi madre casi no sabía ni dónde estaba Noruega y me dijo que estaba loco, pero nunca me pusieron ninguna pega. Todos saben que yo siempre fui bastante lanzado para todo.

Si no le importa contestar a esta pregunta, ¿nos puede decir con quien vive? ¿Está casado? ¿Tiene hijos?

Me casé el año pasado aquí en Noruega, con Eva, una preciosa noruega con la que llevo más de seis años. Tenemos un hijo de cuatro años y medio, Daniel, y en torno al 27 de septiembre nacerá Lucía.

¿Cómo fue su primer mes en Noruega?

No sólo mi primer mes. Mi primer año fue horrible. Yo venía de trabajar de periodista en El Norte, un periódico con buen nombre, y me vengo a Noruega sin nada. Ocupé el primer año en aprender un dificilísimo idioma que no quería aprender y en hacer mil trabajos que no quería hacer. Trabajé dando clases privadas en mi casa, de repartidor de Pepsi, repartidor de publicidad, acompañando a un chico con problemas de hiperactividad, recogiendo vasos y en el guardarropa de una discoteca y haciendo encuestas a chilenos para el Instituto Nacional de Estadística noruego. Todo daba para arañar algo de dinero, pero en Noruega y con un niño, no daba para nada y mis padres tenían que enviarme algo de dinero. Imagina. Mandar dinero de España a Noruega. Pero eso es pasado y hoy mi situación es totalmente distinta y bastante buena.

¿Cuándo siente más morriña?

Cada vez que veo los jueves “Cuéntame” en TVE Internacional. Voy al super, compro queso manchego y jamón, me pongo un vino (por desgracia aquí no encuentro Ribera de Duero, sólo Rioja. Valladolid tiene que ponerse las pilas) y veo la serie. Y no pasa un día que no llore…o casi. Ahí veo reflejada a mi familia, en una de las torres del Parque Arturo León, en la Rubia. Comer junto a toda la familia y charlar con mis padres y hermanos es algo que siempre se echa de menos.

¿Qué imagen le viene a la cabeza cuando oye la palabra Valladolid? ¿Qué recuerdos tiene?

Mis mejores recuerdos son de la Universidad. Estudié Derecho en Valladolid y fueron años fantásticos. Dirigí la revista Artículo 20 y pasé momentos estupendos ahí. Además de unas fiestas históricas, que aquí en Noruega parecen un sueño. La imagen que me viene cuando oigo Valladolid es la fachada de la Universidad, pero mirando a La Antigua, donde están todos los bares donde tantos buenos ratos he pasado.

¿Cuándo vienes por aquí? ¿Suele venir por aquí?

El último año menos porque por culpa de la crisis quitaron todos los vuelos directos a Madrid, y había tres. Pero a partir de octubre Ryanair vuelve a tener vuelo directo Oslo-Madrid y creo que podré ir más. Voy en Navidad cada dos años, y una o dos veces más al año. La última vez fue en junio en la noche de San Juan. Fantástica fiesta que pasé junto a antiguos amigos de las asociaciones juveniles a las que pertenecía. Y no tengo plan de volver a Valladolid hasta el próximo junio, lo cual puede que se haga bastante largo.

¿La gente que emigra es porque en Valladolid no hay salidas profesionales?

Puede ser, pero la gente que emigra no lo hace al extranjero, sino a Madrid. Casi todos mis compañeros de Universidad están trabajando fuera de Valladolid, pero no en el extranjero. Si no hay una buena razón (una chica o un chico) para salir de España, a todos nos gusta más quedarnos en España.

¿Se ha encontrado con más españoles en Noruega? ¿Queda con ellos?

Tengo un grupo de buenos amigos españoles en Oslo, casi todos del entorno de la Embajada de España, porque yo hice el master del ICEX y me sirvió para conocer gente. Intento quedar con ellos todo lo que puedo, al menos una vez al mes, pero entre la familia y que vivo a 40 km de Oslo, no es tan fácil.

¿Qué admira de la cultura de Noruega?

Lo bien que han conseguido el estado social que soñaba cuando yo estaba en la asociación JOC-E de Valladolid. Un país en que la ecología es importante, la igualdad entre hombres y mujeres es básica, las diferencias entre ricos y pobres menor a otros países, el apoyo y las ayudas a la familia es fundamental…

¿Qué valoran los noruegos que no lo hagamos los españoles?

La naturaleza, el salir de excursión. Muchos noruegos tienen cabañas en el campo, y el mejor plan del mundo es ir allí el fin de semana y esquiar si es invierno o pasear por el bosque si no hay nieve. En España también puede gustar eso, pero donde un español se siente más español es en la barra de un bar.

¿En que se parecen más los españoles y los noruegos? ¿Y en que menos?

Más: No sé, todos somos humanos y europeos, al fin y al cabo no somos tan distintos, ¿no? Bueno, aquí también hay pasión por el fútbol, no sólo deportes de invierno, especialmente la liga inglesa y luego la española.

Menos: la vida social. Aquí se reúne la gente más en casa y en España en el bar. Esto ha provocado las mayores broncas con mi mujer. A mí me apetece quedar en un bar con un amigo para charlar y tomar una cerveza y para mi mujer prácticamente eso es irse de fiesta.

Y la familia. España es muy familiar, y en Noruega los jóvenes se mudan con 19 años y además casi todos tienen 3 o 4 padrastros y madrastras y hermanastros.

¿Qué imagen tienen los noruegos de los españoles?

Muy buena, extremadamente buena. Al menos esa es mi experiencia. Además de tener la imagen de que nos gusta mucho la fiesta, ven al español como una persona con carácter y personalidad, y muy alegre. Yo también me veo así, al menos :) Cada vez que conozco a alguien y digo que soy español, me responden con una sonrisa. Pero tenemos que hacer mejor publicidad de Valladolid, porque sólo los que son apasionados del fútbol han oído hablar de la ciudad, y siempre tengo que decir que soy de una ciudad cercana a Madrid.

¿Cuánto tiempo se ve viviendo en Noruega?

No lo sé. Todos decimos que pronto, pero conozco a varios que han dicho eso y llevan viviendo aquí 20 años. Yo ya llevo cinco, y al menos seguiré hasta que mis dos hijos empiecen la escuela, para poder aprovechar todas las ayudas a la familia que este país ofrece. Lo que quiere decir al menos seis años más. Seis y cinco… once… Un mínimo de once años… Me estoy empezando a deprimir…

¿Cómo es un fin de semana en Noruega?

No es que yo lo cumpla mucho, pero un fin de semana en Noruega es igual a campo. En invierno ir a esquiar o a patinar sobre hielo, lo cual he mejorado mucho, y el resto del año paseos por el campo. Pero no nos equivoquemos, a los noruegos también les encanta la fiesta, y el sábado por la noche es igual a bebérselo todo. Yo últimamente no salgo mucho, y lo echo muchísimo de menos, pero la familia es la familia. Pero no falto los domingos a una jam sesion en mi ciudad. Música en directo donde todo el mundo puede participar. Como en este país todo el mundo habla y canta inglés, hay mucha música en inglés y hay mucha calidad.

¿A qué dedica su tiempo de ocio?

La familia se lleva la mayor parte del tiempo. Leí en algún sitio que el padre español no pasa con su hijo más de un par de horas a la semana, y yo con el mío pasó más de dos horas al día. Además, intento hacer todas las actividades posibles, gracias a que en Noruega no se trabaja por la tarde. He ido a un curso de tambores africanos, a uno de tango con mi mujer, a la piscina, al gimnasio… Y también intento conocer noruega. Viendo mis albumes de fotos de los dos últimos años, veo que he viajado bastante. Además, y algo de lo que estoy orgulloso, es lo que he aprendido de los deportes de invierno. Yo nunca había pisado una pista de esquí, y además que no soy precisamente muy deportista, y soy muy grande, una mezcla difícil de compaginar con deportes de invierno. Pero me empeñé y, sin hacerlo muy bien, y cayéndome a menudo, controlo el patinaje sobre el hielo, el esquí de fondo y el snowboard. Además, he ido alguna vez a pescar sobre el hielo. Es increíble, casi en medio del mar, a dos o trescientos metros de la costa, se hace un agujero y a pescar. Está riquísimo.

¿Háblenos de la gastronomía de este país?

Lo peor. Si pescas tú, está muy rico, pero comprar pescado fresco en el supermercado es casi imposible. Muy poco. Y el salmón y la carne de ballena están muy ricos, pero no es algo que se come muy a menudo. Mucha patata y salsa marrón. Además, mucha comida precocinada de sobre, a la que simplemente se le añade algo de carne, agua y leche y a cocer. No hay tiempo para hacer comida. Pero mi tortilla de patata no falta, al menos, una vez al mes, e intento que sea más a menudo.

Cuéntenos la situación más graciosa que le ha pasado. ¿Y la más comprometida?

- Graciosa fue mi despedida de soltero con los amigos españoles de Oslo. Cogimos un barco que sale de Oslo y se pasa la noche en altamar. Llega a Dinamarca y vuelta. Como es zona internacional, el alcohol es más barato y es un fiestón. Coincidimos con la fiesta de los 90 y hubo concierto de SNAP, aquel rapero negro tan famoso cuando iba al instituto.

- Gracioso y comprometido fue también lo que me pasó con un grupo de alumnos. En Noruega las notas van de 1 a 6, y un 6 es como un sobresaliente. 6 se escribe seks y sexo se escribe sex, pero ambos se pronuncia básicamente igual. Yo quería decir: “Tenéis que trabajar y hacer la taréa, porque ¿cuántos de vosotros quiere tener un seis conmigo?”, es decir, quién quiere un sobresaliente. Y lo que en verdad dije fue: “¿cuántos de vosotros quiere tener sexo conmigo?”. Además de risas, tuve algunas ofertas, pero tuve que rechazarlas por razones obvias.

Si alguien piensa viajar a Noruega, ¿qué no debe faltar en su mochila?

Sin duda, unas buenas botas de gore-tex, porque se va a andar mucho por el monte y seguro que sobre agua. Lo del frío es más un mito, porque casi todos los turistas vienen en verano, que puede llegar a haber 30 grados. Yo siempre digo que en Oslo hay diez grados menos que en Valladolid.

Mande un mensaje a toda su gente y vallisoletanos

Que no duden en venir a visitarme, que tengo una casa de 200 metros cuadrados y un jardín enorme que quiere ser ocupado, y ahora volar sale muy barato. Y que todos visiten mi blog, De luces y sombras, www.davidfergar.blogspot.com, para que sepan como es la vida de un vallisoletano en Noruega. Y a los antiguos compañeros del colegio Alonso Berruguete, instituto Pinar de la Rubia y Universidad de Derecho promoción 2001 que busquen a David Fergar en Facebook, y allí nos vemos.

Muchas gracias


4 comentarios:

  1. Muy buena entrevista, y eso que no te gusta hablar de tu vida privada ;)

    Pero ha servido para conocer un poco mejor a esa persona que hay detrás de este blog.

    Por cierto, muy gracioso la forma de conocer a tu mujer :D

    ResponderEliminar
  2. Que bonita entrevista! Ahora ya sabemos mas de ti. Muy chula.
    Un abrazo
    MARIA

    ResponderEliminar
  3. Hola David: creo que el colega en parte compensó su error tipográfico de la edad con algunos agregados de su autoría. El más notable(y el que te salvará la cabeza) creo que es el de agregar que era broma que tu estás en Noruega porque una rubia te engaño. En el cuestionario original no lo dice. No quiero ni pensar cuantos días dormirías en el sofa si tu esposa llegara a leer eso. De mi experiencia con los noruegos he aprendido que tienen una tendencia a interpretar las cosas al pie de la letra y en sentido muy literal.
    Luego de leer cuidadosamente el artículo tengo que reconocer el sacrificio personal que debes de haber hecho para presentar ciertas entradas del blog, a modo de ejemplo la nota sobre Tryvann. Si es como dices que salir con amigos a una bar a tomar una cerveza es casi irse de fiesta, agregar un par de tías a tu amigo debe de ser estar al límite y hacer una nota en una fiesta "con noruegas etílicas y hormonas a borbotones" el paso previo al divorcio. Así que amigo, tienes mi reconocimiento por los riesgos que corres y mi eterna gratitud.;)
    Saludos y sigue así que vas bien.

    ResponderEliminar
  4. Hola David,

    voy a visitar Oslo el próximo mes de diciembre y documentándome he encontrado tu blog. Simplemente comentarte que me ha gustado muchísimo y me han parecido curiosas algunas de las historias que cuentas.


    Saludos desde España ;)

    ResponderEliminar