viernes, 27 de febrero de 2015

DOS SEMANAS EN CALIFORNIA

Una de las ventajas de trabajar en NTG, la Escuela noruega para deportistas de élite, es la posibilidad de viajar junto a los alumnos por el mundo cuando ellos van a entrenamientos y competiciones. La escuela paga la estancia del profesor y el trabajo es dar clases a los alumnos entre 3 y 4 horas al día, teniendo el resto del tiempo bastante libertad para disfrutar del país de destino.
Después de cinco años en la escuela, por fin pude disfrutar de esta posibilidad y acabo de volver de dos semanas en California con los alumnos que se dedican al motocross. California es un paraíso para este deporte, y cada localidad tiene su circuito, que hizo las delicias de los alumnos. Por mi parte, además de acompañarles en algunos entrenamientos, pude conocer bastante la zona y disfrutar de interesantes experiencias.
SUPERCROSS SAN DIEGO
Mi primer día en USA no pudo ser más americano. Viaje a San Diego para ver el Supercross, un espectáculo gigante donde los mejores motoristas del mundo saltan y corren alrededor de un circuito instalado en el interior del enorme estadio de beisbol de la ciudad. Todo acompañado de un tremendo show a la americana con himno nacional y fuegos artificiales incluidos, y con el toque de color de las "chicas monster", que siempre calientan estos espectáculos.

SANTA MONICA BEACH
Mi primera visita a Los Ángeles tenía que ser al muelle de Santa Mónica, escenario de tantas películas y series de televisión. En mi cabeza estaba la escena final de "Un día de furia" o las tórridas carreras de Pamela Anderson en "Los vigilantes de la playa". Disfruté de una increíble puesta de sol y, al terminar mi visita, comiendo una enorme hamburguesa en un típico local, vi cómo la gente animaba a gritos, como si de un partido de la NBA se tratase, al fugitivo que veían por televisión tratando de escapar de la policía en una de las múltiples autopistas de la ciudad. Casi 4000 km de esas carreteras he hecho en dos semanas. 

LAKERS VS NUGGETS
Uno de mis sueños de la adolescencia era ver un partido de Los Angeles Lakers en su casa. Y lo cumplí. Fue lo primero que compré cuando supe que iba a ir. No sabía si podría y por ello compré los billetes más baratos, por si los perdía. 25 dólares para estra en el cielo del Staples Center. Al final fui con uno de los alumnos, pero ver a los jugadores como manchitas amarillas no me pareció suficiente y, tras el primer cuarto, vi una fila libra detrás de los Lakers y allí que me planté con todo mi morro, al ladito de Denzel Washington. He de admitir que se vive y se disfruta mucho más en asientos que realmente cuestan 400 dólares.

ROAD TRIP TO LAS VEGAS
Tan sólo tuve un día libre y algún viaje había que hacer. Poco más de 24 horas en Las Vegas bastaron para disfrutar de las maravillas de esta excéntrica ciudad, con un concierto de Calvin Harris en el club Hakkassan del hotel MGM y visita a sus monumentales hoteles. Pero no piensen mal, lo de "lo que pasa en Las Vegas se queda en Las Vegas" no se cumple en esta ocación y todo lo ocurrido aparece en el video.

SKYDIVING
En mi lista de "cosas por hacer antes de los 40" estaba el saltar en caída libre desde un avión. Estuvimos alojados en Perris, una ciudad a hora y media de Los Ángeles en medio del desierto, sin ninguna otra atracción que un aeropuerto desde el que saltar a ese desierto. Y tras darle muchas vueltas, allí que me fui. Viendo el video, no puedo creer que fuera yo el que saltara.

NTG MOTOCROSS
Estuve en un par de entrenamientos con los chavales y la verdad es que es increíble, aunque el dolor de cabeza no te lo quita nadie. Cuatro horas seguidas de ruido sólo son aptas para un auténtico apasionado del motor.

HOLLYWOOD
Una de las visitas más esperadas y fue la que más me decepcionó. La fama de la "Avenida de la fama" (redundancia intencionada) se debe tan sólo a los veinte metros donde están el Teatro Chino y el antes llamado Teatro Kodak. El resto es una calle repleta de coches, personas sin hogar, baldosas rotas y unas cuentas estrellas de actores desconocidos. Aún así, pude hacerme la foto en la alfombra roja donde al día siguiente se entregarían los Oscars. También recorrimos Mulholland Drive, famosa por la película y por albergar la casa de celebrities, pero que la verdad que al circularla no es más que una carretera. También subí al Observatorio Griffith, donde estuvimos haciendo cola una hora para ver tres puntos blancos en un telescopio. No pudimos disfrutar de muchas vistas por la niebla, pero aún así Los Angeles desde lo alto es impresionante.

PERRIS AUTO SPEEDWAY
Para concluir mi inmersión americana, visité el circuito de tierra de Perris, donde trastos rellenos con un motor dan vueltas y vueltas destrozando el suelo y los oídos. Una de las cosas para escribir "visto", pero no para repetir.


Y en resumen, fue un viaje inolvidable con dos vuelos para olvidar, ya que en la ida rompí el ordenador y en la vuelta cancelaron un vuelo y tuve que hacer noche en Londres. Pero a pesar de ello, a la espera del próximo viaje con la mejor escuela de Noruega, NTG. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario