jueves, 26 de noviembre de 2009

Obama´s count down: 2 weeks to go! Seguridad extrema

En las dos semanas que quedan hasta la entrega del premio Nobel, voy a intentar destacar las noticias de los medios noruegos que me parecen más curiosas o interesantes. Obama no es un premiado cualquiera, y eso se nota.
Desde hace ya tiempo se sabe que Obama no dará la tradicional rueda de prensa el día antes de la entrega, dado que ese día estará en Copenhague en la cumbre del Clima (a la cual tampoco será muy bien recibido). Tampoco acudirá al concierto Nobel en su honor. Un poco raro homenajear sin homenajeado, pero mejor eso que cachear a todo el personal y poner detector de metales hasta en el retrete.
Ahora también dice no a la anual entrevista con la CNN unas horas después de la ceremonia. (Aquí se puede leer la noticia en Aftenposten).
Pero lo más curioso en los últimas días son los consejos y peticiones de la Policía a los ciudadanos en materia de seguridad. (Ver artículo en Aftenposten)
"Tenga las luces encendidas, eche las cortinas, no se asome a la ventana". Estas son rutinas en visitas internacionales de personajes como el presidente de los EEUU o el Papa, pero en un país como Noruega, donde la policía no lleva armas cuando patrullan por la calle, resulta más chocante.
Parece ser que todo el centro de Oslo va a ser tomado por la policía y uno no puede andarse con chiquilladas. "No se comporten de forma extraña o sospechosa por la calle. Podrán ser contactados por los agentes". Mensajes como este, cuanto menos acojonan.
"No se suban a los tejados". Yo no había pensado hacerlo, pero seguro que hay alguno al que se le había ocurrido esta idea. Así que, si ese día te da por asomarte al balcón y sacar los prismáticos para ver si la mujer de Obama tiene alguna marca de nacimiento, es muy probable que un rifle con teleobjetivo esté apuntando a tu cabeza.
No deseo que una nueva versión de Lee Harvey Oswald se presente en Oslo, pero va a ser interesante ver la capital noruega convertida en un estado policial durante las horas de la visita del mandatario americano.
Tan sólo espero que no me hagan un tacto rectal cuando vaya a entrar a la entrega del premio.

1 comentario:

  1. Hola David: las medidas de seguridad de ese estilo molestan bastante. Personalmente yo lo sé porque la padecí en una visita de 72 horas de los reyes de España a la ciudad para un Congreso de la lengua española. Yo vivo a 500 metros del Hotel donde los Reyes se hospedaron. Fueron tres días con un helicóptero volando arriba de mi cabeza. Calles cortadas, verificación de identidad a cada rato. Para desplazarte se tarda una vida. Durante esos tres días salí de mi casa lo menos posible.
    Saludos y respecto al tacto rectal, no te podrás escapar de él, cuando te examinen la próstata en algunos años.

    ResponderEliminar