viernes, 15 de febrero de 2013

Ya no hago "simpas". ¿Me estaré volviendo noruego?

El "simpa". Esa grandiosa institución de la cultura española. Ese orgullo patrio que, junto a la manada de políticos y banqueros que llevan controlando el país, han llevado a España a la ruina. En caso de que haya algún lector ahí al otro lado que no sepa lo que es un "simpa", es una simpática abreviatura de "sin pagar". El uso normal es el caso en que los colegas han pedido su ronda, y aprovechando el tumulto del local donde todos beben por encima de sus posibilidades, se marchan al siguiente bar sin pagar. Éste es un "simpa" socialmente aceptado, pero no es el único. Está el "sin pagar" el IVA, el "sin pagar" las extras, el "sin pagar" los sueldos...
Yo no me atrevería a decir que era un rey en el arte del "simpa", pero puedo poner en mi currículum un par de casos. Todos de esos que te hacen llenar de orgullo y satisfacción.
Pero hoy he notado que mi sangre hispana, ese pícaro que todos llevamos dentro, se está haciendo mayor y, aunque suene mal, responsable. Hoy tuve que hacer una visita al médico de cabecera, con análisis de sangre incluido. Aquí en Noruega existe ese tan mal afamado copago, que quiere decir que tienes que pagar parte de la visita al médico y el análisis. En total, una factura de 244 coronas-33 euros. Tanto la recepción, como la consulta del médico, como la sala de análisis, tienen un terminal de tarjeta de crédito para recordarte que hay que pasar por caja. Lo normal es que, al llegar, te toman tu número personal y, antes casi de decir "buenos días", ya te están pidiendo la tarjeta para ir aligerando. En esta ocasión no pasó así. Me presenté en recepción. "Espere en la salita". Pasé a la consulta. "Vaya usted a hacerse un análisis". Me hice el análisis. "Aquí no hay ninguna infección. Buenos días". Y ahí estaba yo, con los pantalones bajados y con una conciencia que empezaba a recorrerme las piernas al tiempo que me subía los pantalones. "Nadie me ha pedido dinero", pensé yo, entre alegre y preocupado. Poco a poco, fui recorriendo el pasillo que pasa frente a la recepción. Noté como miles de ojos me miraban. Pensé en coger mi teléfono y aparentar que hablaba para hacerme el despitado y marcharme. Cuando estaba ya decidido, paré, fui a recepción... y pedí mi factura. No, no me sentí bien conmigo mismo. Les costó encontrar la cantidad que debía abonar, como si nadie se hubiera enterado en caso de haberme marchado de rositas. Pero no, al final encontraron la nota y mi cuenta bajó 244 coronas de peso. Pocas cervezas en noruega, pero unas cuantas en la zona de La Antigua.
Me fui hacia el coche cabizbajo y compungido sabiendo que, aunque mi pasaporte aún diga que soy miembro del reino de España, mis comportamientos son cada vez más vikingos. En lugar de sentirme bien, me sentí como un idiota. Bueno, esto significaba que algo de español todavía tengo. Seguí pensando en el tema, tratando de sacar algo positivo. Y llegó. Pensé que, si Noruega funciona bien, pueda ser porque, en general, todo el mundo paga sus facturas. No siempre, eso sí. Trabajo en negro hay en todas partes. Y además tampoco voy a gastar tiempo en contar la historia de la cajera que se olvidó de marcar los quince sacos de leña que me llevaba y sólo marcó uno. La diferencia tan sólo era de un 0 más a la derecha, así que me hice el "longuis".
Y volviendo al caso de la factura pagada en el médico, me puse a pensar en Gandhi, y en sus palabras de "sé tú el cambio que quieres ver en el mundo". A mí me gustaría que del mundo desaparecieran todos los Bárcenas y Urdangarines, así que tampoco está mal que yo pague mis facturas. Hoy dormiré a gusto. Y mi médico también.

18 comentarios:

  1. David, yo nunca he hecho un simpa, ni nadie con quien yo haya ido a un bar. Los 17 años vividos en Alemania me han influido en muchas cosas, pero no en eso. Conozco la palabra "simpa", claro, pero como broma. Sí decimos "como no nos traigan la cuenta ya hacemos un simpa." Pero siempre lo hemos dicho en broma sin considerar siquiera la posibilidad de hacerlo en serio.

    http://herrasti.jimdo.com
    Twitter: @NHerrasti

    ResponderEliminar
  2. ..............no me ha gustado la generalización. Yo nunca he hecho un simpa y soy española y vivo en España. ¿Entonces soy idiota?

    Que vamos, me hace gracia cómo lo has descrito y todo eso, pero me parece ofensivo que hasta los españoles creamos que esas 'costumbres' las hacemos todos. Porque es mentira. Y mira que me han atendido mal en sitios y se lo merecían, que conste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alek, ¿por qué a la gente le hacen gracia los monólogos del club de la comedia? precisamente porque son generalizaciones. Por supuesto que ninguna generalización es cierta, pero es parte del intento de hacer gracias. Yo no he dicho que todo el mundo en España haga "simpas", pero sí que es una caracteristica de la cultura española (una generalización) el intento de evitar pagar algo si no es absolutamente imprescindible. Además digo que, aunque yo lo he hecho, no es algo de lo que uno tenga que estar orgulloso y está mal. Pero vamos, que no te recomiendo ofenderte por las tonterías que escriba un tonto como yo :)

      Eliminar
  3. David me alegro mucho de tu conducta y desde muy lejos, Gran Canaria, un fuerte aplauso. Hace unos días al salir de Alcampo me di cuenta que había algo en mi carro que no había pasado por caja por lo que di la vuelta y me dirijo a la cajera pidiéndole disculpas y explicándole que era un objeto tan pequeño que no lo vi en el momento de pasar la compra. Me miró incrédula, me cobró y me dio las gracias. He convivido mucho con noruegos en el sur de la isla y era como su cónsul honorifico, cuando tenían problemas venían a contármelos y mas pronto que tarde quedaban resueltos. El cura noruego, que compartía la iglesia -edificio- de Arguineguín con el católico, me comentó una vez el respeto que todos los jubilados noruegos tenían hacia mi persona. Ellos vivian en invierno aquí y en verano en Noruega. Tienen una colonia de chalets que llaman hälsodalen pero también viven en el pueblo. Cuando salí de Lillehamer hacia el Nordkapp me trincó una tormenta tremenda que al pasar de Trondheim empezó a disiparse y el cielo se volvió azul y así se mantuvo el resto del mes que estuve por ese hermoso país dando vueltas. Le dije a mi mujer que eran las almas de los noruegos que conocí en Gran Canaria que preparan el tiempo a nuestro paso. Un fuerte abrazo de un canarión que te ruega no abandones esta página que nos permite de vez en cuando mantener el contacto. Te enviaré algunas fotos de nuestro viaje por toda Noruega en una VW California.

    ResponderEliminar
  4. Deja de contar estupideces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "Anónimo", si no te gusta el blog, no pierdas tiempo leyendolo, si quieres hacer un comentario, intenta que sea constructivo y así no se te verán las costuras. Bye.

      Eliminar
    2. Muchas gracias Simón, pero no te preocupes. Ya sabes lo que dijo aquél. "Que hablen de uno, aunque sea mal" :) Este tal anónimo ha usado parte de su tiempo en leer algo que yo he escrito, así que sólo por eso ya tengo que agradecer. Quiere que deje de contar estupideces, lo que significa que está esperando para que escriba otra vez y comprobar si es estúpido o no. Es un lector fiel!! y por eso le amo :)

      Eliminar
  5. Hola David, leo tu blog desde Caracas-Venezuela. Me encanta como narras tus ideas y tus vivencias; a veces me cuesta trasladar a mi lenguaje tus palabras “españolas” pero ya cada vez se me hace más fácil.
    Te felicito por la decisión de ir a la recepción y dar el paso de cumplir con tu obligación de pagar, no sé si es algún comportamiento vikingo ó se trata de la edad, quizás es 50-50 de cada uno.
    Sigue escribiendo. Bye.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que es genial la riqueza del castellano? A mí también me gusta leer textos de latinoamérica, para ver las mil maravillosas formas que tiene nuestro idioma :)

      Eliminar
  6. Si en España habria que pagar por la consulta y los analisis se acabaria la lista de espera en un mes y podriamos ir al ambulatorio cualquier dia porque no habria colas de espera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema del copago es complicado. Le dedicaré un post entero otro día. Gracia por leerme!! :)

      Eliminar
  7. David no te hubieras librado de pagar, te envían la factura a casa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo dices... creo que tienes razón :)

      Eliminar
    2. EL "Anónimo" tiene razón. Puedes perfectamente irte del médico sin pagar, pero unos días después te llegará la factura a casa :)

      Eliminar
  8. No entiendo muy bien esto de la "cultura" del simpa... Jamás en mi vida he hecho un simpa. Soy de Gran Canaria, como el amigo Pedro L. y tambien hay mucha picaresca aquí. Es más... con la gente que me relaciono, han surgido, siendo más niño (con 20 años o así) evidentes ocasiones de simpa y no se, siempre hemos avisado al "cobrador" de su error o de que se olvidó hacernos pasar por caja.

    No me gustan las generalizaciones que se hacen con los "hispanos" o "latinos". No me gustaban cuando no habia crisis en España y decian que los latinoamericanos que venian a trabajar a España eran unos ladrones, unos violentos o mierdas varias. Porque sencillamente NO ES VERDAD.

    Nada, me alegro por tu "honradez" David, y que hayas dejado atrás tu largo historial de simpas en España... Pero para much@s españoles o latinos, pagar nuestras facturas y deudas, y no esquivar nuestras obligaciones económicas, es lo normal.

    Sin acritud, un abrazo, me gusta leerte (la mayoria de las veces, jajaja) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje, muchas gracias :) ya he respondido a un comentario similar más arriba, te invito a leerlo :)

      Eliminar
  9. David, estoy compugido después de ver tu compunjimiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo, me alegro que no paséis ni una :) malditos correctores automáticos :P

      Eliminar