lunes, 28 de mayo de 2012

Choque cultural: calcetines y sandalias

Vuelta a los orígenes. Algunos lectores escribían en sus comentarios que están hasta las narices de tanto Breivik. Y es verdad, también siento que no he escrito otra cosa el último año. Muchos quieren leer cosas de la vida cotidiana en una familia hispano-noruega. Y aquí viene, el famoso choque culturas de los calcetines y las sandalias. 
 Foto: David Fergar. Explicación: Al final del texto.
No hay que vivir mucho tiempo en España para saber que las reglas de vestimenta son pocas. A parte de que el alcalde de Valladolid no quiere que la gente vaya sin camiseta por la ciudad, y que en Salamanca no entras a la discoteca con zapatillas, cada uno puede vestir como quiera. Pero eso sí, nunca, NUNCA, uses calcetines debajo de las sandalias. 
Esta verdad absoluta es cuestionada en Noruega. En principio porque aquí estamos más acostumbrados a vernos los calcetines unos a otros. Pueden invitarte a una cena formal, en la que el traje es requisito, y ahí estás tú, con el Armani por arriba y el agujero en los calcetines rompiendo todo el glamour del momento. 
No son pocos los compañeros de trabajo que he visto llegar con sus Chirucas a la escuela y cambiarlas por las sandalias, sin haber eliminado el calcetín de lana. Y aún peor, últimamente la sandalia es la tipo barca terapeútica esa que te hace balancear constantemente como si tuvieras el baile de San Vito. 
Pero no, en mi casa no entran..... ¿o no entraban?
A mi hijo le tengo bien enseñado: "Hijo, si no quieres que te llamen guiri como lo hacían con tu madre, aguanta las roceduras de las sandalias. Hazte un hombre". Porque aquí haré un paréntesis, pero con los años he aprendido que: en verano con zapatillas te abrasas, y con sandalias te rozas. ¿No seria maravillosa la transpiración de la sandalia y la protección del algodón? ¡No,no! Acabo de tener un segundo de posesión noruega. Perdónenme. Vuelvo a la rectitud hispana. 
Mi hijo lo tenía bien aprendido. Pero no la sociedad, que se pone en contra nuestra. No hemos podido ser como aquél gallego que emigró a alemania y enseñó gallego a toda su región. Hemos tenido que rendirnos. 
Esta semana ha hecho mucho calor en Noruega. Mucho. Hasta 35 grados en algún momento. Y el pie descalzo o sandalia han sido rutina. Pero la semana anterior, en ese limbo de los 20-25 grados se planteó la crisis. Mi hijo fue en sandalias a la escuela y su profe le dijo que no esá permitido el pie desnudo. Hay que usar calcetines para evitar rozaduras. El pobre ha tenido un trauma total. Llegó a casa casi llorando: "yo no quiero ser guiri!" Creo que aún no tiene claro lo que significa, pero sabe que no es nada bueno. Tuvimos que reinventar la historia y manipular la verdad de la misma forma que cuando los niños encuentran el disfraz de Papá Noel en un cajón. "Mira hijo, la verdad es que te exageré con lo de los calcetines. Tan sólo es un regionalismo concentrado en la zona ibérica, no extrapolable a zonas escandinavas donde las reglas de etiqueta distan sobremanera de la rutina mediterránea". Me miró raro. Estaba apunto de preguntarme que qué carajo había dicho, pero se dio cuenta que no tenía sentido y se dio por satisfecho. Y allí que se fue el chaval, con sus sandalias y sus calcetines. Renegando de su sangre ibérica pero recibiendo con los brazos abiertos su educación vikinga. Con los pies al tiempo frescos y protegidos, libre de toda tirita. 
Una vez más, Noruega nos ha ganado en una batalla. Pero, ¿quién ganará la guerra?
---
Nota del autor: Sí, los calcetines y sandalias de la foto son míos. Pero es puro atrezzo. Foto manipulada para la ocasión, para evitar robar imágenes al google. Fui invadido por un ramalazo guiri, pero no os preocupéis, la riñonera ya no la utilizo (he engordado mucho y no me entra).

23 comentarios:

  1. jajjaajaja, que grande David, jajaaja. que se lo pregunten al Fran de la jungla este...... lo de las chanclas y los calcetines, jajaja.

    ResponderEliminar
  2. ..pobre Dani, dejale que se ponga --os calcetos. Para que usar tiritas. -aquel gallego tenia mucho poder de persuasión...

    ResponderEliminar
  3. jajajaja
    pero por favor, no hagas que tu hijo vaya de guiri fuera de claseeeeeeee
    Fdo. la que verano tras verano sufre rozaduras! alias sarajur

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, muy ingenioso, deja al pobre niño que use sus calcetines para ir al cole en vez de las tiritas. Pero que no vaya de viaje a Gran Canaria y le pongas las sandalias con los calcetines, jajajajajaja. Soy la que comento cuando hiciste el post de las vacaciones a Gran Canaria.

    ResponderEliminar
  5. En Venezuela, cuando usas las sandalias con medias dicen que tienes diarrea. Cunado mi esposo fue, no hubo forma ni manera que se quitara las medias y usara las sandalias a pie desnudo!!! Afortunadamente nadie le paro a eso!! con su pinta de gringo que tiene quien podia decir algo??? jajajaja

    ResponderEliminar
  6. Pues yo he de reconocer dos cosas:

    En primer lugar que unas sandalias con calcetines son la segunda cosa más hortera que existe.
    Y en segundo lugar que ambos unidos dan como resultado una combinación fresquita y sobre todo muy muy cómoda.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué gran artículo! ¡Me he reído muchísimo!! Trabajo en un museo, en Barcelona, y me paso el día viendo esta terrible, pero que muuuy terrible, costumbre "guiri". LLevar sandalias y ponerse calceites es un sin sentido y un ejemplo de contradicción que, de verdad, no comprendo.

    ResponderEliminar
  8. Dependiendo de las sandalias pueden ser muy recomendables unos calcetines tobilleros. Y sobre todo si vas a hacer muchos quilometros. Como se nota que no lo has probado. La pregunta sería, por qué llevas calcetines o medias con el resto del calzado? Hay calcetines y calcetines. De todas formas los españoles tenemos más miedo a las apariencias y al que diran que a nuestra sombra.

    ResponderEliminar
  9. Pues no sé que decirte. Cada vez que veo en el tren, de camino al curro, a alguien con chanclas o sandalias sin calcetines y veo esos dedos gordos y llenos de pelánganos (siempre son así, lo juro) se me descompone el estómago y en esos casos no vería mal el uso obligatorio de los calcetines. Además, el olor... el olor....

    ResponderEliminar
  10. Acabo de tropezarme con este blog desde Noruega y me he reido mucho, aunque yo por los calcetines con sandalias no paso,no pegan nada y quedan garrulos, donde esten las 4 rozaduras en talon y dedos, esas rozaduras que curten e inahuguran la epoca estival que se quite la moda giri!! Eso si con una buena pedicura, que la dejadez no conoce fronteras jajaja
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario :) solo por curiosidad y estadística: como llegaste a "tropezarte" con este blog?

      Eliminar
    2. De nada,Vi el enlace en un muro de facebook, creo que uno de Españoles en Noruega o Españoles en Noruega con Humor,este segundo me parece una caña :-)

      Un saludo
      Laura

      Eliminar
    3. AAAAAaaaa inaugurar es sin h :-( me daré 20 latigazos!! jajaja

      Laura

      Eliminar
  11. Ahora aquí en España se lleva mucho el "José Bretón"...

    ResponderEliminar
  12. Pues en México es lo mismo! No es una combinación permitida... Es un milagro que no este estipulado por ley el no poder usar calcetines y sandalias juntos... Aunque bueno, tal ves influya que llegamos a 43 C la semana pasada...

    ResponderEliminar
  13. Me has hecho reír mucho. Muchas gracias por tu post. No es fácil seuir siendo lo que eres en otro país. Lo se de mi propia experiencia. Soy de Estonia y llevo 13 años en España. Creo que ya he dejado de ser guiri. :)

    ResponderEliminar
  14. ¡Muy bueno! Y, sobre todo, muy cierto.

    Llevo casi año y medio en Noruega y aún recuerdo el shock cuando llegó un profesor en la NTNU (la universidad de Trondheim), con traje (algo que luego descrubrí que era inusual, pues visten de forma más informal que en España), sandalias y...¡calcetines!

    "Es agosto y hace calor" pensé. ¡Pero cuál fue mi sorpresa cuando, tras la primera nevada, volvió a venir con su curiosa vestimenta! A partir de ahí supuse que dicho profesor se cambiaba de calzado en su despacho.

    ¡Y no es tan mal planteamiento! Cuando tienes que pasar mucho tiempo en la universidad, trabajo, etc, no es cómodo estar con las botas que necesitas para la nieve, por lo que cambiarse de calzado es una buena idea. Así que he adoptado la costumbre. No la de las sandalias con calcetines, pero sí la de los calcetines gordos en invierno. Al principio se puede hacer raro caminar en calcetines por la universidad pero, después de la colección de noruegos en traje y calcetines que vi en la última cena de Navidad, no me sentiré raro de nuevo.

    ResponderEliminar
  15. sandalias con calcetines, en realidad no se ve bien

    ResponderEliminar
  16. ja, ja, que bien me lo he pasado leyendo tu blog. Mira que se lo había dicho yo mil veces a mi samboer (noruego él, claro). Me ha venido muy bien para darselo a leer, y que me crea de una vez por todas cuando le digo que no es que yo sea rara, solo española :-) Miriam

    ResponderEliminar
  17. ¡Jajaja! Muy bueno el artículo!
    Sigo sin entender muy bien por qué no usan zapatillas en vez de sandalias, dado que se empeñan en ponerse calcetines, que al menos no se vieran tanto... ¡es que son de horteras...!
    Pero al menos sirve para que alguien se moleste en escribir algo tan divertido sobre ello ¿no?

    ResponderEliminar
  18. ¡Jajaja! Muy bueno el artículo!
    Sigo sin entender muy bien por qué no usan zapatillas en vez de sandalias, dado que se empeñan en ponerse calcetines, que al menos no se vieran tanto... ¡es que son de horteras...!
    Pero al menos sirve para que alguien se moleste en escribir algo tan divertido sobre ello ¿no?

    ResponderEliminar
  19. Muy simpático y bien escrirto. Felicidades por el blog!

    Un saludo ibérico de alguien con amigos del norte!

    Álvaro LESEASONNIER.COM

    ResponderEliminar