domingo, 12 de abril de 2009

¡Hasta la victoria siempre!....¿de qué modo?

Estoy desconcertado. Mis principios se tambalean y ya no sé cuáles son mis ídolos (a parte de mi padre, claro está). A Noruega, y especialmente a Drammen, suelen llegar las películas bastante tarde. La última que he visto fue la primera parte de Che, "El Argentino". La segunda, "Guerrilla", se estrena la próxima semana. Fui a verla con un grupo de alumnos de español y da gusto ver como aún hay adolescentes a los que les interesa la historia, a pesar de que para ello sea necesario una buena ración de bombas y tiros. La película en sí es muy recomendable. Dos horas cada parte, pero pasan deprisa. Un documental hecho cine. Buena idea. Pero ha hecho tambalear a un ídolo. Desde que soy profesor de español, he aprendido bastante de importantes figuras de la historia y la cultura hispanoamericanas. Evita, Frida, Che... En clase vimos "Diarios de motocicleta" y, entre esta proyección, fabulosa, y lo que he leído, me enamoré (de forma retórica) del tal Ernesto. Además, me mola la camiseta de la estrella y la boina calada. Pero no hay manera, este no es el ídolo que yo quiero. Ya lo sabía de antes, pero la película me recuerda que Che era un revolucionario, pero ante todo, un guerrillero, un militar, y como tal, creía en alcanzar sus metas con la fuerza. Es brutal la escena en que Che encabeza un juicio sumarísimo a varios de sus compañeros que han cometido traición, robo y violación. Y les condena a la muerte al instante. Y aquí es donde chocamos. Aquí es donde hace que me sienta un tanto hipócrita al llevar su imagen en mi camiseta. La represión, las dictaduras, las injusticias sociales... existen y hay que luchar por abolirlas, pero la palabra lucha puede entenderse de diferentes formas. Yo no creo en la lucha armada. Nunca. Puede que sea el camino más corto, sí, pero nunca será una solución. Trato de hacer un repaso en mi cabeza de las revoluciones armadas en la historia, y no recuerdo ninguna que llevara a una democracia de igualdad social y libertad. Cuba y la Unión Soviética serían los ejemplos más claros, pero hay más. Revolución no es sinónimo de pistola. Para mí, Ghandi o el Dalai Lama son extremadamente revolucionarios. Y valientes. Y si no que les pregunten a los monjes budistas ante sus últimas protestas. ¿Pero se puede conseguir algo con la revolución pacifista? Sí, con paciencia, pero sí. Allí están las madres de la Plaza de Mayo. Nunca recuperaron a sus hijos, pero movieron conciencias y políticas en todo el mundo. Así que amigo Che, me quedo con tus teorías y tu diario, pero te dejo a tí con tus tiros. Seguiré siendo un rojillo de media tinta. Aquél que nunca pudo ser "guay" en el instituto porque no le gustaba el fútbol o porque no tenía la camiseta de "Hasta la victoria siempre", porque yo le habría añadido "pero no de cualquier modo".
TRAILER DE LA PELÍCULA "CHE"

Una película muuuy recomendable

5 comentarios:

  1. La foto no tiene precio!!!!
    Yo soy anti-iglesia catolica pero para mi una luchador revolucionaria fue la Madre Teresa.
    Otro ejemplo es como dices el Dalai lama. La violencia solo genera mas violencia.
    Asi que mejor hacemos el amor y no la guerra..
    Creo que todos estos revolucionarios segun un amigo mio psiquiatra ,hoy tendrian un diagnostico seguro.
    En fin el sentido del humor ante todo para entender este mundo de locos.
    Por cierto buscar a JAUME SANLLORENTE-SONRISAS DE BOMBAY y conocereis un revolucionario actual. Se puede cambiar el mundo.
    Un abrazo y gracias por tu blog David.

    ResponderEliminar
  2. Parece que coincidimos en los planteamientos Maria. Si muchos de los que hacen la guerra dedicaran mas tiempo a hacer el amor, mejor nos iría a todos, y ellos sonreirían más. He visto la web de Sonrisas de Bombay. Muy interesante. Me muero de ganas de ver Slumdog Millionaire. gracias por los comentarios

    ResponderEliminar
  3. No quiero contradecirte David, pero la "madres de plaza de mayo" no se caracterizan ultimamente por una actitud muy pacifista. Se declaran abiertamente de izquierda y militan junto a organizaciones comunistas que practican la manifestación violenta contra partidos de derecha que reivindican el accionar de la dictadura.
    La organización que si propugna por un accionar pacífico y no violento es una organización con nombre parecido: "abuelas de Plaza de Mayo" es una organización formada por mujeres que sólo pretenden que se les restituyan a los nietos de las mujeres que tuvieron que parir en cautiverio y cuyos niños fueron secuestrados por los militares y dados a familias afines ideologicamente con ellos

    ResponderEliminar
  4. Carlos, no te preocupes por contradecirme. Me encantan las críticas constructivas, pues siempre puedo aprender. Yo asumo que no soy perfecto, y suponto que tú también si lees mi blog ;) Supongo que eres el mismo Carlos que criticó mi ortografía, así que espero que veas que ahora me esmero un poquito más (no en la ortografía de los comentarios, que van muy rápidos). He desempolvado el libro "El estilo del periodista" de Alex Grijelmo y ayuda. Sobre las Abuelas y las Madres no tenía idea de la gran diferencia, en el libro que yo leí se refería solo a las madres. Pero después de tu comentario, he mirado un poco por internet y algo encontré sobre lo que dices, pero no todos están de acuerdo. Para unos la única diferencia es que unas buscan hijos y otras nietos, pero en otra web (http://www.abogarte.com.ar/4.htm), sí ví que a la presidenta de las madres la criticaron opiniones sobre ETA, y las Abuelas han sido nominadas al nobel de la paz, por lo que corrobora tu puntualización. De todos modos, no se debe siempre asociar izquierda o comunista con violencia, porque eso no es cierto. Gracias Carlitos (después de tantas críticas, ya eres como de mi familia. Ni mi madre me regañaba tanto :) Jeje, es broma, sigue leyendo y haciendo comentarios tan interesantes, me obligan a leer e investigar más

    ResponderEliminar
  5. me ha gustado mucho el blog, te envie un correro no lo leas, pues lo mire y ya tengo una idea. saludo.

    ResponderEliminar