martes, 3 de junio de 2008

Dinamarca, paraíso de la bicicleta

(Escrito el 2 de junio de 2008)
Las bicicletas son para el verano. Y para Dinamarca. Aquí estoy. En Copenhague. Con 22 adolescentes noruegos y otros dos profesores. Es curioso. Una preciosa capital européa. Con multitud de monumentos, museos, cafés, la Sirenita... y lo que más me llama la atención son las bicicletas. Es fascinante. Hay más bicicletas que coches. Y casi todas son las típicas bicis de paseo antiguas con cestillo delante y atrás. Conviene decir que hemos tenido mucha suerte con el tiempo, y hay unos 30 grados de día y casi 20 ahora que son las doce y media de la noche. Me pregunto cómo será cuando la nieve llegue hasta las orejas. No debe ser muy diferente, porque es algo que está en la cultura. Las calles están perfectamente acondicionadas para la bicicleta. Calles anchas, con carriles extras para los ciclistas. Ciclistas de todas las edades, clases sociales y pintejas. Con corbata, con minifalda, con crestas y con sombrero. También se pueden alquilar bicicletas por días. Veremos si mañana o pasado podemos hacer un “tour”.

Por lo demás, no ha dado mucho tiempo a más. Tuvimos un pequeño gran incidente que nos hizo llegar a nuestro destino con dos o tres horas de retraso sobre el horario previsto. Resulta que yo y mi Guía Campsa somos más efectivos que un chofer noruego y su GPS. Estaba obsesionado con coger un ferry, y no había tal ferry. Sólo había la opción de cruzar un puente-túnel de Suecia a Dinamarca. Que tras dos horas de rodéos fue al opción definitiva. El problema estaba en que el conductor había “oído” que el peaje del puente eran 40.000 pesetas para un bus, pero al final fueron poco más de 10.000 pts/500 DKK/60€. Y cruzamos el puente. Y vaya puente. Impresionante. Una increíble obra de ingeniería que se adentra en el mar y uno se pregunta cómo se sostendrá eso. A ambos lados, agua, mucho agua. Y muchos molinos de viento. No de los de Quijote, sino de los que dan dinero. Y cuando uno no para de asombrarse del puente...para abajo, de repente. El puente se convierte en túnel que va por debajo del mar los últimos 500 metros hasta entrar en tierras danesas. Una pocholada oiga. A uno de pueblo como yo le impresiona cualquier cosa quizás.

Añadido el 17 de junio de 2008: Después de unos paseos por internet, he disminuído mi gran ignorancia al descubrir que este puente se llama Puente de Oresund y es el puente combinado (tres y coches) más grande de Europa. PD: La primera foto es de internet, pero la segunda es mía y, modestia a parte, creo que algo aprendí trabajando en El Norte de Castilla con fantásticos fotógrafos. Y de los adolescentes noruegos qué decir. Último viaje que hago como responsable de estudiantes. Y menos noruegos. La cultura noruega respecto al alcohol es terrible. Sana para el cuerpo quizás, pero insana para la cabeza. Casi todos los alumnos de este viaje tienen 18 años, y allí eso es sagrado. Mayor de edad, no le puedes ni toser. Y la otra mitad tiene 17. Menor de edad, a kilómetros del alcohol. A kilómetros del alcohol de cara a la galería, porque claro está que tienen una sed de aupa. La profesora francesa y yo el español, queríamos dar un poco de carta blanca, pero la noruega, de Bergen para más señas, y ya con sus añitos, puso las íes bajo sus puntos y aquí dios y después gloria. Qué quiere eso decir. Que los alumnos seguirán bebiendo, pero no les veremos. De momento, reconocer que se portan estos noruegos. Ni pizca de bulla en el bus, y a las doce en punto en casa. Como angelitos y cenicientas. Ahora son la una menos cuarto y no se oye nada. Que siga así. Suena abuelete decirlo, pero cuando yo tenía su edad y hacíamos un viaje, quizás no bebíamos, pero ruido hacíamos un rato. Bueno, y ahora me retiro a intentar dormir en este camastro tipo IKEA de oferta. Nota: Será barato, pero no recomiendo el Dan Hostel si lo que se quiere es confort y comodidad. www.danhostel.com/copenhaguecity

1 comentario:

  1. Buenas...interesantes tu blog.
    Solo quería comentarte una cosa. El ferry que conecta dinamarca y suecia y dices que no existe, en realidad si existe. Yo estuve allí hace unos 5 años. no me acuerdo de que parte de dinamarca sale (solo recuerdo que está a una hora en tren de copenague) pero conecta con la parte sueca de hesinborg o como se escriba ;) (no confundir con helsinborg). En el ferry podías cambiar de moneda. No duraba mucho el trayecto...no llegaba a una hora.
    Saludos,,

    ResponderEliminar