jueves, 18 de diciembre de 2008

Cosas que tú nunca harías en la nieve

Ya se publicó mi último artículo en Soitu: "Cosas que tú nunca harías en la nieve". Me encanta esto de Vidas Urbanas en Soitu. Me da una opción tremenda de escribir con libertad, casi lo que me dé la gana. Respetan el texto original al máximo. Y esta vez hasta mis fotos. Creo que me ha quedado un texto divertido y que os gustará.
Antes de pegar el texto, mensaje a los lectores. Lo pongo aquí y no como respuesta a los comentarios, porque es más fácil de leer:
-Al lector que pedía fotos y videos de mi casa: Ya las hubo, en Facebook, y me costó una estupenda bronca familiar, por poner "a manos de los ladrones valiosísima información sobre nuestra casa", o una traducción similar del noruego-español. Así que no volveré a cometer el error de publicar en Internet, la foto de la mesa de salón para doce personas. La podéis ver si venís a comer a mi casa algún día. Un lector es ya casi como un amigo. Tengo por ahí alguna foto de la casa por fuera. Ya la publicaré cuando la encuentre.
-A Carlos de Argentina: Estaré encantado de responder e-mails a todo el que tenga alguna curiosidad sobre este país de luces y sombras. De hecho, gracias por poner tu nombre y mandar un e-mail, porque los comentarios con firma anónima, siempre me crean una incertidumbre tremenda, aunque lo que se ponga sea muy bonito.
REPORTAJE DE SOITU:
Cosas qúe tú nunca harías en la nieve
Adaptarse o morir. Desde finales de octubre y hasta bien entrada la primavera, casi toda Noruega está cubierta por una gruesa capa de nieve. Las carreteras están heladas y la luz brilla por su ausencia. Pero la vida sigue. No hay elección. En España, en cuanto caen cuatro copos, Protección Civil activa la alerta roja, los niños dejan de ir a las escuelas, los coches circulan por las cunetas y el programa España Directo tiene arreglados reportajes para los próximos días con visitas a los pueblos incomunicados. En Noruega no se ven muchos niños haciendo guerras de bolas de nieve. La rutina aburre. Con nieve se hace vida normal. Y cosas no tan normales. Actividades que a un españolito de a pie jamás se le ocurrirían en estas circunstancias. En los tres años que llevo aquí, he visto algunas que me han llamado la atención, pero seguro que hay más.
Comer helados bajo la nieve
Estoy llegando a mi casa y oigo una musiquilla. Es una campanilla a la que estaba acostumbrado en verano, pero me llamó poderosamente la atención tras las grandes nevadas y con el termómetro ya tiritando. Era el camión de los helados. El 'isbilen', como se llama en Noruega, se pasea por las calles vendiendo helados, aunque lo que más apetezca en estas circunstancias sea una docena de castañas asadas. Y el negocio funciona, a pesar de que baste sacar un bote de nocilla al balcón para tener helado de chocolate. Aquí se come helado durante todo el año, lo que el gremio de heladeros españoles lleva intentando lograr desde hace años. La pasada Semana Santa, ya con calorcito en España, intenté comprar un helado en Valladolid y fue imposible porque la máquina aún no estaba enchufada. Poca visión comercial.
Hacer una barbacoa sobre la nieve
A los noruegos les gusta mucho el campo. El perfecto plan de fin de semana es dejar Oslo, irse a la cabaña, 'hytte', y darse paseos con o sin esquís. En una ocasión, yo me fui al bosque con dos amigos, y me llamó poderosamente la atención que en el super compraron varios paquetes de salchichas. '¿Pero cómo vamos a comer eso?', pensé yo. Pero estos noruegos están mejor equipados que McGuiver. Ya en pleno bosque, uno sacó el machete, cortó unas ramas de las partes bajas de los árboles, completamente secas, las colocaron sobre la nieve y, sobre esto, varios palos que también habían escapado de la humedad. E hicieron un fuego. Asamos las salchichas, que acompañadas de café del termo, hizo olvidar la rasca que nos envolvía. Una experiencia para recordar.
Bebés durmiendo a bajo cero
Esto nunca lo llegaré a entender. Paseas por las calles de Oslo, y ves cochecitos de niños aparcados a las puertas de los bares, con una mantita que los cubre. Te arrimas un poco y, sí, ves que hay alguien dentro. Cuando estás a punto de llamar a la policía por abandono de niño con peligro de muerte, sale una rubia madre sonriente, recoge al bebé y aquí no ha pasado nada. En Noruega, es normal sacar a los bebés a dormir la siesta a la calle. Haga el frío que haga. Se utilizan una especie de sacos de dormir que aguantan temperaturas de hasta 40 grados bajo cero. Pero nunca lo llegaré a entender. Si es tan sano dormir en la calle, ¿por qué los padres están dentro tomando un café calentito? ¿Y si el bebé se mueve más de la cuenta y deja parte del cuerpo a la intemperie? No hay dolor. La foto que acompaña este texto está tomada desde la ventana de mi casa. Y sí, hay un bebé dentro. No tuve el valor de salir a la calle a echar la foto, porque había 9 grados bajo cero.
Fumar aunque se te caigan los dedos
Supongo que en breve, con las nuevas leyes antitabaco, esto pasará también en España, pero de momento, la imagen que se logra en Noruega es sorprendente. Caminado por las zonas de bares, se observan que están todas las terrazas puestas, con una capa de muchos centímetros sobre las mesas y mantas sobre las sillas. Aquí no se permite fumar en ningún lugar público, y el precio del paquete es de diez euros. Pero la adicción no entiende de limitaciones. Tanto en los bares o restaurantes, como en casa, cuando entra el gusanillo, uno se calza el chaquetón, sale a la terraza, se pone lo más cerca que se pueda de la lámpara calefactora y libera sus ansias de nicotina. Siguiendo con la visión comercial, en Noruega se venden muchos guantes a los que se les pueden quitar los dedos. En España yo esto se lo había visto a fotógrafos profesionales, pero nunca a fumadores habituales.
Circular a 100 km/hora y sin cadenas
En Noruega todos han de tener dos tipos de neumáticos. De invierno y de verano. A partir del 1 de noviembre, si las nieves no se han adelantado, es obligatorio cambiar a las ruedas de invierno. Las hay con el dibujo muy pronunciado, pero las que dan más seguridad son las que tienen clavos. Pero no todo el mundo usa de este tipo, porque para entrar en Oslo con ellas tienes que pagar una tasa de 30 coronas como impuesto ecológico, que añadido a las 20 coronas que todos han de abonar como peaje, supone un incremento de 6 euros la visita a la capital. También hay una opción de impuesto anual, pero realmente cara. Por ello en la capital casi todo el mundo utiliza ruedas sin clavos, y se sacan el 4x4 del garaje cuando se van de fin de semana a la cabaña. En general, este tipo de neumáticos da gran seguridad y el agarre es muy bueno, por lo que se puede hacer una conducción casi normal.
Cierto es que Noruega es el país del frío. Pero el gore-tex y las ventanas con buen aislante lo disimulan. Porque ocurre algo curioso. Si vivo aquí a 15 bajo cero, ¿por qué me resfrío cada vez que visito a mis padres en España en Navidad?

5 comentarios:

  1. Un paquete de tabaco 10 euros!!!!
    Por el amor de un Dios, están locos estos vikingos!

    ResponderEliminar
  2. Me da igual que haga un tanto frio ,eres un afortunado de vivir en Noruega. En España se vive muy bien pero si ahora estas en Noruega ,a disfrutar.
    Yo sigo con mi idea de tener un pisito en Oslo aunque mi marido se parta de la risa.
    Que pases unas muy felices fiestas

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno el post David!.Estos son los post que me gustaría escribir a mi, porque describen muy bien como es la vida en Noruega. Lo de los niños es de lo más curioso,y no se tu mujer, pero en mi casa dormir con la ventana abierta en Diciembre es lo más normal. PArece que están obsesionados con respirar aire puro :).

    Que pases felices fiestas! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Feliz Año nuevo!!! Para empezar desearte lo mejor a ti y los tuyos.
    He leido en un diario en España que en Oslo han endurecido las penas a los clientes de prostitutas,informanos desde Oslo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Fantástico el post, me ha gustado mucho y espero que nos sigas contando cositas de estos noruegos...

    ResponderEliminar